Etiquetes Entrades etiquetades amb "deportes"

deportes

2453

En la charla de las II Jornades veganes de Benissa, tuve que pasar demasiado rápidamente por encima de esa patética masculinidad que se esconde detrás del uso de animales por diversión y, muy especialmente, de lo que llaman “deportes tradicionales”. Fue mientras hablaba del tiro y arrastre y de la colombicultura, dos prácticas que gozan de una “buena imagen” que se han ganado escondiendo lo que realmente son. Como dice Raquel Aguilar, se han valido de la figura del agricultor en el imaginario colectivo, un hombre bueno que trabaja y suda junto a su caballo, hace volar palomas y festeja la cosecha corriedo toros.

Lejos de ello, el tiro y arrastre es un espectáculo lamentable hecho con caballos que evidencian una indefensión aprendida perfectamente resumida en la frase de un famoso carretero: “¡el miedo guarda la viña!”. Los golpes “reglamentarios” con las varas van acompañados de fuertes palmadas con la mano abierta que dejan paso a los puñetazos e, incluso, a las patadas. Los animales las reciben en la cabeza, el cuello, el lomo, en la barriga, los testículos, en las patas…

Todo, en medio de esa letanía de gritos en la oreja del animales, de todas las clases de insultos y amenazas que ponen a los animales en estado de alerta, desesperados por encontrar la forma de escapar de lo que temen. Ese es el espectáculo que ven niños y niñas, lo que hay más allá de las fotos artísticas que quieren representar la falsa unión de animal y carretero en el esfuerzo. Escribo hombres, porque son hombres los que lo hacen.

Y, en cuanto a la colombicultura, lo que esconden es esa violación en grupo por delegación, representada una y otra vez en las sueltas y las competiciones. En estas últimas, una hembra que no debe ser “reconocida o enseñada”, si no es estrictamente necesario (Reglamento de competición de la Federación de Colombicultura de la Comunidad Valenciana (FCCV). Art. 35), es perseguida por una piña o “pilot” de machos que difícilmente será inferior a 25 individuos y que puede superar los 75, todos ellos adiestrados y para hacer lo que, según el reglamento, es una “muestra de cielo, constancia y habilidad en los métodos de seducción” (art. 1.a).

Todos ellos han sido reprogramados para manipular los rituales de cortejo de la especie y convertirlos en una persecución permanente. Como es prácticamente imposible que se inicie un apareamiento con una hembra sitiada y, sencillamente, enterrada bajo un gran número de machos, todo consiste en conseguir que estos superen a los otros competidores pasando “todo el tiempo que sea posible” junto a la hembra, acumulando puntos según un sistema que valora los gestos de imposición sobre ella, entre los que están picar la cabeza.

No existen imágenes de las hembras utilizadas en estas prácticas. Los propios practicantes han elaborado un “sistema de protección” que consiste en pegar en la cabeza de la hembra un capuchón hecho de cartulina. Con este invento, que pegan con pegamento y, teóricamente, arrancan después de la competición, pretenden mejorar la imagen de la externa de la colombicultura.

Estando entre esta gente mientras hacen lo que hacen, te sumerges en su realidad patriarcal, machista y tan unívocamente heteronormativa como homoafectiva, como explica Marilyn Frye. Si no fuera por lo que están haciendo, incluso haría gracia ver cómo son de felices en medio de esa especie de forocoches presencial, buscando permanentemente la atención, la aprobación, el consentimiento y el contacto con los demás hombres. Y haría más gracia aún en medio de un concurso de tiro y arrastre, con esa extraña obsesión por saltarse la normativa de indumentaria que los obliga a llevar la “blusa de competición” para ir lo más desnudos mejor, exhibiendo su cuerpo sudoroso y ennegrecido por el sol.

Eso si, como machos patriarcales y heteronormativos que son, muestran descarnadamente esta identidad. Y, lo que es más desconcertante, parece que los animales tengan un papel ritual o simbólico, ya que proyectan esta masculinidad sobre los animales machos que hacen de machos y que utilizan como proyecciones tanto a las hembras como a los machos que hacen el papel femenino.

Queda muy clara con los palomos machos, a los que convierten en “sólitos”, expertos, seguros y convencidos, que llevan la voz cantante por encima de una hembra desconocedora de todo lo que ellos saben… Y que lo hacen en “manada”, en grandes grupos y contra una sola hembra, mientras los hombres propietarios, “los deportistas”, miran complacidos y dicen que todo se trata de “habilidad, constancia, seducción y galantería”.

En el caso de los caballos, lo que vemos más claramente es como el animal puede servir para proyectar la masculinidad y la feminidad normativa al mismo tiempo. Por un lado, son los grandes caballos de tiro, machos de una virilidad gigante y que se llega a desbordar mientras caminan o les hacen calentar por los alrededores de la pista de competición, con todos los músculos del cuerpo marcados, competitivos y con una fuerza que los hace hacer grandes proezas. Por otra, son los seres miedosos, silenciosos, prudentes, con la cabeza baja, los que tienen que obedecer de manera diligente e inmediata al macho que sabe lo que debe hacer si no quieren sufrir las consecuencias, porque el macho nunca equivoca y nunca tiene la culpa de nada. Son a los que los machos tratan e insultan en femenino.

Pasa igual con las palomas y los toros, que deben tener todo lo que esperan de un macho y someterse como esperan que lo haga una hembra. Los “bous al carrer”, por ejemplo, combinan el linchamiento de hembras, los más numerosos porque las vaquillas son la modalidad más barata, con el de los machos, que tienen como máxima expresión el toro cerril. Es un gran animal de planta impresionante que exhiben con orgullo en los carteles con los cuernos, el cuello, el morrillo, la musculatura … Y, después, lo encierran, la impiden huir que es lo que quisiera, lao persiguen y lo acosan en grupo, lo derrotan, lo sometan a su masculinidad en una lucha que tenían ganada desde el principio. Lo “feminizan” y, cuando han terminado, lo envían al matadero.

No llevan nada bien que la proyección no funcione. No soportan que el caballo no tire del carro y que no obedezca, que el toro se quede parado y no envestisca, o que el palomo no sea “hábil, seductor, galante y constante”. En el reglamento de colombicultura, tienen un artículo descalificador de machos en competición que persiguen machos en lugar de ir a por la hembra, o que son perseguidos por machos que se distraen de la hembra. El artículo habla de “inequívoca desviación sexual”, diferenciada entre activa y pasiva, que es peor “en caso de observar la actitud reincidente”[1]. Es el palomo maricón, protagonista de la pesadilla del niño paloma.

Con los animales, las cosas son como ellos quieren que sean, sin un feminismo que los cuestione ni unas leyes que se lo pongan difícil. Los animales son los hombres superiores y las mujeres sumisas de su imaginario, como ocurre cuando cuentan sus batallitas y chistes de barra de bar o de vestuario de gimnasio. Después, ante el mundo real, pueden negar categóricamente estas relaciones, y mostrarse como las personas más civilizadas del mundo, que nunca han roto un plato. Lo evidencian, por ejemplo, cuando se prestan a hacer debates o cuando s’autovictimizan ante los medios de comunicación.

Estas competiciones son una ventana con vistas a esa patética masculinidad expresada con y a través de los animales. Como hombre con todas las características propias del género normativo, como si fuera uno de ellos y con un abismo entre nosotros, he pasado horas y horas viviendo esas realidades de cerca, viendo cosas que me resultan insoportables e incrementando mi “vergüenza de género “.

[1] Reglamento de competición… Art. 18. Funciones del equipo arbitral. e) Mandar cerrar los palomos que por lesión, enfermedad entorpezcan el desarrollo de la competición. En el supuesto de que algún palomo participante demuestre a juicio de los árbitros una actitud inequívoca de desviación sexual, persiguiendo insistentemente a otros palomos participantes o siendo perseguido por ellos, el árbitro procederá a descalificar dicho(-s) palomo(-s), realizando un primer aviso el primer día queadvierta dicha desviación sexual, retirando el palomo de la prueba y dejando de puntuar el mismo a partir de dicho momento. Dicho palomo podrá participar o ser soltado en la siguiente prueba, pero el árbitro ordenará su retirada definitiva en caso observar la actitud reincidente en dicha prueba.

————————————–

 

La parte de mi biografía de la que estoy más orgulloso es que soy vegano, que hace de la justicia un ejercicio cotidiano. También me gusta mucho haber aprendido Historia en la Universidad de Valencia. Soy militante antiespecista, feminista, LGTBI , ecologista, socialista e independentista. En definitiva, no quiero privilegios y, aún menos, los que se supone que me han de privilegiar mí.
Soy militante de Iniciativa Animalista

2759

Desde que tengo uso de razón, me he considerado un defensor de todos los animales, conviviendo con perros y gatos, fue fácil considerarlos miembros de mi familia y empatizar totalmente con ellos, siempre he sentido repulsa por la tauromaquia y nunca he entendido como alguien podía llamar deporte a asesinar animales en el monte. De hecho me encontraba más cómodo en compañía de mis gatos que con la de la mayoría de la gente, y a muchos de mis amigos prefería no conocerlos demasiado, no ser que me fuese a enterar que eran protaurinos o cazadores. ¿Pero estaba siendo realmente un defensor de todos los animales? ¿o me estaba engañando a mi mismo?

Ahora me doy cuenta de que sin saberlo he sido gran parte de mi vida víctima de una educación especista. El especismo es un tipo de discriminación, que concede derechos a unas especies de animales, humanos y no humanos en detrimento de los derechos de otras, oprimidas en favor de nuestros intereses, sin tener en cuenta que hablamos de iguales en lo que a su capacidad de sentir y deseo de vivir se refiere.

Nos enseñaron a querer a los perros, a proteger a las ballenas y al lince ibérico, a reirnos con los delfines en los acuarios y los monos en los zoológicos, a comernos a los cerdos y los pollos, a vestirnos con la piel de las vacas mientras detestábamos los abrigos de piel, nos dijeron que enfermaríamos si no comíamos carne, huevos y leche, mientras nos vendían medicamentos para la acidez, el colesterol y la diabetes. Nos engañaron, y nos dejamos engañar, porque es lo mas cómodo, lo que nos hace sentirnos personas normales, nos evita cuestionarnos nuestra moral y nos ayuda a no discutir.

Pero llega un momento en que por la razón que sea, abres los ojos. En mi caso acudí a un mercado chino, donde vendían cachorros de perro, los mataban y los cocinaban en el acto, tras sentirme aterrorizado, desolado, impotente, cabreado, tuve un periodo de reflexión, no podía sentirme tan miserable ante esa situación y a la vez ser la causa, del mismo destino de un cachorro de cerdito, de un ternero o de unos pollitos ¿Que diferencia había? ninguna, todos tienen la misma capacidad de sentir, de sufrir, los mismos sentimientos, todos quieren estar con sus madres, sentirse protegidos, queridos, todos juegan, son cachorros adorables, y todos sienten el mismo pánico y terror ante el matarife que les cortará el cuello, solamente para que podamos disfrutar de unos
segundos de placer en nuestro paladar.

La cuestión no es su inteligencia, sino su capacidad para sentir. Un gato tiene el cerebro mas desarrollado que un niño de tres años, los cerdos son más inteligentes que los perros, pero todos son iguales en algo, en su capacidad de sentir dolor y sus ganas de vivir.

La ciencia ha demostrado que podemos llevar una vida totalmente sana con una alimentación libre de productos de origen animal, una vida plena y feliz, sin disponer de la vida de nadie, sin disponer de su libertad, sin torturar, sin esclavizar, tampoco los necesitamos para vestirnos ni para divertirnos a su costa, sin embargo nos llegamos a considerar defensores de los animales mientras colaboramos en su muerte y sufrimiento. Hemos sido engañados.

Los mataderos están alejados de las ciudades, sus ventanas tapiadas con ladrillos, ninguna imagen violenta sale en los medios, ni siquiera se habla de ello, no tiene nombre, nos venden los productos despiezados, sin forma que nos recuerde que nuestra comida o nuestro calzado, tenía cara, tenía madre, quería vivir.

Nunca en la historia ha habido una opresión tan brutal hacia un grupo de seres inocentes, ni en numero ni en cantidad de dolor infligido, si el dolor fuese medible, no tendríamos números para cuantificar lo que pasa en los mataderos, granjas, laboratorios y zoológicos del mundo.

Hoy en día no tenemos excusa para seguir comportándonos de esta forma, tenemos opciones y tenemos acceso a toda la información, solo es cuestión de querer conocerla, es un acto de egoísmo el no querer acceder a ella, alegando nuestra gran sensibilidad, yo lo hice durante mucho tiempo y me arrepiento profundamente, nos merecemos y tenemos el deber de conocer todo la verdad, lo que pasa para que ese filete llegue a nuestro plato, nuestros zapatos a nuestros pies, y ese delfín tan simpático a su acuario.

Debemos acceder a esa información para que podamos comportarnos y vivir acorde a nuestra manera de pensar, para que podamos tomar nuestras propias decisiones, en base a nuestro código moral y si te consideras un defensor de los animales, esta claro cual será tu postura.

Ahora no consumo ningún producto de origen animal, no utilizo nada testado en animales, ni me visto con ellos, pero aun así, no es suficiente. Debemos ser más activos, compartir, informar, concienciar, ayudar, rescatar, si realmente nos consideramos defensores de los animales, debemos comportarnos ante una injusticia de igual forma sea quien sea la víctima, no nos vale sólo con ayudar a los perros y gatos, debemos considerar a todos los animales por igual.

 

Alberto Peláez es corredor de montaña, especializado en ultrafondo, con un gran número de victorias a sus espaldas, vegano y activista por los derechos de los animales, trata de transmitir un mensaje de compatibilidad entre una vida de respeto a todos los seres vivos y el deporte de alto rendimiento.
Técnico superior en Actividades Físicas , entrenador personal y bombero de profesión , reparte su tiempo entre el deporte y la ayuda los animales colaborando con varias sociedades protectoras, y dando charlas, transmitiendo sus experiencias llevando una vida vegana y activa

1895

Una delegación de la Unión Deportiva Vegetariana participará en la 33ª Maratón Ciudad de València y en los 10K para demostrar que la práctica deportiva no es incompatible con una alimentación vegetariana.

El día 17 de noviembre coincidiendo con la 33 maratón de Valencia una delegación de 15 VeggieRunners, apelativo popular de miembros de la Unión Deportiva Vegetariana (UDV), se reunirán para correr la maratón y el 10k que se celebra el mismo día, demostrando que la práctica deportiva no es incompatible con una alimentación sostenible con el medio ambiente y respetuosa con los animales.

Los y las corredoras populares llegarán a Valencia desde Castilla – La Mancha, la Comunidad Valenciana, Cataluña y Madrid para participar en el evento deportivo con la intención de hacer visible un estilo de vida libre de explotación animal y respetuoso con el medio ambiente y desmontar los prejuicios sobre la nutrición deficitaria atribuida a la dieta vegetariana.

La UDV es un club deportivo formado por deportistas vegetarianos de distintas disciplinas y categorías que practican y promueven un estilo de vida ético con los animales y con el planeta. Los y las VeggieRunners tienen como objetivo general crear conciencia del abuso y explotación animal a través de la práctica deportiva. Además piensan que un estilo de vida vegano no sólo es saludable para el cuerpo, para la conciencia y para el planeta sino la mejor forma de comenzar a conseguir la abolición total de la explotación animal.

LA PLUMA

2453
En la charla de las II Jornades veganes de Benissa, tuve que pasar demasiado rápidamente por encima de esa patética masculinidad que se esconde...

NUTRICION

4411
ingredientes para 2/3 personas: 1 brócoli 1 cebolla 1 bola de seitán (proteína de harina) aceite de oliva sal agua levadura de cerveza