Etiquetes Entrades etiquetades amb "toros"

toros

2902

El pasado 13 de enero se desarrolló el juicio a la activista por los derechos de los animales, Aida Cortecero. Se le acusa de presunta desobediencia a la autoridad durante una manifestación antitaurina.

Aida, activista en AnimaNaturalis, V de Vegana, Mallorca Sense Sang e ICA Animalista, afirma que este juicio es un montaje para criminalizar el movimiento: “Buscan una cabeza que sea un tanto visible y a la que se la pueda condenar. Para que así la gente tenga miedo y diga ‘a lo mejor no me conviene manifestarme’”. La sentencia se dictará el próximo 26 de enero. Una sentencia que, si no gana el juicio, será de sanción económica. “Ya antes habíamos recibido multas y no han conseguido pararnos. 200 euros no son nada”. La fiscalía pide 200 euros a razón de 5 durante 40 días. La fiscalía, según palabras del abogado defensor Carlos Peleteiro, cree que el vídeo no es suficiente ya que los incidentes podrían haberse dado fuera de los 15 minutos de grabación.

Corterero dice que no tiene miedo, “más miedo tiene el toro. Más miedo tienen los animales”. Y sin miedo acudió el martes al Juzgado número 1 de Inca, Mallorca, acompañada de decenas de compañeras que fueron para mostrar su apoyo. El juicio duró tres horas en las que Aida pudo mostrar su versión a través de material audiovisual: “Tuvimos que conseguir un portátil corriendo, sino esa prueba no se hubiera podido presentar. Ellos no tenían los medios para verlo, increíble pero cierto” afirma.

Aquí en Mallorca los taurinos cada año convocan una manifestación que hace que la nuestra sea contramanifestación. Luego ellos nunca asisten, hacen una falsa convocatoria” afirma. Aida pidió los permisos para la manifestación antitaurina, pero en el último momento “Delegación nos cambia el sitio aposta y nos ponen en donde peor nos podían poner: delante de la puerta donde sacan al toro muerto. Eso es un castigo, eso se nota porque habían muchas opciones donde ponernos”. Entonces es cuando decide denegar la convocatoria de manifestación.

Al final, a nivel individual, vamos a ejercer nuestro derecho a ejercer nuestra expresión. Acto seguido nos comunican que no podemos estar ahí igualmente, entonces yo le propongo al policía hacer grupos de menos de veinte personas, algo legal que no supone reunión y no nos pueden echar. Hubo un acuerdo por parte de los jefes de la Guardia Civil y por nuestro colectivo para poder llevar a cabo todo con normalidad”. Es más, dice, ella misma mostró su indentificación sin que la policía se lo pidiera.

La Guardia Civil estuvo diciendo mentiras, que luego en el video pudimos ver, tenían contradicciones entre ellos”. Según Aida, mintieron al decir que ella misma había ordenado que las activistas golpeasen al cuerpo de policía. “Yo no suelo insultar, tampoco abogo por ser la policía de las activistas, no me gusta decirle a la gente lo que tiene que hacer. Que cada una haga lo que sienta y la verdad es que la gente que me conoce sabe que en la vida atacaría a la policía. Hablo con ellos como quien habla con un compañero más”.

Aida no pensaba que recibiría tanto apoyo por parte del Movimiento por los Derechos Animales, pero desde Igualdad Animal a diferentes santuarios y colectivos antirrepresivos así lo han hecho.

TVAnimalista Madrid

3768

El pasado domingo 28 de diciembre, Madrid recibió el primer Tentadero Solidario para con la Cruz Roja. Torrejón de Ardoz abrió las puertas de su Plaza de Toros para tentar 6 vacas bebé. La entrada era libre, a cambio sólo había que donar 1 kilo de alimento a la ONG, que allí estaba presente y recibió su reconocimiento.

No es la primera vez que Cruz Roja recibe donaciones por parte de la tauromaquia. Este acontecimiento en concreto trata de poner a prueba a las vacas, que cumplían cerca de los 2 años, para luego forzarlas al apareamiento o destinarlas directamente al matadero. La decisión de cuál será su final tras los ruedos pasa por acuchillarlas más de tres veces con una puya y capearlas hasta veinte minutos. Quienes esto hicieron fueron los toreros El Fundi, Fernando Cruz, Luis Miguel Encabo, López Simón, Uceda Leal y el novillero Miguel Ángel Silva. Además, participaron los alumnos de la Escuela de Tauromaquia de Madrid y de Guadalajara.

La línea que separa crear descendencia o morir frente al matarife depende de la calificación que determinadas personas humanas hagan de la vaca. Superior, Buena, Regular o Desecho. Las metas que, desde la tauromaquia y la ganadería dedicada a ésta, exigen son características subjetivas como el estilo, la fiereza, la ausencia de querencias o la acometividad.

La Plaza de Toros estaba llena de familias y de una muchedumbre de todas las edades con muchas personas jóvenes y niñas. “¡Quiero ir a la Plaza de las Ventas! ¡Quiero ver una corrida de toros ya, mamá!” gritaba un niño de no más de 7 años.

TVAnimalista Madrid
Imagen: Animal Peace

2568

Han pasado unos minutos del mediodía y en la Puerta de Sol se escucha “¡tauromaquia, abolición!”. Más de 20 cruces se amontonan al lado de varias activistas holandesas que han venido a España a conmemorar los toros asesinados en 2014. La Plataforma por un Futuro Animal Ético se presenta con esta acción en colaboración del Vegan Streaker Group, CAS Internacional y el grupo de música animalista MajorArcana.

Holanda, país donde su Parlamento pidió por unanimidad el fin de las subvenciones a la tauromaquia, ya ha sido testigo de acciones como estas. El año pasado, la Plataforma por un Futuro Animal Ético acudió a la Haya con 60 cruces, enterrándolas frente a la embajada española para denunciar el número de asesinatos en la tauromaquia en ese año. “Pensamos que una conmemoración por los toros asesinados, como mínimo, debería hacerse en España. Por eso este año pensamos que sería mejor venir a la Puerta del Sol, en Madrid” afirma Estefanía Zuitmeer. La Plataforma surge como unión de fuerzas entre diferentes grupos, el objetivo final: abolir la tauromaquia. Entre medias exigen el fin de las subvenciones europeas a la tauromaquia y la abolición del toro de Coria. “Con nuestros impuestos estamos apoyando la tortura y el maltrato animal” comenta Estefanía.

El pasado octubre, Los Verdes Europeos presentaron una enmienda para eliminar los subsidios a esta tradición, sin embargo la no obtención de mayoría absoluta provocó que la enmienda no se aprobara. El problema, para Estefanía, radica en el desconocimiento: “Hay muchos eurodiputados que no conocen bien la tradición taurina y creen que es una danza, una cosita inocente. Y no saben que es una forma de maltrato animal extrema”. Además, comenta, la Unión Europea no quiere hacerse partícipe en la crítica a las tradiciones y culturas de sus países miembros.

La Plataforma actuará siempre dentro de la legalidad, es algo que afirman continuamente. Peter Janssen, miembro del Vegan Streaker Group también lo recalca, aunque “mis acciones normalmente están en la línea de la legalidad. Para mí la tauromaquia es ilegal, así que según mis principios entrar en la plaza de toros es completamente legal”. “Muchos años he sido activista en Holanda promoviendo el veganismo. ¿Por qué vengo a España? La tortura a animales no humanos por su carne es realmente horrible, pero la tortura a los toros por simple diversión es repugnante”. Por ello, cada 20 de diciembre, la Plataforma por un Futuro Animal Ético se congregará en España para recordar y guardar un minuto de silencio por todos los toros asesinados. “El 20 de diciembre, como el 4 de mayo en memoria de las personas muertas en la Segunda Guerra Mundial en mi país, debería ser una fecha nacional en memoria de los toros que han muerto con la tortura” finaliza Peter.

Informa: Diana Acosta Padrón. TVAnimalista – Madrid

3170

En septiembre de 2005 un autocar a medio llenar partió desde Barcelona dirección a Tordesillas, en una noche en la que casi no pudimos dormir de la emoción. Allí nos teníamos que encontrar con activistas principalmente de Valladolid y Madrid llegados en coche, pero entre todos no llegábamos ni a 200…

Fué en unas jornadas animalistas en Tavertet (Barcelona). Una de las ponencias iba a cargo de Alfonso Lafora que acababa de publicar el libro “El trato a los animales en España”, en el que daba datos muy concretos de ahorcamiento de perros y otras especialidades de maltrato patrio, y que le habían valido el exilio lejos de su hogar a golpe de amenazas por parte de cazadores. Lanzamos la bomba que algunos teníamos ganas de que explotara, con un “ya no queremos seguir ciber-protestando desde casa, ¿quién se apunta a ir a Tordesillas?….” En medio de un “estáis locos, os van a matar” otras manos se alzaron para apoyar la propuesta. Empezaron a fluir ideas para dar a conocer el proyecto y conseguir adhesiones. Ya no había marcha atrás.

Ese primer año fué el único en que nos dejaron manifestar en la plaza mayor, donde las marchas militares sonaban estridentemente desde el balcón del ayuntamiento intentando apagar nuestras consignas. Los tordesillanos nos insultaban y alzaban sus bastones, pero la Junta de Seguridad de la zona envió una cantidad ingente de guardia civil y anti-disturbios en un escenario de lo que parecía un pueblo en estado de sitio. A ellos tuvimos que agradecerles que no nos lincharan.

Objetivo logrado: todos los medios emitieron la noticia y el país entero ya sabía lo que pasaba en Tordesillas, donde un toro era alanceado hasta la muerte en una fiesta de la que se muestran orgullosos pero que impiden grabar. Tordesillas era oficiamente declarado monumento al maltrato animal. Sin embargo, uno de los regalos más preciosos de aquella primera vez fué llevarnos el aliento de unos pocos tordesillanos y la señora que tras la ventana agradeció nuestra presencia mientras intentaba no ser vista.

En los años sucesivos nos es vetado el permiso para manifestarnos en el centro del pueblo, en un intento de la entonces alcaldesa de Tordesillas de evitar la imagen en la que sus súbditos se muestran a todo el país como lo que son. A pesar de las agresiones del segundo año en que somos atacados con proyectiles y acabamos con una activista herida (gran abogada animalista), si no había enfrentamientos más encarnizados la prensa ya no tenía interés. Así pues, en los años sucesivos se idearon todo tipo de actos y performances para resistir el boicot: avionetas sobrevolando el cielo de Tordesillas con pancartas alusivas, famosos como Jesús Cifuentes (Celtas Cortos) emulando al toro atravesado por las lanzas, concentraciones en el centro de Valladolid con gigantescas pancartas, pasando con grabaciones con cámara oculta de la agonía del toro y denuncia en la Unión Europea, hasta llegar a las multitudinarias manifestaciones que en estos últimos años están teniendo lugar en Madrid, que ha llegado a reunir a casi 50.000 personas.

Ningún otro capítulo de maltrato animal en España ha tenido semejante repercusión ni ha unido tanto al movimiento animalista. El éxito de Tordesillas nos llevó más tarde a iniciar una cruzada por otras “fiestas” de la España más negra y casposa, como Algemesí, Medinaceli y Coria.

Sabíamos que no sería fácil erradicar estos festejos a pesar que teníamos de lado a gran parte de la opinión pública, taurinos y toreros avergonzados contra todo pronóstico e incluso ciertos políticos que se manifestaron públicamente en contra, con cierta tibieza, eso sí.

Cuando se ignoran las protestas pacíficas, los argumentos y la razón, el pueblo se rebela y pasa a la acción directa, naciendo movimientos como el de “Okupa Tordesillas”. El primer año que supimos de él a través de las redes sociales, algunos dijimos…”lo has visto? no puede ser verdad!”, y más tarde “no lo van a conseguir, los van a matar….”. Su propuesta era plantar cara en el mismo epicentro del maltrato, lo que conllevaba un enorme riesgo.

Se repite la escena del 2005 en Tavertet, con mucha más fuerza y al grito de “vamos a por todas”. Héroes con mayúsculas.

Por salvar la vida del toro se han dejado amenazar, agredir, insultar y hasta escupir por los asistentes a esta vergüenza, además de sufrir detenciones, humillaciones y vejaciones, sin contar con el dinero invertido de sus bolsillos o jugarse el puesto de trabajo (el alanceamiento tiene lugar siempre en día laboral). Pero cuando se tienen las cosas tan claras, nada de eso te paraliza. Hay que tener un par para mezclarse entre los habitantes de un pueblo, borrachos de orgullo por una tradición que rezuma sangre y alcohol. Se tiene que tener muy claro que la defensa de la justicia y la protección de los más débiles puede llegar a estar por encima de tu propia integridad, como la de los compañeros que cada año resultan heridos, este último año una de gravedad.

Tras el “Okupa Tordesillas” han venido los de Algemesí y Medinaceli, toca okupar todo aquello que se haya tejido con los hilos de la violencia e indecencia.

Cuando se pretende jugar con los derechos de los animales, y de rebote nos dan en la cara a todos aquellos que los respetamos y defendemos, la respuesta acaba por llegar. Margaret Mead dijo: “nunca dudes que un pequeño grupo de ciudadanos concienciados pueda cambiar el mundo. Verdaderamente, eso es lo único que lo ha logrado”.

 

Soy vegana. Fui una de las fundadoras de Libera! y presidenta hasta 2009, así como delegada del Pacma en Barcelona en su primera etapa. Organicé el primer autocar que salió desde Barcelona hacia Tordesillas en el 2005, en una cruzada contra las fiestas populares con toros que luego me llevó a formar parte de la organización en la primera y única manifestación en Coria (Cáceres) contra el llamado toro del acerico, y Medinacelli (Soria) contra el toro de fuego. También formé parte de la organización de la más numerosa manifestación antitaurina en Barcelona desde 1992, previa a la prohibición de la tauromaquia en Catalunya. Ahora voy por libre, aunque soy portavoz del refugio-santuario Proteger los Inocentes (Lleida).

2499

Un año más, en Medinaceli, bajo la etiqueta de la tradición se torturará a un toro colocándole bolas de fuego en los cuernos y será asediado y violentado por una turba de jóvenes hasta que se consuman las bolas de fuego que pueden durar hasta una hora.

Bajo el lema Okupa Medinaceli, activistas organizados desde varios puntos del territorio Español, acudirán el 15 de noviembre desde las 22 horas hasta la 1 de la madrugada para protestar pacíficamente contra el “Toro de Jubilo” de Medinaceli, en Soria.

El rito comienza atando al toro por la fuerza a un madero y recubriendo su cuerpo de barro arcilloso para, según dicen, evitar quemaduras. Pero a medida que el animal se sacude y el barro protector se va desprendiendo, la piel del toro comienza a sufrirlas. En su cornamenta se coloca un asta metálica (gamella o astilla), con dos grandes bolas de pez, elaboradas con estopa, aguarrás y azufre, que se prenden con fuego antes de liberar al toro.

Tras la suelta, el animal, enloquecido por el fuego en su cabeza y cegado con las chispas que van cayendo sobre sus ojos, intenta huir del acoso y los golpes a los que le someten los mozos hasta que se consuman las llamas de las bolas de pez. A esto se le añade las cinco hogueras que arden en el interior del cercado táurico de la Plaza Mayor para recordar a cinco santos patronos de la localidad.

“Aunque no se mate al animal, sabemos que NO está bien burlarse o humillar a los demás, y “los demás” incluye a los animales. A pesar de que se lleve haciendo durante muchos años, nada justifica, a día de hoy, la violencia, tortura y humillación hacia los animales por mera diversión”, explican activistas de Okupa Medinaceli.

4700

Quiero mostrar mi absoluta condena y repulsa por el reciente asesinato de una persona en la localidad vallisoletana de Tordesillas, en España; su nombre era Elegido, quien fue mortalmente agredido con lanzas por una horda de salvajes en un ritual pagano, por no decir satánico, en nombre de una «virgen» católica. El salvaje ritual tenía la aprobación del alcalde y éste a su vez de su partido: el PSOE. Este asesinato legal también fue respaldado por la antiética de quienes gobiernan este bochornoso país: el PP. Envío mi máximo agradecimiento y admiración a los valientes activistas que viajaron a Tordesillas con la intención de impedir este cobarde crimen, muchos de los cuales fueron agredidos con golpes y pedradas. Cada año somos más las personas que nos manifestamos para exigir la prohibición del Torneo del Toro de la Vega; la razón, la sensibilidad y el mundo entero están de nuestro lado.

En esta ocasión voy a hablar de un concepto muy importante sobre el que no todos los veganos están familiarizados: el sensocentrismo, ¿qué es? ¿qué tiene que ver con el veganismo?

Para poder pensar racionalmente debemos tener presente la diferencia entre teoría y práctica, es decir, diferenciar las razones de lo que hacemos, de aquello que hacemos. Como cada vez más gente informada sabe, el veganismo es la práctica consistente en rechazar el consumo de todos los productos y servicios de origen animal. Quien es vegano sigue una alimentación vegetariana pura (sin productos de origen animal), rechaza los espectáculos con animales (tauromaquia, circos, zoológicos, hípica, etc.), rechaza los materiales de origen animal, rechaza la experimentación con animales, etc. La razón para que alguien rechaze todas estas prácticas en tantos ámbitos distintos no puede ser otra que evitar perjudicar «a los animales»; y cuando digo «animales» me refiero a todos los animales, incluidos los humanos, es decir, el veganismo siempre se practica por una razón ética. Pero, ¿la razón para practicar el veganismo es el respeto a todos los animales? Aunque parezca sorprendente, la respuesta es no.

En mi anterior artículo, titulado «Sobre la libertad», expliqué que la Ética pone límites a nuestra libertad cuando nos da las razones por las que debemos actuar de una manera y no de otra, de ahí su gran importancia como directora de todas las actividades humanas, incluida la política. En su esencia, la Ética nos exige que no se trate a todas las cosas de la misma manera: unas cosas deben ser respetadas, a las cuales se las llama «personas»(*) y otras cosas pueden ser usadas, cortadas, golpeadas, etc. ¿Cómo sabemos qué cosas deben ser respetadas? es decir, ¿cómo sabemos qué cosas son personas? Como ya dije, la verdadera respuesta a esta pregunta no es «los animales», aunque esta respuesta sea más cómoda debido a la facilidad que tiene para llegar a la gente.

En la actualidad vivimos en sociedades en las que se considera que sólo son personas los animales de la especie humana, los Homo Sapiens; a esta cosmovisión o visión del mundo se la llama antropocentrismo y su puesta en práctica nos rodea por todos lados: fiestas crueles hacia los animales no humanos, zoológicos, cazadores, pieles, cuero, carnicerías, granjas, mataderos y un largo etcétera. El antropocentrismo tiene como consecuencia que el respeto a los humanos sea considerado una obligación ética, mientras que el respeto a los animales no humanos sea considerado una opción personal. En este artículo no voy a entrar a rebatir los argumentos antropocentristas, sino a explicar brevemente qué cosas deben ser respetadas.

Alguien podría decir que todas las cosas deben ser respetadas, pero en tal caso no habría diferencia entre pisar una piedra y pisar la cabeza a un humano que está tumbado tomando el sol, pues ambas cosas, piedra y humano, estarían siendo respetadas por igual. Por eso cuando hablamos de «respeto» nos referimos al respeto hacia aquellas cosas que tienen intereses, por ejemplo, un humano que no tiene el interés de que le pisen la cabeza no será respetado si se frustra dicho interés pisándole la cabeza, lo cual muy probablemente le causará sufrimiento. Los intereses pertenecen a una conciencia, a ésta o a aquella conciencia, pero siempre a una conciencia, y ésta es la característica que marca la diferencia entre la cosa y la persona. Si una cosa tiene conciencia entonces sus intereses deben ser tenidos en cuenta en el cálculo ético, si alguien dijera lo contrario entonces se contradeciría a sí mismo (y nos estaría engañando) al negar sus propios intereses. En resumen, llegamos a la conclusión de que las cosas que deben ser respetadas son aquellas cosas que tienen una conciencia, da igual su reino, su especie, su raza, su sexo, etc., es decir, una conciencia es una persona; a esta idea se la llama sensocentrismo y a su puesta en práctica se la llama veganismo.

(*) Algunos, apelando al diccionario, afirman que sólo son personas los humanos, pero si leyeran los diccionarios de hace siglos se llevarían una sorpresa, pues muchos humanos no eran considerados personas y los diccionarios reflejaban esa realidad. Además, tal afirmación no es cierta hoy, pues una persona es todo sujeto de derecho, por eso las empresas, estados, etc. son considerados personas no físicas, las cuales tienen derechos. Los diccionarios siempre se van adaptando a la realidad y la realidad es que no existe ninguna razón para no respetar a quienes pertenecen a especies no humanas, tal y como hacemos con quienes son humanos.

 

David Díaz es Técnico Superior en el desarrollo de productos electrónicos, pero comenzó a estudiar programación informática a los 12 años hasta que en la universidad fue perdiendo la motivación según la iba ganando hacia Filosofía. En el verano de 2007 decidió ser vegano y comenzó a hacer activismo en defensa de los animales. El 10 de agosto de 2008 creó el blog www.RespuestasVeganas.Org en el cual da respuestas a los argumentos que se suelen presentar contra el veganismo. Es socio de varias organizaciones veganas y afiliado al Partido Animalista PACMA.

2866

Con motivo del cruel festejo denominado como Toro de la vega nos dirigimos de madrugada al tristemente famoso pueblo de Tordesillas, es de sobra conocida su fiesta que consiste en acorralar a un toro entre todo un pueblo para que luego medio centenar de personas a pie y a caballo armados con mortíferas lanzas lo torturen hasta la muerte.

Desde el punto de vista del maltrato y asesinato, no dista mucho de las corridas de toros, si bien aquí el linchamiento es, si cabe mas desigual, un herbívoro pacífico, solo indefenso contra todo un pueblo enaltecido por el alcohol y envalentonado por el anonimato que te dan las masas, usando armas afiladas y caballos, espectáculo cruel y cobarde.

Sin embargo esta lucha en contra del Toro de la Vega creo que tiene un carácter muy especial, ha conseguido poner a una inmensa mayoría en contra del maltrato animal, en contra de la barbarie, del goce causado por el dolor ajeno, de la crueldad.

Elegido, tristemente será una víctima más, igual de inocente que los miles de pollos, vacas, cerdos, corderos, cabras, etc que mueren cada día en los mataderos sin necesidad ninguna, pero lo cruel de su martirio y el regocijo de todo un pueblo que disfruta con su dolor, han conseguido aunar a los defensores de los animales, han conseguido que mucha gente empatice con una víctima individual, con rostro, con nombre. Esto se puede convertir en algo muy poderoso para seguir ganando batallas en defensa de los que no tiene voz, por eso creo que es tan importante hacer una fuerza extraordinaria por parar esta barbarie, al margen claro de que cualquier lucha que tenga como fin salvar la vida de un inocente esta mas que justificada y deberíamos hacer todo lo posible por ganarla.

Nada mas entrar en el pueblo un escalofrío recorre nuestro cuerpo, nos intentamos confundir entre la multitud, pero es imposible, da igual que lleves una camiseta con la bandera de España o una cerveza en la mano para intentar mimetizarte con los habitantes del pueblo, nuestras caras de tristeza nos delatan, en contraste con sus caras de alegría y su grado de intoxicación etílica, no tardamos en recibir todo tipo de insultos; “oléis mal”, “guarras iros a fregar”, “drogadictos”, “porretas”… esta claro el nivel de machismo y clasismo de esta gente, está a la altura de su especismo. No nos queda otra que intentar abstraernos, meternos en una burbuja e intentar mirar al infinito, sino la rabia tan inmensa que sentimos podía desembocar en una situación peligrosa.

Tras cruzar todo el pueblo nos dirigimos al punto de encuentro y vemos a más activistas, ha venido gente de toda la geografía española, fletando autobuses y en vehículos propios. Incluso franceses e italianos, pero debido a la clandestinidad en la organización y al miedo a infiltrados hay mucha desinformación y casi nadie sabe con certeza lo que debemos hacer. Tengo claro que es mejor que la situación del año pasado, donde estábamos todos juntos, fuimos fácilmente identificables y
controlados por la policía en todo momento, de esta manera nos fue imposible intentar detener la masacre.

Voy con mi madre, mi prima y mis amigos al encuentro con Juanjo y Pedro Jesús que saben lo que tiene que hacer en su grupo, el grupo mayoritario intentara detener el torneo al la entrada de la Vega, en la glorieta, nosotros más arriba, el reglamento dice que no se puede soltar a Elegido si hay peligro para los participantes, por eso nuestra estrategia será intentar cortar la carretera con una cadena humana, para de esta manera retrasar el torneo hasta las 12 horas a la cual ya no podrá ser efectuado.

Nuestro grupo es poco numeroso y estamos asustados, mucha gente ha bajado a la Vega al sentir que no éramos suficientes, aun así decidimos intentarlo, a las once menos cinco nos sentaremos en el suelo, los minutos pasan y a menos de 30 segundos de emprender nuestra acción, vemos como una chica tocando un silbato se tira al suelo, en cuestión de segundos la siguen más activistas nosotros incluidos, no nos conocíamos entre nosotros pero hemos actuado a la vez.

Una vez en el suelo empezamos a ser insultados, escupidos… pero al menos la guardia civil evita que nos agredan, nos unimos y coreamos consignas a favor de los animales, el tiempo pasa y no nos desalojan, la policía esta ocupada encargándose del grupo de la rotonda, el tiempo pasa y nuestra confianza sube, quizás lo consigamos, pero la policía llega y somos llevados por la fuerza.

A las 11:30 sueltan al toro, Elegido pasa junto a nosotros, bello, fuerte hermoso, asustado, sin saber porque lo persiguen, un compañero grita “A por ellos Elegido!! estamos contigo!!” ahora todo es tristeza muchos empezamos a llorar, la gente del pueblo, continua insultándonos, escupiéndonos, burlándose del dolor de Elegido y del nuestro, “ya lo han matado joderos!!” Gente mayor, niñas… con un odio y una agresividad dentro que jamas pensé que existiese, creo que esta gente no tiene solución, nunca sentí tanta maldad en estado puro, ademas nos da la impresión que somos la máxima atracción la gente se centra más en insultarnos y lanzar piedras que en el toro en si.

Una compañera es agredida por una piedra lanzada cobardemente desde la multitud, ademas de múltiples agresiones más, nosotros seguimos aguantando insultos y amenazas de gente sacada de una película de terror. La policía nos junta con el resto de compañeros, en estos momentos en la Vega Elegido esta siendo masacrado y nuestros compañeros están siendo apedreados. Elegido muere, su agonía termina. Sacan al asesino a hombros. Sentimos ira, odio, rabia impotencia.

Nos vamos con mucha impotencia, impotencia por saber que de haber sido unos pocos cientos mas (fuimos alrededor de 500) y mejor organizados esta barbarie se habría parado, rabia por sentir que si solo un 10% de los asistentes a la manifestación de Madrid hubieran acudido aquí, esto se habría detenido. La única parte positiva ver que queda gente buena, todos los activistas que arriesgaron su integridad por defender a Elegido, en su mayoría mujeres valientes, con una determinación inquebrantable, la valentía de unos pocos contra un pueblo de cobardes asesinos.

Me gustaría pedir mas implicación, lamentarlo desde casa no sirve de nada, en cambio la presencia en Tordesillas es valiosísima. Aquí pudimos apreciar el valor de la acción directa, como no podemos permanecer impasibles ante las injusticias, mas cuando la vida de un inocente esta en juego.

No creo que este pueblo sea capaz de aguantar la presión social a la que se ve sometido, no creo que puedan seguir viviendo anclados en la edad media, podemos pararlo pero para eso hace falta que nos involucremos, no vale con 500 personas, debemos ser al menos 5000, entonces nadie podrá detenernos, y puede que sea una gran victoria a la que seguirán muchas mas en favor de los derechos de los animales.

 

Alberto Peláez es corredor de montaña, especializado en ultrafondo, con un gran número de victorias a sus espaldas, vegano y activista por los derechos de los animales, trata de transmitir un mensaje de compatibilidad entre una vida de respeto a todos los seres vivos y el deporte de alto rendimiento.
Técnico superior en Actividades Físicas , entrenador personal y bombero de profesión , reparte su tiempo entre el deporte y la ayuda los animales colaborando con varias sociedades protectoras, y dando charlas, transmitiendo sus experiencias llevando una vida vegana y activa

2737

Entidades de defensa de los animales y los concejales animalistas de Monzón participaron en la charla sobre “Voluntariado y maltrato animal” que se presentó en la Feria del Voluntariado de Monzón.

La charla fue organizada por la asociación “El Arca de Santi” con motivo de los espectáculos con vaquillas previstos para las próximas fiestas patronales aprobados recientemente por el Patronato de festejos tras más de 20 años sin celebrarse y con la oposición de CHA, IU, PSOE y asociaciones animalistas y ecologistas.

 

 

El veterinario José Enrique Zaldívar, de la Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia y el Maltrato Animal (AVATMA), basó su ponencia en estudios científicos para explicar detalladamente los efectos sobre la salud de las vacas que son utilizadas en estos espectáculos, quedando demostrado científicamente que existe maltrato.

Julio Ortega Fraile, representante de la Plataforma Manos Rojas y delegado de Libera!, dividió su exposición en dos partes. En la primera trató el tema del voluntariado animalista y las dificultades económicas y sociales a las que está sometido el colectivo por ser un ámbito de trabajo sin ningún tipo de reconocimiento sociocultural. La segunda parte la dedicó a pedir explicaciones al concejal de festejos y medio ambiente, Javier Vilarrubí, responsable directo del retorno de las vaquillas a Monzón, quien no asistió al evento.

El concejal de la CHA, Álvaro Abadias, recordó que Monzón es un municipio pionero en Aragón en protección de los animales y que no se puede volver atrás.
A juicio de Abadias la ciudadanía montisonense está dividida con el polémico retorno de las vaquillas porque desconocen los costes reales de este tipo de espectáculos.

Al acto asistió el diputado en las Cortes, Chesús Yuste que señaló la obligatoriedad de cumplir la legislación y la necesidad de exigirlo políticamente si hace falta.

2834

Las asociaciones AnimaNaturalis y PETA han convocado en la plaza del Ayuntamiento de Pamplona este sábado a más de 100 activistas para escenificar un ‘encierro fúnebre’ con el que han querido rechazar la violencia que se ejercerá mientras duren los sanfernimes dentro y fuera de la plaza de toros.

La mayoría de las y los participantes se han transformado en corredoras, vestidas de blanco y rojo, pero con la cara pintada de blanco y negro y las manos de pintura roja, simbolizando la sangre. Delante de este grupo otras activistas se han puesto en la piel del toro, con cuernos en la cabeza y pantalones negros. Todas sujetaban el cartel ‘Si tú corres, los toros mueren’, escrito en varios idiomas.

Además, han portado la pancarta ‘Tauromaquia: abolición’ y han coreado gritos como ‘La tortura no es cultura’ o ‘Tauromaquia abolición’.

La portavoz de AnimaNaturalis, Aída Gascón, ha explicado que este año han querido protestar por los encierros de San Fermín, que “también son crueles con los animales, no sólo las corridas de toros“. “Estamos aquí para decir que si tú corres, los toros mueren. El hecho de correr los encierros significa ser la causa directa de que luego serán llevados a la plaza de toros y serán torturados y asesinados“, ha destacado.

En este sentido, ha señalado que “muchas personas esto no lo saben y piensan que los toros corren por las calles y luego los devuelven al campo“. “Sobre todo muchos turistas vienen engañados, les explican que los toros corren y ya está, y no saben que al final terminan en la plaza de toros, donde serán torturados, burlados y asesinados“, ha añadido Gascón, que ha insistido en que con este acto, han querido decir “no al maltrato animal“.

Así, la activista ha abogado por que “siga la fiesta, los Sanfermines, las tradiciones, pero sin maltrato animal, sin tortura de los toros, que tienen que vivir en paz y sin tener que sufrir las tradiciones o los espectáculos“.

Gascón, que ha valorado que “muchas tradiciones han ido evolucionando“, se ha dirigido a “los navarros que van a la corrida de toros a pasarlo bien, a beber, a comer, a estar con los amigos, pero le dan la espalda al toro“. En concreto, les ha pedido que “no vayan a la plaza de toros“.

Según Gascón, “en las fiestas de San Fermín se van a asesinar casi medio centenar de toros“. Además, ha explicado que estas organizaciones van “de ciudad en ciudad proponiendo que siga la fiesta y las tradiciones, pero sin maltrato animal“.

Cada año se torturan cientos de animales y esto a costa también del erario público. Se financia con 560 millones de euros cada año una tradición en la que la mayoría de los españoles no tiene ningún interés“, ha afirmado.

16134

El 15 de junio un grupo de aficionados taurinos apalearon brutalmente a un hombre al oirle decir que los “bous al carrer” le parecían una fiesta violenta. La víctima sufre graves lesiones en la cabeza y en la mandíbula que tendrá que ser intervenida para que le recoloquen el paladar y el maxilar.

El hombre, de 47 años y vecino de Alboraia, caminaba por la calle hablando con un amigo que estaba de visita en el País Valenciano. Cuando pasaron por delante de las vallas que delimitaban la zona de linchamiento de los toros por la calle Sant Pancraci de Alboraia, la víctima le explicó a su amigo de qué se trataba y afirmó que le parecía “una fiesta violenta”. En este momento un grupo de jóvenes lo oyeron y comenzó la brutal agresión, que fue acompañada de insultos xenófobos.

La Guardia Civil ya ha detenido a dos jóvenes acusados de participar presuntamente en la agresión y ha identificado a varias personas más, entre ellas un menor. Las investigaciones continúan para esclarecer el ocurrido y no se descartan más detenciones.

Para la Plataforma Iniciativa Animalista (PIA) la imposición a toda la ciudadanía de los “bous al carrer” se traduce en la ocupación del espacio público, que queda bloqueado con las vallas, retiene las personas que viven en el perímetro y expulsa a las que rechazan el linchamiento de animales convertido en fiesta. Según la entidad a esto se tiene que incluir la amenaza permanente por parte de los aficionados a los toros, las agresiones a personas antitaurinas que entran o están cerca de estos espacios públicos y, el ataque a quién es cerca y manifiesta libre pero privadamente su opinión.

A pesar de las normas de seguridad y medidas para hacerlas efectivas que, según la Consejería de Gobernación de la Generalitat Valenciana, se aplican de forma estricta; la PIA afirma que:” Esta es una nueva evidencia, como otras muchas, que el Reglamento es papel mojado y que las medidas de “seguridad” están centradas en asegurar que las vulneraciones no se hacen públicas hasta que la gravedad de los hechos lo impide, como es que el toro mate a una persona, que el toro se muera debido a lo que está sufriendo o que se apalee a una persona”. Así mismo insisten que “esto no es ‘cultura valenciana’ y, si algo tienen que aprender los niños y niñas es que nuestra cultura es todo el contrario a esto”.

Imagen: Diario Información

LA PLUMA

2474
En la charla de las II Jornades veganes de Benissa, tuve que pasar demasiado rápidamente por encima de esa patética masculinidad que se esconde...

NUTRICION

5063
En la TVAnimalista estamos de estreno, nuevo programa de recetas veganas a cargo de la cocinera Zaraida Fernández y desde su cocina. A través de...