Etiquetes Entrades etiquetades amb "activistas"

activistas

5901
Foto: Pirañas Veganas

En vísperas de las celebraciones de Navidad, durante las que el consumo de animales se dispara, un grupo de activistas antiespecistas junto con miembros del colectivo Pirañas Veganas llevaron a cabo tres acciones, el mismo dia, en espacios símbólicos del consumo navideño en Barcelona.

La primera acción se desarrolló en el súpermercado de El Corte Inglés, la segunda en el mercado de La Boqueria y la tercera en el Bar-Restaurante y Museo Jamón Experience.

En todas ellas el grupo de activistas recorrieron los locales con pancartas y carteles y con consignas como “Basta ya de explotación animal” para informar a la clientela sobre el sufrimiento de los animales y su voluntad de vivir, ser libres y no padecer, con el objetivo común de reflejar que la Navidad, si se cree en ella, debe ser igual para todos y todas.

En los puntos más concurridos de cada centro se leyó un manifiesto que explicaba el testimonio de un cerdito para concienciar y promover el veganismo.

Entre las personas que realizaban sus compras de productos animales se vieron reacciones de todo tipo incluyendo el apoyo.

El colectivo Pirañas Veganas asegura que llevarán a cabo más acciones -siempre de forma pacífica- por el fin de la esclavitud.

 

Acción en El Corte Inglés:

 

Acción en la Boqueria:

 

Acción en el restaurante:

 

3637

La 1ª Jornada “Interrelaciones animales: los otros y los animales” organizadas desde el Grupo AVA (Antropología de la Vida Animal) se celebró el pasado 28 de noviembre de 2015 en Can Batlló de Barcelona con las ponencias de Mercedes Cano, Jesús Frare y Eva Benet.

 

La presentación de las jornadas corrió a cargo de la antropóloga Mara Martínez:

 

Ponencia de Mercedes Cano: “Relaciones entre animales humanos y animales no humanos vistas desde la antropología”

2905

El pasado 7 de noviembre de 2015 tuvieron lugar las Jornadas Felinas Europeas 2015 en el Ateneu Barcelonès de Barcelona. TVAnimalista estuvo presente y grabó las ponencias de Elena Carloni, de la Universidad de Bolonia (Italia), Lauren Finka (Universidad de Lincoln del Reino Unido), Valerie Jonckheer (Animalytics de Irlanda) y el veterinario Diego Esteban (presidente de GEMFE).

 

“Cómo medir el estrés y proteger el bienestar emocional de los gatos en los refugios”
Elena Carloni. Universidad de Boloña (Italia)

 

“La importancia de una correcta valoración del carácter y sociabilización de los gatos en centros de acogida”
Lauren Finka. Universidad de Lincoln (Reino Unido)

 

“La protección de la salud mental del gato recién adoptado”
Valerie Jonckheer. Animalytics

 

“Cómo evitar el estrés en la visita al veterinario: desde casa a la consulta”
Diego Esteban. presidente de GEMFE

7364

La asociación VGT Verein gegen Tierfabriken ha presentado 3000 horas de vídeo tomadas en mataderos austriacos. Las imágenes fueron obtenidas en los 20 mataderos más importantes del país por denunciantes anónimos entre enero y octubre del 2015. Las denuncias ya están en marcha.

Un matadero es una cadena de montaje y como tal está diseñada. La única diferencia es que la pieza a procesar está viva, y quiere seguir estándolo. La mayoría de los animales vienen de granjas industriales, en las que apenas se pueden mover, y han sido transportados en plena noche, lo que les pone ya en un estado de alerta y estrés.

Al llegar al matadero son obligados a pasar rápidamente por pasillos y estrechas esclusas. Lo normal es que entren en pánico y traten de huir, o bien se queden paralizados por el miedo. Gritos, fuertes golpes y descargas eléctricas en zonas prohibidas como la cabeza, los genitales o el ano son los métodos que utilizan los operarios para conseguir doblegar la voluntad de los animales. Los chillidos de dolor y terror son perfectamente audibles en los vídeos.

A continuación llega el momento del aturdimiento, una práctica que debería evitar el sufrimiento animal, ya que la idea es que pierda rápidamente la consciencia. Esa es la teoría. Los vídeos muestran con terrorífica claridad cómo los métodos utilizados no garantizan en ningún caso una muerte sin dolor. La cámara de gas y el electroschock son los procedimientos más habituales.

En el primer caso, se introduce a los animales en una góndola, en la que se aumenta el dioxido de carbono de forma que obtienen cada vez menos óxigeno. Antes de caer inconscientes en esa estrecha cámara a veces a oscuras, a veces con una luz cegadora, sienten que no pueden respirar, que se ahogan. Muchos sufren ataques de pánico y se autolesionan tratando de escapar. Las imágenes de las góndolas llenas de sangre son testigos de la última lucha desesperada de estos animales.

El segundo método, el electroschok, no es mucho mejor. Es importante aplicarlo en el punto exacto para garantizar que el animal queda inconsciente el tiempo necesario para degollarlo. Animales en grupo, tratando de protegerse unos a otros, o bien solos en un tubo en el que apenas caben, aterrorizados. Bajo las condiciones en que todo este proceso ocurre, es bastante evidente que la precisión no es una prioridad de los operarios. Así que, en muchos casos, los animales quedan paralizados, pero siguen plenamente conscientes cuando se les cuelga de una pata y se les abre en canal.

Una agonía que queda patente en todos los vídeos y que no podemos seguir ignorando. El matadero “humano” no existe, y ninguna de estas prácticas es una excepción, sino la regla.
Las empresas ya han sido denunciadas por 19 violaciones de la ley de protección animal y del reglamento específico para mataderos. También se les denunciará por la violación del código penal en materia de tortura animal.

Aquí tenéis un resumen de los vídeos:

Se pueden ver matadero por matadero en estos enlaces.
Y aquí tenéis una petición por si queréis firmar (en alemán).

Informa: Lucia Arana

3461

Los derechos animales son una especie de suero de la verdad: sirven para detectar si las diferentes opciones políticas defienden la justicia y la igualdad, más allá de una pose, de un discurso para quedar bien con todo el mundo. Dentro de los derechos animales, el escalón más básico y más evidente es la tauromaquia y las fiestas donde se torturan animales.

Que, en el s. XXI, haya políticas como Manuela Carmena que se atraganten cuándo les preguntan sobre la tortura taurina e, incluso, eviten posicionarse (al menos, este año) sobre el Toro de la Vega dice mucho de su proyecto renovador. Esto también se aplica a los partidos políticos de la izquierda transformadora que, como en Algemesí, tienen taquicardias si se les pide que se posicionen contra la semana taurina.

Y es que la izquierda tiene una fe casi religiosa en que va a perder votos si se posiciona en contra de la tortura taurina, es decir, a favor de los animales. Sólo es necesario pasearse por las peñas taurinas y, oh sorpresa, no parece que haya mucha gente con un discurso anti-capitalista, o feminista y/o LGTBI. Más bien al contrario. Pero supongamos que es así, que posicionarse contra la tortura hiciera perder votos, si ése es el miedo tal vez deberían plantearse para qué están en política porque, pienso, estamos aquí para intentar cambiar las cosas, ¿no? Cambiar a mejor. En política, además de la honradez, es muy importante la valentía. Y, a veces, hay que decir que no: no, no está bien torturar hasta la muerte a un animal encerrado.

Unos 40 animales serán masacrados, a pie y a caballo, este año en Algemesí. Una de las estrellas de la semana taurina es João Moura (hijo), conocido por practicar el bull-baiting (lucha de perros contra un toro). Él mismo colgó las fotos de su “afición”, con el sello de su ganadería, en las redes sociales. Estaba orgulloso.
Unos 40 animales serán masacrados en Algemesí. Tan inocentes como Rompesuelas. Con la misma incomprensión en sus ojos, con el mismo deseo de escapar. El día 20 de septiembre, una vaca intentó huir de un encierro en Algemesí, vio una puerta abierta e intentó esconderse. Subió hasta el tercer piso. Y la izquierda, transformadora o no, habla de diversidad.

Porque, curiosamente, las personas que defienden la tortura taurina se esconden detrás de palabras como “democracia”, “respeto”, “libertad” y “diversidad”. Vale, vamos a analizar estos conceptos siguiendo con el ejemplo de Algemesí.

Democracia: cuando, en las redes sociales, se comunicó el día de la manifestación antitaurina de este año, se organizó una contra-manifestación taurina con el único objetivo de impedirnos acceder al centro de Algemesí. Allí nos hemos manifestado, pese a todos los obstáculos (y han sido muchos obstáculos) en años anteriores. Durante ese tiempo nuestra manifestación autorizada y pacífica tenía que hacer frente a contra-manifestaciones “espontáneas”, no autorizadas y violentas, que actuaban con total impunidad. Además de los insultos, nos llovieron objetos.

Este año se organizó una contra-manifestación, el mismo día y a la misma hora, para obligar a la nuestra a desviarse totalmente de su recorrido. Un gran ejemplo de democracia. La contra-manifestación estaba dirigida por la alcaldesa de Algemesí, Sra. Marta Trenzano (PSOE) y el ex-alcalde de Algemesí, Sr. Vicente Ramón García Mont (PP). Este último nombró televisiones non gratas (La Sexta) y a las personas animalistas nos llama “gentuza”. Grandes demócratas, se nota.

Otra lección de democracia y de gestión responsable del dinero público: tal y como informó la Sra. Trenzano (PSOE) no hay dinero para libros de texto en Algemesí, pero sí para torturar animales. 39.500 € directos para la semana de toros. 24.000 € para Sant Onofre, donde hacen bous al carrer. Y tendríamos que revisar con lupa las partidas de protocolo (15.000 €), seguros (7.500 €) o fiestas populares (30.000 €).

Respeto: la contra-manifestación taurina transcurrió con tranquilidad. Debe ser fantástico manifestarte sabiendo que nadie te va a agredir. En la nuestra fue un poco distinto. A nuestro alrededor, un grupo de personas se dedicó a insultarnos durante parte del recorrido. Al terminar, por seguridad, nos marchamos en grupos. Cuando ya estábamos cerca del coche aparecieron dos personas cogiendo piedras del suelo, la cosa quedó ahí porque fingimos que les habíamos hecho fotos. No era cierto, nos temblaban demasiado las manos.

El año pasado, casi muere un cámara de Antena 3 por intentar grabar en la calle, antes de una becerrada. Le echaron un líquido irritante en la cara, se le cerró la garganta y no podía respirar.

Libertad: claro, claro… libertad de información, como acabo de explicar. No se puede apelar a la libertad para torturar hasta la muerte a un animal encerrado, me da escalofríos pensar en el concepto de libertad que tienen esas personas.

Diversidad: un acto criminal no puede justificarse bajo este concepto. No hablamos de que a alguien le guste el jazz y a otra persona le guste el rock. Qué va. Hablamos de divertirse mutilando a un animal que no entiende qué está pasando. A veces, el toro, el becerro, no puede ni reaccionar y se queda quieto con una expresión que destroza a cualquier mente sana.

Así que quien organiza contra-manifestaciones para impedir manifestaciones, quien insulta y agrede o amenaza con agredir, quien entiende como libertad el derecho a torturar… se presenta cómo víctima. Pero la sangre siempre es de los animales y, muchas veces, de las personas que intentan defender a los animales sin más armas que una pancarta, una cámara, sus cuerpos como escudo y la razón.

En política, jugar a la ambigüedad puede ser peligroso. Puede suceder que las y los votantes se cansen y, si la izquierda transformadora no toma partido por los animales, busquen otra opción. Y nadie podría culparles.

 

Diplomada en Relaciones Laborales. Licenciada en Historia. Militante de izquierdas. Feminista, heterodisidente y vegana.

Próximo acto del día 26 de septiembre de 2015 para promocionar el veganismo gracias al grupo de 269 respect life por un lado y de ¿Serás su Voz? por el otro.
Estos dos grupos se han unido para realizar un acto conjunto que constará de un recorrido desde la Catedral de Barcelona hasta el parque de la Ciutadella donde se realizarán actividades diversas tanto para personas adultas como para público infantil.

6661

Este verano los veggie runners Alberto y Pedro han hecho realidad un nuevo reto, el año pasado consiguieron hacer El Camino de Santiago Non-Stop y este han puesto el listón más alto, una ruta de costa a costa, transpirenaica de Perpinyà a Cantabria, 653 Km con la voluntad de demostrar cómo de óptimo es el rendimiento físico los deportistas veganos.

Catalunya vive momentos históricos excepcionales, y los animales no han quedado al margen. Hace cinco años, el Parlament de Catalunya aprobaba la ley de abolición de las corridas de toros, y este año, el paso legislativo se ha hecho para abolir los circos con animales.

Hoy conversamos con el Leonardo Anselmi portavoz de la campaña CLAC [Catalunya Libre de Animales en Circos], la cual ha hecho posible que esta propuesta de ley progresara.

3100

Desde el punto de vista de optimización energética, la paloma invierte mucha en alzar su vuelo. Cortas alas en cuerpo pesado, un fastidio de aerodinámica. Pero una vez en el aire la cosa cambia. Cuando las palomas regresan a su casa de aire, éste se vuelve mejor respirable. Tanto, que llamamos paz a un manojo de palomas en el cielo.

La paloma ha conquistado casi todos los continentes, muchas especies y la triste gloria de la extinción del dodo (una paloma de 20 kilos) por culpa del carnismo. En las palomas y las ratas depositamos la infamia de nuestra suciedad, del mismo modo que en las cárceles disimulamos la desigualdad del sistema. La paloma florece para subrayar la hedionda evidencia de una especie sucia que descubió el concepto de basura inexistente en la naturaleza, una especie tremendamente despilfarradora que llama crisis a comer carne una vez al día en lugar de tres. Las palomas no obstante reciclan lo que nosotras deleznamos, y en lugar de alimentarse de semillas, les damos pan sin nutrientes. Aún así, con un 80 % de palomas enfermas en las ciudades, con dedos mutilados por materiales sinteticos en sus nidos, los accidentes de sobrevivir a nuestro tren de vida, sufriendo enfermedades gástricas y respiratorias,… Aún con todo ello, la paloma, heroína anónima, florece.

Una persona tan eminentemente aérea como la paloma, sufre la falta de aire. Eso lo saben las instituciones y ayuntamientos molestos con la floración de columbiformes, que toman la vía expeditiva de las soluciones rápidas (Hiroshima, Treblinka, gulags…), para gasearlas cuando las cifras se les disparan. Entonces las disparan. Redes de expansión para cazarlas humanitariamente y humanitariamente asfixiarlas. Es una barbaridad. Es una crueldad. Es una realidad. Miles de palomas son matadas por su éxito reproductivo para que sus excrementos no le manchen su apestoso coche al señor González, hijo de González, poseedor de otro apestoso coche.

Una siempre debe ponerse del lado de la víctima. Siempre. No significa justificar el exterminio palestino por las sionistas debido al precedente exterminio nazi. No significa apoyar el hembrismo androfóbico sólo porque la mujer sufra el insufrible heteropatriarcado (como muchos hombres). No significa encogerse de hombros cuando el gato trae el enésimo pajarito cazado como recompensa a nuestra fidelidad. La víctima siempre tiene la razón en primera instancia. Pero la paloma…¿cuál demonias es el pecado de la paloma?, ¿debe la paloma ahogarse en el mar abrupto de los contingentes no deseados, como migrantes desesperadas en la tumba del Mediterráneo?. ¿Debe la paloma saber contar para aprender cuándo son demasiadas?. ¿Enseñaremos por fin matemáticas a las palomas?

Llegadas a este punto me encantaría ofreceros información reservada, datos de casación objetivamente contrastados, manipuladas estadísticas de crecimiento exponencial, dudosos mapas de conflicto entre intereses públicos y población de palomas… Querría epataros con turbias financiaciones secretas sobre lo corrupto del sistema de gestión de palomas en los municipios, pero no dispongo de nada de ello, sólo tengo razón en las manos, no argumentos ni escándalos de portada. Sólo manejo empatía, justícia e igualdad, poco rentables escudos con los cuales defender a las palomas de la ley de la menos escrupulosa, plenipotenciaria desde que el totalitarismo descubre cómo fascistizar la democracia. Me encantaría que bastara escribir, proteger a las palomas con barricadas de palabras, pero los primeros 35 ejemplares de la Biblia de Guttenberg (el primer libro impreso), fueron hechos con las pieles de seis mil corderos lechales, degollados para la gloria de la escritura, la religión y el especismo. Entonces me dan ganas de dejar de escribir.

Escribimos sobre la muerte, la queremos comprender, incluso matamos para comprenderla… La estrategia de las palomas ( y en general las otras especies), es más sencilla y eficaz: se centran en la vida. Su estrategia es paladear todos los vientos como si fuera uno, mascar cada madrugada como si fuera la última, beber de la lluvia y disfrutar de la felicidad que les envidiamos. La belleza no es culpable de generar en unas adoración y en otras codicia.

Por nuestra parte, somos las mamíferas más frágiles sobre la biosfera. Desnudas, flojas, lentas, torpes, es un milagro que hayamos sobrevivido, pero no lo hemos hecho gracias a nuestra inteligencia, sino a la falta de escrúpulos, ahí sí superamos a los demás animales. No hay especie -incluso aquellas totalmente carnivoras- que sepa tanto de la indiferencia y la mezquindad como la nuestra. Construimos sociedades con ladrillos de complejos y frustraciones, cagamos con sentimiento de culpa, edificamos templos a nuestro miedo, inventamos las modas adecuadas a nuestra verguenza, adaptamos todas nuestras biografias a la cobardia. Vendemos todo lo vendible y explotamos a cambio de unas monedas todo lo que consideramos útil.

Construímos culturas que premian la falta de escrúpulos y gasean a quien estorba. Cuanta más adolece de remilgos una sociedad, más floreciente es la civilización resultante, inversamente proporcional al mimo, a la bondad y a la honestidad. La verdad y la justicia no arrojan beneficios, por eso el desarrollo económico y el carnismo son tan absolutos, ubicuos e incuestionables, porque jamás la civilización había alcanzado cotas tan altas de depredación contra la naturaleza y sus criaturas. Nuestra especie incluida. No sólo estoy hablando de cifras, sinó de refinamiento y mecanización del método. El problema del especismo y de la destrucción de las condiciones naturales que nos permiten la supervivencia a nuestra especie son, por tanto, más que una opción: son un imponderable.

El cerebro es una inflamación anormal sucedida a raiz de la perdida de la cresta sagital y la disminución de los maxilares. Una deformación especifica con efectos secundarios nocivos. Se ha destapado el pastel, se acabó el vivir de las rentas del antropocentrismo, basta de apropiarnos de las glorias de otras, lo que es cada una depende de cada una, no de la vecina, de la ciudad, la nación o la raza. Convencidas de ser las herederas de Da Vinci, descubrimos en nuestros genes quizas Hitler. Somos responsables de cuanto sucede por nuestras acciones e inacciones. Lo hagan una, diez personas o un billón de ellas. Auschwitz no lo construyeron las nazis, sino la indiferencia.

Hay gente que se queja de que los árboles de la ciudad ensucian con sus hojas otoñales las limpias calles, talémoslos. Hay gente que se queja de la suciedad de las palomas, no hay problema, gaseémoslas. Hay gente quejándose de la gente, que comience la barbarie… No cabían los perros vagabundos durante el Mundial de Fútbol en Ucrania, su destino fue el de las palomas de Barcelona y tantas otras ciudades. Matarlas sin hacerlas daño, degollarlas dulcemente, destruírlas con respeto, extinguirlas con dignidad, y delicadeza, asesinarlas sin sufrimiento, aniquilarlas humanitariamente, reventarlas con dulzura, incinerarlas con rito, sacrificarlas con profesionalidad, liquidarlas con legitimidad, eutanasiarlas con reparos, desaparecerlas con asepción,… tratarlas como si no hubiese muerto, como si no hubiera vivido, como mobiliario urbano.

Qué daría yo por saber qué se explican los leones recluidos en el parque zoológico de Barcelona, cuando por la noche se rugen y se llaman con dulces roncas voces de convocatoria. A pleno día, en estos momentos, las palomas en la misma ciudad siguen siendo exterminadas, pagando el precio de pertenecer de otra especie, a pesar de que se informa a la población de que dichos “métodos de control” estan en detrimento. Cada día que pasa deja un rastro de víctimas silenciosas tras el siseo del gas, de heroínas abatidas por el fascismo, de dulces palomas agonizando en cámaras de muerte. Detened YA la matanza.

 

Xavier Bayle, artista plástico autodidacta en las disciplinas de poesía y prosa, dibujo y pintura, fotografía, escultura, instalación, video y performance. Artivista por la liberación animal y alérgica a cualquier tipo de discriminación social. Aburrida del sistema pedagógico decido ir por mi cuenta como lectora convulsa. Ahora vivo en Polonia, practico permacultura por respeto a la tierra y a la Tierra, ofreco productos veganos orgánicos y pinto bolsas en esa linea de acción. Hago cualquier cosa que pueda ayudar a los animales. Entiendo la lucha animalista como autodefensa, una extensión lógica de los derechos humanos, donde todas las individuas precisamos derechos fundamentales a vida, libertad e integridad, incluyendo en ellas prioritariamente el medio ambiente donde ejercerlas. ¿El sentido de mi vida?: contemplar la migración de las aves, contar todas las hojas de hierba y las olas del mar, vigilar que llueva hacia abajo y recoger nueces y setas.

3531

Son muy numerosas las ciudades occidentales en las que existen colonias de gatos que ocupan los intersticios dejados por la urbanización. Lugares resultado de demoliciones, espacios baldíos, parques públicos, cementerios, zonas ajardinadas de diferente amplitud alrededor de hospitales, iglesias, palacetes, edificios de la administración, etc. Sean esos lugares públicos o privados, abiertos o cerrados, son lugares adecuados para albergar (o deberían serlo) colonias de gatos. Espacios donde estos animales puedan vivir con relativa seguridad frente a la imparable y agresiva acción del animal humano, y su insaciable ambición capitalista, conducente a acabar con el territorio o espacio natural donde residían los gatos y gatas que, ahora, reciben el impacto directo y expulsivo de esa actuación.

Desde diferentes estudios se evidencia la importancia de la acción humana como factor que obliga y provoca determinadas características en la organización social de los gatos como, por ejemplo, densidad muy alta en pequeños territorios que se superponen y que suponen graves problemas sobre todo para los gatos y gatas aunque, en segundo lugar, también genere conflictos con, en y entre los habitantes de la zona. Pero también hay otros factores que no se presentan en esos estudios y que son especialmente significativos como los comportamientos, los valores y la representación que puede observarse en las personas que han tomado la decisión de ayudar a los gatos y gatas de las colonias e, incluso, a aquellos animales que están fuera de ellas.

Siguiendo el modelo de investigaciones realizadas por diferentes científicas sociales sobre ese particular, el objetivo de este artículo es el de desvelar aspectos que entendemos sustanciales en los citados comportamientos, valores y representaciones de las personas que cuidan las colonias de gatos en una ciudad mediterránea de tamaño medio. Los territorios seleccionados para realizar la investigación se adecúan a cuatro zonasi: 1) emplazamiento (todavía no es oficialmente una colonia pero se está gestionando que lo sea) cercano al mar donde residen unos 16-17 gatos; 2) colonia ubicada en el interior de un edificio semiderruido, apuntalado y donde habitan 10 gatos, a la espera (que se supone larga, dado que ya han transcurrido 7 años) de una solución judicial al problema generado por una herencia; 3) colonia “propia” de unos 12 a 15 gatos, que gestionan varias vecinas, porque en su barrio no existe esta pero sí deambulan muchos gatos por la calle sin ser atendidos; 4) colonia de unos 20 a 23 gatos, situada en el extremo de un parque público. El número de gatas y gatos nunca es exacto porque los animales transitan por las zonas y, sobre todo, por los abandonos que se registran especialmente en épocas vacacionales y, actualmente, como resultado de la precariedad económica.

Adelantar que no se trata de un estudio sicológico de las personas concernidas que, a partir de ahora, denominaremos gateras (porque es así como muchas de las informantes se autodenominan y desean ser llamadas) sino antropológico y, concretamente, de una investigación etnográficaii. Se trata de una observación doble, por un lado, detectar cómo se desarrollan esas mujeres con los gatos y, en un segundo tiempo, entrar en contacto con ellas para conocer sus narrativas respecto al trabajo que realizan. Estas gateras, tengan o no el reconocimiento municipal para encargarse del control de las colonias de gatos de la ciudad, reciben poca gratificación por el arduo trabajo que realizan, como deriva de la investigación realizada, pero ese hecho no obsta para que ellas sigan empeñadas en alcanzar, cotidianamente, su objetivo de atender a los gatos y gatas que forman parte de “su” colonia.

En cuanto a los comportamientos, valores y representaciones

¿Quiénes son las gateras? ¿Quiénes son esas mujeres que obstinadamente y durante todo el año desarrollan el esforzado y laborioso trabajo de mantener en buenas condiciones a los gatos y gatas que configuran la colonia? Hablamos de gateras porque, como se desprende de la etnografía, solo en un caso la persona cuidadora era un hombre y porque en las narrativas recopiladas también se descubre que, mayoritariamente, son las mujeres las que se encargan de gestionar y mantener las colonias felinas.

En los cuatro escenarios conocidos se encuentran unas 42 mujeres y un hombre que se ocupan de los mismos. El número de mujeres implicadas puede variar, crecer o decrecer, por diversos motivos: tener trabajo o perderlo, enfermedad, ocuparse transitoriamente de familiares, falta de tiempo, hartazgo, etc. También los días disponibles y el horario de dedicación oscilan en función de factores similares a los citados. La media de edad de esas personas es de 45 años y la tendencia parece ir a más edad porque hay muy poca gente joven que se incorpore a este tipo de trabajo.

En general, las gateras viven cerca de la colonia o a una distancia muy corta de la misma. Solo una de las gateras ha de realizar un desplazamiento largo, porque vive fuera de la ciudad por haberse mudado hace un año, pero mantiene su interés por cuidarse de la colonia al modo como lo hacía antes de cambiar de residencia. Debido a la proximidad, algunas pueden “controlar” la colonia desde sus domicilios y saben perfectamente quién se acerca a visitar a los gatos, cuándo, si se comportan adecuadamente, si por allí corretean los perros que pasean los vecinos (aspecto que les resulta particularmente deplorable por el peligro que entraña para los gatos), si les roban la comida a los gatos, etc.

La mayoría de las gateras, que se convierten en informantes de este estudio, se conocen entre ellas, incluido Felipe o Lipe el gatero (también le gustaba ser llamado de ese modo). Aunque eso no significa que mantengan relaciones de amistad porque, entre aquellas que se conocen, aparece desde la rivalidad respecto a quién cuida mejor a los gatos hasta el conocimiento que tienen sobre los mismos, el tiempo que hace que se dedican a ello, el número de gatos que atienden, etc., a veces en forma de suficiencia de una sobre la otra. Pero algunas gateras también saben ayudarse y lo hacen con una entrega especialmente relevante: qué medicación utilizar para determinadas afectaciones, qué veterinaria es la mejor o la que más se preocupa por los gatos de la colonia, qué político está “por la labor” y cuál no, qué alimento es más saludable para una gata en determinada condición, qué hacer frente a un enfrentamiento entre gatos o cómo mediar para evitar conflictos en y con el vecindario.

En general, las gateras son extremadamente críticas con respecto a la actuación municipal en lo que concierne a la atención y recursos que dedican a los otros animales: gatos, perros, palomas, cotorrillas, ratas, etc. Aunque básicamente se refieren a los gatos y gatas, también manifiestan su malestar por el trato que reciben otros animales, sobre todo por cómo se les mata y por el casi nulo respeto que se les tiene, como si fueran plagas. La dureza de sus comentarios se aguza al explicar anécdotas ciertamente dolorosas que soportaron en el pasado y que comparan con la insignificante transformación que ha seguido la consideración social actual de los gatos y gatas. Estas mujeres también manifiestan una aguda animosidad contra la actuación de algunas perreras municipales (donde todavía matan a los animales si no son adoptados) y de determinadas protectoras (porque consideran que torturan a los animales de forma encubierta). Sin embargo, por encima de las quejas y malestares narrados está el interés fundamental que mueve a estas personas. Julia la gatera afirma convencida:

“… los gatos están por encima de todo…no los vamos a dejar por mucho que nos digan, que nos hagan o que no nos dejen, porque mira nosotras estamos aquí y ellos no [administración, vecindario]… aquí somos las que mandamos por mucho politiqueo que se monten”.

El relato de una gatera paradigmática

Violeta la gatera, que ha escogido ese nombre porque dice que es tan humilde como esa flor, relata cómo empezó su dedicación, su trabajo a favor de los gatos y gatas, desde hace más de 25 años hasta la actualidad. Repite Violeta que no se trata solo de amor hacia esos animales sino que, a través de ellos, significa al colectivo, a todos los otros animales, con los que se siente plenamente identificada y que cuidando a los que tiene cerca es como si ayudara a todos los demás:

“Lo que yo hago tampoco tiene tanta importancia porque son muchos los gatos y somos bastantes gateras, o viejas o locas, que también así nos llaman porque hay algunas y alguno que parecen eso “locos”. No puedes hablar con ellos porque son enfermos porque no entienden na, como hablar con una piedra pues lo mismo. Y nos dan la fama porque todo el mundo se piensa que estamos locas o que no tenemos nada más que hacer.

Sí que hay sí…alguna no está muy bien de aquí [señala con el índice en la sien] pero son las menos… eso no es así, que tenemos nuestras vidas, nuestros nietos, nuestras cosas. Claro que no podemos cuidar de todos los gatos como nos gustaría pero hacemos lo que podemos… Yo empecé hace 25 años o más, que ya casi no me acuerdo, empecé porque me encontré una perra y la adopté y después aparecieron los gatos, el primero uno abandonao que estaba en muy mala condición y me dio una penaaaa ¡que pa qué!. Me lo llevé a mi casa, lo curé como puede con la veterinaria y vivió 4 años como si fuera mi hijo. ¡lo que lloré yo aquel gato!

Miguelito se llamaba y es que era un gato manso cuando quería pero era casi como un perro cuando alguien llamaba a la puerta de la casa ¡no veas cómo se ponía Miguelito! Enfermó del hígado, le mediqué como pudimos con la veterinaria, le cuidamos pero tuvimos que darle eso que ahora se llamaaaaa…. ¡eutanasia! Es que antes era sacrificar o matar. Con los años he tenio varios gatos que han ido desapareciendo y otros han venio, ahora tengo 5 que son mayorcetes y una mini gatica que mencontré hace 4 meses y ¡claro no la iba a dejar en la calle! Pero a esta la tengo en adopción, lo tengo dicho en muchos sitios pero no aparece nadie yyyy bueno pues si no sale alguien me la tendré que quedar…”.

[Se le pregunta sobre su disponibilidad para cuidar de los gatos y gatas]…Estoy enferma de eso que llaman “fatiga crónica” y tengo más tiempo, eso cuando no me encuentro mal, claro. Aunque esté enferma, como no me dan una pensión, sigo trabajando en la limpieza y me saco un medio sueldo que, junto a la paga de viudedad, me deja un dinero al mes, sino no podría ni vivir ni hacer lo que hago por mis gatos. Tengo unos 20 o 23 gatos que no son fijos porque a veces aparece alguno nuevo o se muere o matan a otro [conté 15 cuando visité la colonia] y son de todos los colores que si rubios, varios negros que son los que nadie quiere, algunas hembras tricolores y dos atigraos grises. Les pongo nombre a la mayoría pero a veces me da rabia hacerlo porque me deprimo cuando tengo que “borrarlos” de la lista que tengo porque se mueren o los matan. Les llamo por sus nombres y vienen: Altramuz, Tigretón, Rosy, Clareta, Leo, Pep, Tronco, Reina, Gros, Tom… No sé las edades más que de las tres tricolores que deben de tener unos 4 años porque las abandonaron juntas, son hermanas. A los otros calculo por encima pero nunca sé seguro qué edad tienen, creo que Rosy es la mayor con unos 10 años que para la calle ya es edad. Ahora tengo un gato nuevo que está por aquí hace un mes y todavía no está adaptado, le llamo Jou porque tiene cara de gato americano, no me preguntes por qué me lo parece porque no lo sé [risas]. Es grande y fuerte y no come pienso solo latas porque lo han abandonao…”.

[Se le pregunta acerca de su familia, qué piensan de su actividad]… ¡uuuff! Mi familia no sabe mucho de lo que hago porque me freirían… no saben del tiempo que llevo con los gatos ni que pago a Susa [otra gatera] 220 Eur al mes para que me ayude pero es que sino Susa no podría porque con su pensión no tiene para na. Con lo que gano por limpiar pago los gastos de los gatos, que si comida que preparo cada día [cocina diariamente, prepara “menús” diferentes, según lo que cree que le gusta a “sus” gatas y gatos], que si veterinario, que si medicación, que si la Susa, que si lo que puedo… Vivo con la paga de viudedad y eso es lo que cree mi familia. Y luego mi hija se enfada conmigo porque no le cuido a mi nieto y me voy con los gatos, eso la enfada mucho porque dice que me importan más los gatos que su hijo… ¡a lo mejor es verdad! [risas]… el crío me gusta, le quiero, pero es tan pesao…”.

[Se le pregunta acerca de otras gateras que trabajan con ella]… sí hay otras gateras, como 14 aquí y somos cinco que estamos muy juntas, muy amigas, aunque nos peleamos a veces: la Juli, la Pepi, la Loli, la Josefa y yo. Tenemos entre los 50 y los 68 años. Llevamos años faenando y sabemos cómo somos. La Pepi es muy buena “cazadora” [apresar a los gatos] y nos ha enseñao a las demás. La Loli sabe de enfermedades de los gatos, sabe qué ponerles cuando tienen conjuntivitis, sarna y eso. En nuestra colonia no hay calicevirus, no hay casos. Y esterilizamos a los gatos a cargo de una organización que tiene dineros del ayuntamiento para eso…”.

[Se le pregunta por qué cuida a los gatos]… mira yo quiero a todos los animales y como estos están sueltos, solos y en peligro pues les ayudo. Me gustan los gatos después de tantos años que los veo porque he aprendido mucho de ellos. Son listos, inteligentes, muy muy cariñosos que la gente dice que no pero es que piensan que son perros que son otra cosa… a los gatos les hablas y te entienden… saben lo que les digo y me hablan y me parece que yo también les entiendo porque les imito, he aprendío a maullar, verás si hago así… [hace una demostración de maullidos y explica cambios en los sonidos que ejecuta]… si yo supiera escribir libros haría uno de gatos porque hay mucho que contar para que la gente los conozca y los quiera… me quedo con gatos que son mayores y están enfermos porque yo también soy mayor y enferma y sé que un día todos nos acabaremos y asín no sufro pensando que si me muero qué harán con mis gatos… Son tan agradecios que si un día no puedo ir a llevarles comida porque no me encuentro bien porque me dan los dolores y los mareos pues si no voy no me reclaman, no son como las personas que enseguida te preguntan ¿qué te pasó ayer que no vinistes?….los gatos te quieren y te lo dicen con sus gestos, con sus ojos, con sus colas, te lo dicen….prefiero estar con ellos que con mi nieto, no vayas a decírselo a mi hija [risas] pero es verdad, es que el niño no para un momento, me canso mucho con él y con los gatos es diferente, a veces me cuesta llegar hasta aquí cargada con la comida, con el agua, con los trastos pero me compensa porque cuando acabo de arreglarlos me siento a la sombra y les miro como comen, como juegan, como duermen y como vienen a mis piernas a darme las gracias con sus cabecicas que me marcan, que lo sé, que mestan diciendo que soy de ellos. ¡eso no tiene precio humano solo gatuno! [risas].

[Se le pregunta respecto al entorno donde viven los gatos]… No es seguro porque cuando hacen actividades aquí se llena de gente, a veces mala gente, pero lo bueno es que hay esas vallas, los árboles, plantas y arbolillos que les sirven de aguardos [lugares para guarecerse los gatos] sobre todo cuando vienen esos hijos de Satanás con sus perros a cazar gatos, les odio, son los que más odio y ya he tenio varios encontronazos con ellos. Son lo peor que hay solo quieren matar y enseñar a sus perros a matar gatos y así ellos se divierten ¡pobre perros lo que sufren porque les pegan!… Y si me tocan a mis gatos juro que me cargo a quien me toque un gato, lo juro!… me cargo a esos hijos de puta y llamo a la urbana pa que los trinchen pero a los perros pobres no que no tienen la culpa de esos amos… ¡tiene vicio esto, tiene! [equivale a expresar ¡es tremendo!] todas estamos siempre alerta…”..

[Se le pregunta acerca de cómo se encarga del cuidado de la zona y de los gatos]… limpiar limpian los de parques y jardines ¡faltaría más! Y les he marcao muy bien que no me toquen las casetas [en esa zona son construcciones sencillas: un transportin grande con doble entrada-salida para facilitar el acceso-escape de los gatos, cubierto con plástico verdoso para evitar la lluvia y ser armonioso con el paisaje, tochos colocados sobre el plástico para asegurarlo]… ¡que como me las toqueeeen senteran!… y me hacen caso la verdad. La comida y el agua la llevamos a las 7 y pico de la mañana antes de que la gente pase por allí y luego por la noche, cuando está oscuro, entonces vamos 2 o 3 [gateras] por si las moscas… dejamos todo bien recogido y si hemos de dar medicina les damos, todo lo tenemos pensao para que estén lo mejor posible… a veces no es fácil porque si la Loli tiene que venir igual ese día no puede y hay que montarlo de otra manera, pero nos arreglamos entre las cinco y si no pedimos a las otras que nos ayuden…”.

Violeta la gatera, como casi todas las demás gateras conocidas, son gente más o menos anónima que llevan a cabo una tarea dura a las que hay que agradecerles su dedicación porque, con frecuencia, lo que reciben es incomprensión, burla, menosprecio, insultos, desautorización, soledad, etc., por parte del vecindario, sea porque este es ignorante e insensible al malestar que sufren los gatos y gatas, sea porque por encima de todo sitúan su interés egoísta: no quieren “molestias” como olores, maullidos, pelo, enfrentamientos, etc. Algunas personas, que fueron imprevistamente preguntadas acerca de la existencia de gatas y gatos en la zona, manifestaron ese particular, ese rechazo, añadiendo comentarios como “…yo no les haré mal pero tampoco me gustan…” con lo cual aparentan neutralidad, mientras lo que en la realidad compartida hacen es apoyar a los que están en contra de los felinos y de las gateras. Afortunadamente, parece que aumenta el número de personas que entienden que la defensa de los derechos de los otros animales es inherente a la defensa de los derechos de los animales humanos y lo expresan diciendo “…las gateras son extraordinarias, algunas tienen sus manías sí, pero mantienen la colonia con gatos sanos, “libres”, disfrutando de lo poco que la sociedad les deja, hacen un trabajo que no todas estaríamos dispuestas a llevar a cabo…”.

La vinculación con los gatos y gatas

Todas las gateras coinciden en señalar la importancia del “chipado” de los gatos y gatas para poder sancionar a quien abandone animales en sus colonias (fenómeno que se produce con cierta frecuencia, sobre todo cuando llega el verano) porque como explica Montse la gatera:

“… devolverle el gato a ese que lo abandona, de eso nada, de eso nanai que igual lo vuelve a dejar en la calle o lo mata o lo tortura… que hay gente para todo…además muchos no los chipan porque no los quieren bien solo son mascotas de peques que es cuando les hacen gracia y luego… pues luego el abandono ¡no tienen corazón! ¿cómo tienes a un gato, a un perro en tu casa y lo abandonas? Le he dado vueltas y no lo entiendo… o se los llevan a las perreras ¡qué más les da! piensan que son solo animales y así va la cosa…” argumenta.

Especialmente en el caso de los gatos “de la calle” es deseable lo que las gateras denominan CES, esto es “captura, esterilización y suelta”. Juana la gatera lo refiere claramente:

“…yo no quería, nunca me ha gustado eso de esterilizarlos y se pasa mal para capturarlos que estás horas esperando a que entren en la jaula y la angustia que te produce esa espera, que si les pones lata, que si les pones carne o lo que sea para que entren y nada tu, lo saben perfectamente. Porque los gatos son muy intuitivos por eso siguen vivos… saben cuando les quieres hacer algo. Es como si te olieran, como si cambiara nuestra olor, yo digo que cambia pero como soy gatera ¡pues dicen que me lo invento! [risas]… y lo notan y te miran y no se acercan no, te miran desde lejos con esos ojos grandes como si te quisieran decir “mira que me lo sé, sé que quieres pescarme pero no te lo voy a poner fácil”…yo estuve una vez más de 48 horas de espera y el Grandón que así se llamaba el gato no entraba y piensa que le dejamos sin comida para que sintiera hambre y con el olor de la lata y de la carne… pero nada que no, me miraba eso sí y cuando yo me acercaba a acariciarle como había hecho otras veces, Grandón se apartaba. Lo que costó pescarle, al tercer día el pobrecito entró a comer y así le cacé y como me tenía robado el corazón pues le pregunté “¿pero tú te quieres ir a la calle otra vez o te vienes a mi casa?” Eso fue después de esterilizarle cuando le llevaba en la furgo de vuelta a la colonia. Claro Grandón no estaba para cuentos y me miraba atontao todavía así que tome la callada por respuesta y allí está en mi casa hecho un rey. Bueno, esto no puedo hacerlo con todos los gatos que ya querría llevármelos a todos porque como vivo en [fuera de la ciudad] tengo un buen jardín, pero anda que allí se queda pequeño, allí es donde mis 6 amores viven conmigo pero no puedo tener más”.

Respecto a ese sentimiento que les inspiran los gatos, Violeta la gatera afirma:

“…ellos, los gatos, que son como si fueran míos porque los cuido así y no los tengo en casa porque no me caben y porque les gusta estar aquí entre la calle y el parque aunque les maten… ¡porque mira que llegan a matar gatos los coches aquí! Las vecinas ponemos letreros para que los de los coches vayan más despacio pero nos arrancan los letreros y si no los quitan da igual porque pasan con velocidad… que hemos avisado a la urbana pero dicen que no pueden hacer nada si no les pillan… bueno pues nada, nada cambia… Los gatos atropellaos un día sí y otro casi también y aquí estamos para llevarles a la veterinaria si pasa… pero es que para nosotras son como hijos no te lo creerás bueno sí pero es que como les venimos a ver cada día, como nos dejamos el sueldo… no me da vergüenza decirte que a veces ellos [los gatos y gatas] comen y yo no porque no me llega.”.

La relación que establecen las gateras con “sus” gatos es afectiva y se traduce en una gran variedad de expresiones y formulaciones verbales. Valga recordar que la palabra es un instrumento de domesticación, sea con animales humanos o con los otros animales y se convierte, además, en el medio a través del cual se da curso libre al afecto. Violeta la gatera lo narra claramente:

“El atigrado es muy salao pero muy golfo también porque viene, come y se va ¡mírale! ¿Le ves por allí escondío?…”Ven paquí Tigretón ven paquí que conocerás a Mara que ha venio a verte y te hará preguntas” [risas de ambas] Mira que ojos tiene el Tigretón… le puse ese nombre porque parece un tigre pequeño y tiene un genio que no deja que se le acerque nadie, ni soplarle tu… nadie más que yo y ahora tu porque os he presentao que si no…[risas] eso le salva la vida porque… pero Tigretóoon deja que coma Rosy [una gata de unos 10 años]…Rosyyy ven paquí no te vallas que tu eres muy lista también, ven paquí que te de poner las gotas [la está medicando porque tiene una infección en el ojo derecho, la gata acude a su llamada y se deja aplicar las gotas con cierto desagrado pero sin huir]… ¿Ves aquella que viene por allí? Es mi Clareta, es muy fina ella… cuando llegó hace pues un año y pico estaba miedosa mucho porque esa gata la abandonaron aquí que esto es la hostia en cuanto se enteran que aquí cuidamos gatos vienen a abandonarlos, deben pensar que como aquí los cuidamos pues que una más no importa ¡y sí importa! Con el tiempo se ha acostumbrado [Clareta] a los otros porque al principio entre el miedo y la agresividad entre todos esto fue un lio gordo, se peleaban mucho y por eso le falta un trozo de oreja de un mordisco que se pegaron y así me la encontré un día, ahora se llevan muy bien…. Leo, Leoooo no te comas eso que es de Pep ¡déjale comer hombre, cago en to! ¿qué no me oyes Leo o qué? Venga pasa pallá que eres más tremendo que nadie, pasa anda pasa pallá… es que Leo se come todo lo que pilla, nunca se harta de comer, lo que debió de pasar el pobre antes de aparecer por aquí. Todos están capaos menos Altramuz que no le podido “cazar” [término que usan con frecuencia para significar apresar al gato para esterilizarle] hasta ahora pero caerá porque aquí ni uno sin esterilizar porque lo peor sería tener camadas ¡con los gatos que tenemos solo nos faltarían más!”.

Una relación peculiar entre las gateras y “sus” animales

A través del itinerario realizado encontramos que en determinados lugares, “colonias” o en curso de convertirse en ellas, hay una serie de mujeres y algún hombre que, asegurando el mantenimiento y la vigilancia de unos 65-70 gatos y gatas poco domesticados, enfrentan problemas a los que buscan soluciones para intentar resarcir a estos animales de los efectos de una urbanización excluyente y arrolladora que menosprecia cualquier otra vida que no sea la de los animales humanos. Es dura la afirmación pero, desafortunadamente, es una realidad compartida y constatada en la investigación realizada. Lo prueban muchos de los animales conocidos en la investigación, gatas y gatos víctimas de maltrato en formas que difícilmente pueden soportarse, ni siquiera imaginarse, sin sentir una profunda punzada de dolor y la enorme impotencia que provoca ver el sufrimiento ajeno y no poder actuarlo.

En cuanto a la vinculación entre las gateras y sus gatos y gatas, conducen a pensar en un tipo de cuidado que discurre entre la atención intensiva y extensiva, implicando asimismo un relevante grado de cooperación entre ellas (a pesar de sus desencuentros) y para con los animales. Intervención observable a través del uso de un sistema nominal (atribuir nombres a los animales), de cuidados (medicación, alimentación) y de consideración (respeto, aprendizaje) que es muy similar al empleado con los animales de familia o convivientes de estas mismas personas. Para las informantes, para las gateras, los gatos y gatas “de la calle” se convierten así en una extensión de aquellos con los que conviven en sus domicilios.

Con respecto a la investigación, señalar que son muchos los aspectos que expresamente no se incluyen en este escrito porque supondrían una excesiva extensión del mismo. Por otro lado, manifestar que el “universo de gateras” puede proporcionar una variedad caracterológica amplia que, obviamente, no se encuentra representada en este estudio aunque sí sirve para desvelar y confirmar algunas cuestiones relativas al cuidado de nuestros queridos gatos y gatas por parte de “sus” gateras.


————————-
1.- La ciudad y las zonas donde se efectúa la etnografía se mantienen en el anonimato como medida de protección.
2.- La etnografía es una forma de investigación social que se realiza, fundamentalmente, a través de observar a las personas y lo que hacen, de forma próxima y personal, con objeto de descubrir la perspectiva o punto de vista del/de la informante. La etnógrafa participa de la vida cotidiana de la gente durante un período de tiempo, observando, escuchando, preguntando, estudiando documentos vinculados con el objetivo de su investigación, elaborando hipótesis y actuando de acuerdo con ellas. En definitiva, recopilando datos que aporten conocimiento sobre el tema que atañe a la investigación.

 

Antropóloga, activista por los derechos de los animales, feminista, vegana, heterodisidente. Acompaño y comparten mi vida tres gatas maravillosas. Fundadora de Antropología de la vida animal. Grupo de estudios de etnozoología. Profesora universitaria: explico a generaciones de jóvenes quiénes son los otros animales con la esperanza de que un día cambie la consideración hacia los animales no humanos.

LA PLUMA

2526
En la charla de las II Jornades veganes de Benissa, tuve que pasar demasiado rápidamente por encima de esa patética masculinidad que se esconde...

NUTRICION

4099
El programa Cuina Vegana nos explica cómo hacer una Coca de San Juan sin ningún producto animal