Etiquetes Entrades etiquetades amb "zoo"

zoo

1635

Barcelona.

Recientemente, el zoo de Barcelona ha decidido introducir 5 lobos nuevos en sus instalaciones. Esta ha sido la poco razonada respuesta a la demanda de asociaciones como Libera, que hace tiempo que vienen denunciando la situación de la loba que vivía sola, contraviniendo todos los estudios de los expertos que demuestran que estos animales son gregarios, sociales y necesitan del su grupo familiar y social para sobrevivir en condiciones dignas.

La loba no podrá ser confinada con los nuevos individuos, ya que en cautividad los problemas de territorialidad y jerarquía agravan y podrían ponerlos en peligro por tratarse de una loba que no forma parte de la manada ya cohesionada. Por este motivo, la loba permanece encerrada en su jaula de reducidísimas dimensiones, en un espacio de tan sólo 8 por 2 metros.

Cabe recordar que el Zoo de Barcelona es quien dirige el Programa de conservación de los lobos para toda Europa, dirección otorgada por la asociación europea de zoos y acuarios, aunque no se sepa cuál es el criterio que se ha utilizado para escoger precisamente a este zoo, ya que ni dispone del espacio físico para mantener una manada de lobos y, además, es propietario de una hembra que tiene que vivir en condiciones de aislamiento extremo, situación que va contra toda lógica conservacionista.

Así, las entidades animalistas, a pesar de haber pedido al zoológico de gestionar ellas mismas el traslado de la loba en un espacio donde pueda vivir dginament, temen por la vida de la loba solitaria y piden que un grupos de veterinarios independientes tengan acceso a examinar la estado de salud de la loba para evitar que se le aplique una inyección letal.

Hoy por hoy, el zoológico no da respuesta a estas demandas, por lo que la loba sigue su confinamiento solitario que hace ya más de dos años que dura y deteriorando día a día, su calidad de vida y sus expectativas de sobrevivir con la dignidad que todo individuo merece.

1642

Barcelona

Joyce Poole, la experta en elefantes que ha pasado más de 35 años estudiando en libertad en Kenia y fundadora de la entidad Elephant Voices, ha estado en Barcelona para visitar la Susi y Yoyo y dar su punto de vista sobre su estado de salud.

La experta ha podido transmitir al gerente del zoo de barcelona sus impresiones después de que las entidades Libera, Faada, Born Free Foundation y Elephant Voices pidieran una reunión con él, de forma infructuosa, durante más de dos años.

Destaca que las elefantas deberían poder desarrollar su vida de forma digna y completa, lo que debería incluir vivir en un grupo más amplio para desarrollar los vínculos emocionales y sociales que les son naturales, un espacio mucho más grande y rico en estímulos y diferentes formas de alimentación, y permitirles actividad para no sufrir problemas de repetición de movimientos que los hacen desarrollar el crecimiento de la musculatura de forma anormal, problemas en las uñas y los pies, y aburrimiento vital.

La Susi, aunque no llegar a los 40 años, tiene el aspecto de una elefanta de 70. Esto es debido, según Poole, el confinamiento en un zoo, la depresión desarrollada después de la muerte de su amiga y matriarca, Alicia, ya que aún ahora, un año después de la llegada de Yoyo, el zoo de Barcelona no haya permitido que vivan juntas, encontrándose en compartimentos separados y más pequeños.

La experta también destacó que las elefantas se pasan más tiempo encerradas en compartimentos interiores que al aire libre, y que el extraordinario cerebro, la capacidad de aprendizaje y las habilidades sociales y todo lo que las caracteriza por pertenecer a su especie queda totalmente relegado y ellas se convierten en dos cuerpos que repiten compulsivamente movimientos sincopados para intentar deshacerse de su aburrimiento y desesperación.

Según la valoración de Joyce Poole, las elefantas deberían ser trasladadas a un santuario donde pudieran disfrutar de una vida digna, tal y como se ha hecho con la Magie, una elefanta que vivía confinada en un zoo de Alaska, que padecía desmayos y colapsos como sufre la Susi, y que fue trasladada en avión a un santuario de California.

1823

Barcelona

Joyce Poole, la experta en elefantes que ha pasado más de 35 años estudiando en libertad en Kenia y fundadora de la entidad Elephant Voices, ha estado en Barcelona para visitar la Susi y Yoyo y dar su punto de vista sobre su estado de salud.

La experta ha podido transmitir al gerente del zoo de Barcelona sus impresiones después de que las entidades Libera, Faada, Born Free Foundation y Elephant Voices pidieran una reunión con él, de forma infructuosa, durante más de dos años.

 

 

Entre lo que le ha transmitido destaca que las elefantas deberían poder desarrollar su vida de forma digna y completa, lo que debería incluir vivir en un grupo más amplio para desarrollar los vínculos emocionales y sociales que les son naturales, un espacio mucho más grande y rico en estímulos y diferentes formas de alimentación, y permitirles actividad para no sufrir problemas de repetición de movimientos que los hacen desarrollar el crecimiento de la musculatura de forma anormal, problemas en las uñas y los pies, y aburrimiento vital.
La Susi, aunque no llegar a los 40 años, tiene el aspecto de una elefanta de 70. Esto se debe, según Poole, el confinamiento en un zoo, la depresión desarrollada después de la muerte de su amiga y matriarca, Alicia, ya que aún ahora, un año después de la llegada de Yoyo, el zoo de Barcelona no haya permitido que estas dos vivan juntas, encontrándose en compartimentos separados y aún más pequeños que los de su recinto habitual.

La experta también destacó que las elefantas se pasan más tiempo encerradas en compartimentos interiores que al aire libre, y que su extraordinario cerebro, la capacidad de aprendizaje y las habilidades sociales queda totalmente relegado por convertirse en dos cuerpos de elefantes que repiten compulsivamente movimientos sincopados para intentar deshacerse de su aburrimiento y desesperación.

Según la valoración de Joyce Poole, las elefantas deberían ser trasladadas a un santuario donde pudieran disfrutar de una vida digna, tal y como se ha hecho con la Magie, una elefanta que vivía confinada en un zoo de Alaska, que padecía desmayos y colapsos como sufre la Susi, y que fue trasladada en avión a un santuario de los Estados Unidos.

LA PLUMA

2570
En la charla de las II Jornades veganes de Benissa, tuve que pasar demasiado rápidamente por encima de esa patética masculinidad que se esconde...

NUTRICION

4637
¿Te gustan las tradiciones? y la cocina? Ahora ya puedes disfrutar de ambas sin hacer daño a nadie. La TVA ha elaborado los platos...