2533
Cómo trata la industria alimentaria a los animales
Cómo trata la industria alimentaria a los animales

Entrevista con Max Montero, profesional de la Industria agraria hasta que se hizo vegana. Ahora trabaja en temas sociales.
Nos explica en este video cómo trata la industria a los animales llamados de granja y como los considera poco más que productos de consumo.


[Subt en català y castellano]

2768

En la charla de las II Jornades veganes de Benissa, tuve que pasar demasiado rápidamente por encima de esa patética masculinidad que se esconde detrás del uso de animales por diversión y, muy especialmente, de lo que llaman “deportes tradicionales”. Fue mientras hablaba del tiro y arrastre y de la colombicultura, dos prácticas que gozan de una “buena imagen” que se han ganado escondiendo lo que realmente son. Como dice Raquel Aguilar, se han valido de la figura del agricultor en el imaginario colectivo, un hombre bueno que trabaja y suda junto a su caballo, hace volar palomas y festeja la cosecha corriedo toros.

Lejos de ello, el tiro y arrastre es un espectáculo lamentable hecho con caballos que evidencian una indefensión aprendida perfectamente resumida en la frase de un famoso carretero: “¡el miedo guarda la viña!”. Los golpes “reglamentarios” con las varas van acompañados de fuertes palmadas con la mano abierta que dejan paso a los puñetazos e, incluso, a las patadas. Los animales las reciben en la cabeza, el cuello, el lomo, en la barriga, los testículos, en las patas…

Todo, en medio de esa letanía de gritos en la oreja del animales, de todas las clases de insultos y amenazas que ponen a los animales en estado de alerta, desesperados por encontrar la forma de escapar de lo que temen. Ese es el espectáculo que ven niños y niñas, lo que hay más allá de las fotos artísticas que quieren representar la falsa unión de animal y carretero en el esfuerzo. Escribo hombres, porque son hombres los que lo hacen.

Y, en cuanto a la colombicultura, lo que esconden es esa violación en grupo por delegación, representada una y otra vez en las sueltas y las competiciones. En estas últimas, una hembra que no debe ser “reconocida o enseñada”, si no es estrictamente necesario (Reglamento de competición de la Federación de Colombicultura de la Comunidad Valenciana (FCCV). Art. 35), es perseguida por una piña o “pilot” de machos que difícilmente será inferior a 25 individuos y que puede superar los 75, todos ellos adiestrados y para hacer lo que, según el reglamento, es una “muestra de cielo, constancia y habilidad en los métodos de seducción” (art. 1.a).

Todos ellos han sido reprogramados para manipular los rituales de cortejo de la especie y convertirlos en una persecución permanente. Como es prácticamente imposible que se inicie un apareamiento con una hembra sitiada y, sencillamente, enterrada bajo un gran número de machos, todo consiste en conseguir que estos superen a los otros competidores pasando “todo el tiempo que sea posible” junto a la hembra, acumulando puntos según un sistema que valora los gestos de imposición sobre ella, entre los que están picar la cabeza.

No existen imágenes de las hembras utilizadas en estas prácticas. Los propios practicantes han elaborado un “sistema de protección” que consiste en pegar en la cabeza de la hembra un capuchón hecho de cartulina. Con este invento, que pegan con pegamento y, teóricamente, arrancan después de la competición, pretenden mejorar la imagen de la externa de la colombicultura.

Estando entre esta gente mientras hacen lo que hacen, te sumerges en su realidad patriarcal, machista y tan unívocamente heteronormativa como homoafectiva, como explica Marilyn Frye. Si no fuera por lo que están haciendo, incluso haría gracia ver cómo son de felices en medio de esa especie de forocoches presencial, buscando permanentemente la atención, la aprobación, el consentimiento y el contacto con los demás hombres. Y haría más gracia aún en medio de un concurso de tiro y arrastre, con esa extraña obsesión por saltarse la normativa de indumentaria que los obliga a llevar la “blusa de competición” para ir lo más desnudos mejor, exhibiendo su cuerpo sudoroso y ennegrecido por el sol.

Eso si, como machos patriarcales y heteronormativos que son, muestran descarnadamente esta identidad. Y, lo que es más desconcertante, parece que los animales tengan un papel ritual o simbólico, ya que proyectan esta masculinidad sobre los animales machos que hacen de machos y que utilizan como proyecciones tanto a las hembras como a los machos que hacen el papel femenino.

Queda muy clara con los palomos machos, a los que convierten en “sólitos”, expertos, seguros y convencidos, que llevan la voz cantante por encima de una hembra desconocedora de todo lo que ellos saben… Y que lo hacen en “manada”, en grandes grupos y contra una sola hembra, mientras los hombres propietarios, “los deportistas”, miran complacidos y dicen que todo se trata de “habilidad, constancia, seducción y galantería”.

En el caso de los caballos, lo que vemos más claramente es como el animal puede servir para proyectar la masculinidad y la feminidad normativa al mismo tiempo. Por un lado, son los grandes caballos de tiro, machos de una virilidad gigante y que se llega a desbordar mientras caminan o les hacen calentar por los alrededores de la pista de competición, con todos los músculos del cuerpo marcados, competitivos y con una fuerza que los hace hacer grandes proezas. Por otra, son los seres miedosos, silenciosos, prudentes, con la cabeza baja, los que tienen que obedecer de manera diligente e inmediata al macho que sabe lo que debe hacer si no quieren sufrir las consecuencias, porque el macho nunca equivoca y nunca tiene la culpa de nada. Son a los que los machos tratan e insultan en femenino.

Pasa igual con las palomas y los toros, que deben tener todo lo que esperan de un macho y someterse como esperan que lo haga una hembra. Los “bous al carrer”, por ejemplo, combinan el linchamiento de hembras, los más numerosos porque las vaquillas son la modalidad más barata, con el de los machos, que tienen como máxima expresión el toro cerril. Es un gran animal de planta impresionante que exhiben con orgullo en los carteles con los cuernos, el cuello, el morrillo, la musculatura … Y, después, lo encierran, la impiden huir que es lo que quisiera, lao persiguen y lo acosan en grupo, lo derrotan, lo sometan a su masculinidad en una lucha que tenían ganada desde el principio. Lo “feminizan” y, cuando han terminado, lo envían al matadero.

No llevan nada bien que la proyección no funcione. No soportan que el caballo no tire del carro y que no obedezca, que el toro se quede parado y no envestisca, o que el palomo no sea “hábil, seductor, galante y constante”. En el reglamento de colombicultura, tienen un artículo descalificador de machos en competición que persiguen machos en lugar de ir a por la hembra, o que son perseguidos por machos que se distraen de la hembra. El artículo habla de “inequívoca desviación sexual”, diferenciada entre activa y pasiva, que es peor “en caso de observar la actitud reincidente”[1]. Es el palomo maricón, protagonista de la pesadilla del niño paloma.

Con los animales, las cosas son como ellos quieren que sean, sin un feminismo que los cuestione ni unas leyes que se lo pongan difícil. Los animales son los hombres superiores y las mujeres sumisas de su imaginario, como ocurre cuando cuentan sus batallitas y chistes de barra de bar o de vestuario de gimnasio. Después, ante el mundo real, pueden negar categóricamente estas relaciones, y mostrarse como las personas más civilizadas del mundo, que nunca han roto un plato. Lo evidencian, por ejemplo, cuando se prestan a hacer debates o cuando s’autovictimizan ante los medios de comunicación.

Estas competiciones son una ventana con vistas a esa patética masculinidad expresada con y a través de los animales. Como hombre con todas las características propias del género normativo, como si fuera uno de ellos y con un abismo entre nosotros, he pasado horas y horas viviendo esas realidades de cerca, viendo cosas que me resultan insoportables e incrementando mi “vergüenza de género “.

[1] Reglamento de competición… Art. 18. Funciones del equipo arbitral. e) Mandar cerrar los palomos que por lesión, enfermedad entorpezcan el desarrollo de la competición. En el supuesto de que algún palomo participante demuestre a juicio de los árbitros una actitud inequívoca de desviación sexual, persiguiendo insistentemente a otros palomos participantes o siendo perseguido por ellos, el árbitro procederá a descalificar dicho(-s) palomo(-s), realizando un primer aviso el primer día queadvierta dicha desviación sexual, retirando el palomo de la prueba y dejando de puntuar el mismo a partir de dicho momento. Dicho palomo podrá participar o ser soltado en la siguiente prueba, pero el árbitro ordenará su retirada definitiva en caso observar la actitud reincidente en dicha prueba.

————————————–

 

La parte de mi biografía de la que estoy más orgulloso es que soy vegano, que hace de la justicia un ejercicio cotidiano. También me gusta mucho haber aprendido Historia en la Universidad de Valencia. Soy militante antiespecista, feminista, LGTBI , ecologista, socialista e independentista. En definitiva, no quiero privilegios y, aún menos, los que se supone que me han de privilegiar mí.
Soy militante de Iniciativa Animalista

3262

Especialmente inaceptable y desagradable notar cómo se inferioriza a los otros animales en todos los ámbitos de la vida de los animales humanos. Cuando se trata del lenguaje, sistemáticamente se niega que los otros animales lo posean o, que de tenerlo, sea un lenguaje primario carente de simbología, significado, etc.

Hoy disponemos de investigaciones de diferentes especialistas que demuestran la validez y amplitud del lenguaje de los otros animales, incluso si se compara (que no es deseable) con el lenguaje humano. Hart (2013, p. 17) explica: “Sería realmente difícil encontrar a una persona viva que no haya crecido rodeada de animales parlantes”. Refiriéndose a que desde la infancia, los dibujos animados, los libros de cuentos y los relatos orales acompañan a las niñas y niños recreando un fantástico mundo de ficción que está repleto de animales que hablan entre sí, con otras especies y con animales humanos. De modo que se nos enseña que los otros animales tienen un lenguaje similar al nuestro y, posteriormente, esas mismas niñas y niños aprenden que los otros animales no hablan, o al menos que los animales humanos no pueden entenderles.

La comparación entre lenguajes provoca la consideración de que son los otros animales los que no tienen lenguaje o no poseen una propiedad fundamental del mismo, como afirma Benveniste (1985, p.180-181): “Es “ego” quien dice “ego””. Significando con ello que la subjetividad y la conciencia de identidad dependen por entero del lenguaje.

rucs montrebei 2018

La cuestión es considerar que los otros animales, por ser Otros, también poseen un lenguaje específico con el cual crean y recrean su identidad y existencia. Hart (2013) explica que en estudios realizados con macacos se llevaron a cabo grabaciones para detectar cómo se comunicaban y resultó esclarecedor observar que cuando los monos oían las grabaciones de los gruñidos se alejaban o aproximaban al altavoz, en función de que los profiriera un macho dominante o un subordinado.

Los experimentos no atribuyen un significado a los gruñidos sino que demuestran que los diferentes gruñidos contienen significado, no todos son equivalentes. De esos estudios deriva comparar los gritos con simples palabras, afirmándose que igualmente funcionan como representaciones simbólicas. Sin embargo, hemos intentado distanciarnos de los otros animales, a menudo utilizando el lenguaje como diferencia concluyente.

Es obvio que nos referimos a aspectos diferentes y de un sentido del “habla” en cualquier caso distinto pero, quizá, merece la pena apuntar el doble silencio del otro animal, en cuanto subalterno real (¿hablan los subalternos?) y en cuanto poseedor de un lenguaje que no se ajusta al de las lenguas naturales que son las generadas espontáneamente en un grupo de hablantes para comunicarse, a diferencia de los lenguajes construidos basados en sistemas de signos sonoros y gestuales, por ejemplo, el lenguaje de la lógica matemática o la programación.

– Hart, S. 2013. El lenguaje de los animales. Madrid:Alianza
– Benveniste, E. 1985. “De la subjetividad en el lenguaje”, en: Problemas de lingüística general, I. México: Siglo XXI.

————————————

 

Antropóloga, activista por los derechos de los animales, feminista, vegana, heterodisidente. Acompaño y comparten mi vida tres gatas maravillosas. Fundadora de Antropología de la vida animal. Grupo de estudios de Etnozoología. Profesora universitaria: explico a generaciones de jóvenes quiénes son los otros animales con la esperanza de que un día cambie la consideración hacia los animales no humanos.

2836

Desde hace algunos meses conviven en casa un manada de gallos. Estaban en casa de una criadora de gallinas de pata verde, raza antigua y de huevos apreciados por la consumidora, la cual las vendía cuando eran aún pollitos, de modo que quien la compraba no sabía sexar y se daba cuenta después de si eran machos o hembras. Las hembras “sirven” para “dar” huevos y los machos… para dar sabor al caldo. La cuidadora no tenía corazón para darlos a matar así que recurrió a nosotras para dar a esos gallos condenados un mejor destino (un único destino, de hecho). Fuímos por la noche, cuando gallinas y gallos se relajan, algunos estaban en el gallinero y su conducta dócil en la oscuridad hacía fácil manipularlos hasta la caja de cartón con respiraderos y algo de paja donde harían el viaje. Fue preciso subirse a una escalera para coger alguno, porque la gallina de pata verde es una raza más próxima a la gallina roja original asiática, y duerme encaramada a los árboles, donde fueron descendidos para la caja de cartón. Iban a ser 4 o cinco y acabamos convenciéndola de que fueran seis. Hicimos el viaje a casa y allí, de noche, los liberamos en su hogar definitivo, en el gallinero de madera, un 25 de diciembre.

Mientras millones de personas celebraban el nacimiento de un redentor asesinando bebés de otras especies para el evento, seis indecisos y asustados gallos dormían el sueño de los justos. Al día siguiente abrí la puerta del gallinero y pudieron salir al pasto de un terreno de perímetro vallado de unos 1000 metros cuadrados de superficie. Yo no sabía nada de gallos, así que había comprado grano, algo de verduras, coles… e iría viendo qué les hacía falta. Les pusimos en el agua unas vitaminas para aves que dábamos a nuestra grajilla Abdul, para fortalecerlos un poco. Salieron a la hierba y abrieron sus alas, era hermoso verlos con la conciencia de que no serían caldo.

Una aprende muchas cosas de gallos conviviendo con ellos, que caminan como los dinosaurios de las películas de animación, recogiendo hacia abajo sus largos dedos sobre la articulación central que hace de talón, que hablan entre sí con cuarenta voces diferentes (yo sólo he identificado unas decenas) y con muchos tonos diferentes en cada voz. Y que se ríen.

Los gallos son personas maravillosas que se ríen. Hacen unos carcajeos de satisfacción y seguridad en cadencias regulares y prolongadas muy agudas que son una risa en toda regla, una risa tranquila y alegre, alternada con unos gorjeos guturales y carrasposos. Aprendo a identificar sus voces de alarma, las pautas, los movimientos, la coordinación de la bandada, aprendiendo a diferenciar cuáles voces son por amenaza aérea o terrestre, puedo prever la creciente alarma en sus voces hasta que se hace estertor y huída cuando me ven pasar con un cubo o algo extraño a mi figura, una rapaz o cualquier otro peligro. Estudiar el comportamiento es fascinante, me recuerda mis primera lecturas de Konrad Lorenz de adolescente, sobre grajillas y ocas. Los gallos son personas fascinantes.

gallos que rien la ploma

En tiempos injustos, tratar de vivir correctamente es lo más revolucionario. Cambiar los paradigmas con el ejemplo, y responder simplemente porque las respuestas suelen ser más sencillas que las preguntas. El amor se mide en ahoras.

La domesticación es una agresión a la cultura de los animales, a su libertad intrínseca y a sus caminos evolutivos, además de una falsía. El perro llevará siempre dentro al lobo, y un gato “casero” en libertad, si sobrevive, volverá a comportamientos hoscos y salvajes. Ese mismo oscurantismo que creó a dios diferenció al animal del ser humano

300 millones de pollitos son gaseados o molidos vivos sólo en la UE por no servir para poner huevos, y miles de millones de pollos y gallinas (medidos en toneladas) son explotadas y asesinadas sólo en la UE. Al pollo se le llama así porque no es un gallo, ni le dejaron reírse como los de casa se ríen. El transporte es el único momento del proceso de carnificación de los animales en que la gente los visualiza, si alguien no ve la vida de los animales, sino sólo su muerte, quizás es que no ve. La tolerancia es como la neutralidad, fascista. La herramienta pertinente es el respeto. La cuestión es ¿puede ser respetado un comportamiento?. Si sí, adelante, si no, ni tolerancia. El dilema de si primero el huevo o la gallina la gente lo resuelve en favor del huevo. Saben bien que la gallina no vale nada.

La gente carnista de sólido (carne) y de líquido (leche, huevos…), consideran violentos y sádicos los métodos del veganismo para hacer proselitismo, mostrando la realidad de lo que sucede. Debe ser que lo comparan con su acto de paz y amistad, consistente en violar a las vacas y luego degollarlas para su capricho… Sadismo no es que mostremos terribles vídeos de explotación animal, sadismo es que lo vean y sigan participando en los genocidios. !Que se indignen con ellas mismas!. Buscar culpas es muy humano, lo inteligente es encontrar culpables en el espejo. No era odio lo que las nazis profesaban contra otras razas, sino lo mismo que la gente siente por el cerdo que come o la gallina que explotan hasta la extenuación: simplemente desprecio. Es el desprecio lo que hace nazi al mundo. El origen de la desigualdad es la normalización del privilegio. El depredador más letal y especializado del ser humano es otro ser humano y no es cierto que Adolf Hitler asesinara a 6 millones de judías, según cifras oficiales. Hitler no mató a nadie, sino que mandó matar, que de eso va el carnismo. Nos es cómodo encontrar culpables para desvincularnos de la responsabilidad individual, cobijándonos en el comportamiento colectivo y poder disfrutar de las ventajas del sufrimiento ajeno o poder justificar nuestra inacción.

Cada europea que permitió el genocidio nazi está estrechamente vinculada a las personas que permiten el genocidio animal no humano. Este último es mucho peor que el de las nazis, en cantidad y en calidad de tormento. Los holocaustos son causados por agentes directas, por agentes pasivas y por la indiferencia de quienes piensan que hay asuntos más importantes. Nada es más importante que detener el abominable exterminio de inocentes. Si antes de morir logramos recuperar una décima parte de la belleza animal perdida con la educación, no habremos vivido en vano. La rebeldía a la injusticia es la cédula de habitabilidad de la vida, el único impuesto justo, la línea que limita con la muerte social de aceptar la mediocridad y el crimen… y el pesimismo es… la convicción de que el lunes llega más que el viernes.

Sé vegana. “No volverá a ocurrir” es el mejor modo de pedir perdón. En ese cesar del ruido de las cuchillas hendidas en la carne, en ese silencio de los ganchos y la línea de despiece no funcionando, en ese rumor del viento y de la vida se escucha la risa dulcísima de los gallos y las gallinas, y su canción es infinitamente más hermosa, no lo dudes.

—————————————–

 

Xavier Bayle, artista plástico autodidacta en las disciplinas de poesía y prosa, dibujo y pintura, fotografía, escultura, instalación, video y performance. Artivista por la liberación animal y alérgica a cualquier tipo de discriminación social. Aburrida del sistema pedagógico decido ir por mi cuenta como lectora convulsa. Ahora vivo en Polonia, practico permacultura por respeto a la tierra y a la Tierra, ofreco productos veganos orgánicos y pinto bolsas en esa linea de acción. Hago cualquier cosa que pueda ayudar a los animales. Entiendo la lucha animalista como autodefensa, una extensión lógica de los derechos humanos, donde todas las individuas precisamos derechos fundamentales a vida, libertad e integridad, incluyendo en ellas prioritariamente el medio ambiente donde ejercerlas. ¿El sentido de mi vida?: contemplar la migración de las aves, contar todas las hojas de hierba y las olas del mar, vigilar que llueva hacia abajo y recoger nueces y setas.

2894
col·loqui TVAnimalista
15:16 Filetes rebozados veganos | Filets arrebossats vegans TVAnimalista 982 visualitzacions 16:00 ¿Por qué el PAÍS VASCO es tan RICO? - VisualPolitik VisualPolitik Recomanat per a tu 18:19 No vayas a Sofía, Bulgaria sin ver este vídeo! | Qué ver en Sofía (links en descripción) Ganas de Volar Recomanat per a tu 6:23 5 claves para elegir tus zapatillas de running [+Consejo Extra] CLINISALUD CENTRO CLÍNICO Recomanat per a tu 10:12 HISTORIA DE CATALUÑA EN 10 MINUTOS CARKI PRODUCTIONS Recomanat per a tu 6:46 Curiosidades búlgaras + Sorpresa Silvia 15 Recomanat per a tu ¿Por qué el Multinivel SI es un fraude? Jaime Lokier Recomanat per a tu Doug Jensen's Sony PXW-Z150 and HXR-NX100 Tutorial Video Doug Jensen Recomanat per a tu Mi Nueva Bicicleta Electrica ! +45 km/h | Xiaomi Qicycle Review vicesat Recomanat per a tu TOP 10 Famosos Que Son Gays Y No Lo Sabías || TOP 10 VÍDEOS Top 10 Vídeos Recomanat per a tu UN AÑO de MIER*A en INGLATERRA || Experiencia completa estudiando en el extranjero Carlota Moon Recomanat per a tu LIVE: Most Amazing Moments Of Wild Animal Fights | Animal Planet Documentary 2018 Wildlife CN 2,9m espectadors ARA EN DIRECTE Live Train trainfart 15 espectadors ARA EN DIRECTE Best of Bean | Live Stream | Mr Bean Official Mr Bean 3,7m espectadors ARA EN DIRECTE La maleta de la Montse: "Coneguem-los, un món per descobrir" TVAnimalista 181 visualitzacions

Grabación del coloquio sobre el documental “The emotional world of farm animals”, organizado por Antropología de la Vida Animal. Grupo de estudios de etnozoologia el Museo Etnológico y de las Culturas del Mundo de Barcelona, el día 14 de junio de 2018.

Mara Martínez Morant, doctora en antropología y coordinadora del grupo de investigación Antropología de la Vida Animal. Grupo de estudios de etnozoologia; Adrià Vueltas, doctoranda en neurobiología e investigadora en el grupo Antropología de la Vida Animal. Grupo de estudios de etnozoologia y, Elena Tova, fundadora del El Hogar Animal Sanctuary hablaron en torno a las emociones de los demás animales, de su conciencia y agencia, y de cómo diferentes especies manifiestan sus emociones, aportando datos para intentar comprender este mundo emocional de los demás animales que se les sigue negando desde diferentes sectores sociales.

3187

Jay Silvey, graduado en bioquímica y especializado en biotecnología
David Díaz, autor de www.respuestasveganas.org
Marc Barqué, responsable de comunicación y prensa de ¿Serás su voz?

INTRODUCCIÓN

El 16 de junio de 2018, el periódico digital El Confidencial publicó una entrevista a Lierre Keith titulada “La mayoría de veganos lo deja y los que insisten hacen trampas”. La señora Lierre Keith está realizando entrevistas en diversos medios para promocionar la próxima reedición de su libro “El Mito Vegetariano”, muy bien recibido por el lobby de la explotación animal. Curiosamente la señora Keith nunca ha sido vegana porque ella misma reconoció que en sus dos décadas de “veganismo” nunca dejó de comer leche y huevos…

A continuación procederemos a desmontar todas las falsedades que la señora Keith vierte en esta entrevista en concreto. El argumentario que Lierre Keith usa contra la alimentación vegetariana estricta (popularmente llamada “alimentación vegana”) y contra el veganismo se resume en estos cuatro puntos:

1) ÉTICA. Lierre Keith dice que no tenemos el deber ético de practicar el veganismo.

2) SALUD. Lierre Keith dice que la alimentación vegetariana estricta (“alimentación vegana”) es incompatible con una correcta salud humana y que causa, necesariamente, serios problemas de salud a largo plazo. Se pone a ella misma como ejemplo de mala salud. La señora Keith también dice que la gente no sabe leer estudios de nutrición debido a una falta de “formación científica”.

3) MEDIO AMBIENTE. Lierre Keith dice que la agricultura es la primera causa de destrucción del medio ambiente y que, por lo tanto, la adopción de una alimentación vegetariana estricta destruye el medio ambiente.

4) JUSTICIA SOCIAL Y HAMBRE. Lierre Keith dice que la adopción de una alimentación vegetariana estricta no tiene un efecto positivo contra la situación de hambruna que se padece en muchos países empobrecidos. Tácitamente, está afirmando que la producción de carne no tiene nada que ver con el hambre en el mundo.

En este artículo vamos a rebatir dichas afirmaciones de Lierre Keith (y a todas las personas que piensen como ella) desde el punto de vista de la Ética, de la Bioquímica y de las Ciencias Ambientales, demostrando que:

1) Es un deber ético adoptar el veganismo y por lo tanto adoptar una alimentación vegetariana estricta.
2) Una alimentación vegetariana estricta es perfectamente compatible con una correcta nutrición y una salud óptima. Hay una extensa bibliografía científica que avala la alimentación vegetariana estricta y que es muy clara e inequívoca en sus conclusiones. Al final de este artículo adjuntamos un anexo de estudios científicos sobre nutrición que la señora Keith debería aprender a leer.
3) La adopción generalizada de una alimentación vegetariana estricta es plenamente sostenible y beneficiosa medioambientalmente en relación al actual modelo alimenticio rico en productos ganaderos.
4) La producción de carne condena a hambrunas a los humanos que viven en los países más empobrecidos del mundo.

1) ÉTICA

Primeramente debemos aclarar que el veganismo no es una dieta. El veganismo es respetar a los demás, y los demás no son sólo humanos, sino todos los seres que tenemos una conciencia: los seres sintientes. Los seres sintientes tenemos experiencias e intereses, es decir, cada uno de nosotros es alguien, no algo. En nuestros intereses está implícita la exigencia de que deben respetarnos. Cuando dicha exigencia es universalizada, ésta se convierte en la Regla de Oro de la Ética: “A priori, los intereses no deben ser frustrados”. Dicha norma ética esencial contiene lógicamente el derecho ético a la salud y a la vida que todos los seres sintientes tenemos, y que tiene prioridad sobre todo lo demás. Por dicha razón no debemos ser explotados, y tampoco debemos ser maltratados directamente ni por omisión.
Podemos comprobar que todas las discriminaciones arbitrarias tienen su origen en no considerar los intereses de alguien esgrimiendo que dicho sujeto “es diferente física o psicológicamente”, cuando la Realidad es que todos somos diferentes unos de otros y que esas diferencias sólo implican una diferencia de trato (ajustado a las necesidades de cada uno), pero no una falta de respeto. No considerar por igual los intereses de quienes no son humanos es una discriminación arbitraria llamada “especismo”, en analogía al racismo, al sexismo y a cualquier otra discriminación.

En la entrevista, Lierre Keith dice que “para defender la compasión, la justicia y la sostenibilidad no es necesario cambiar a una alimentación vegana”. Por lo tanto, según la señora Keith, explotar a alguien y cortarle el cuello en un matadero es tan “compasivo” y “justo” como respetarle, con lo cual demuestra hasta qué punto la señora Keith es especista.

Para ser coherentes con la Ética, las personas éticas modifican sus hábitos, dejando de comprar productos y servicios de origen animal, de la misma manera que rechazan agredir y matar a los demás. La adopción de una alimentación vegana sólo es una parte necesaria para respetar el derecho a la salud y a la vida que todos los seres sintientes tenemos. Siguiendo la misma lógica, también debemos vestirnos sin usar la piel de otros, divertirnos respetando a los demás, etc.

Por lo tanto, cuando la señora Keith dice que “Aunque es cierto que, ante las horribles imágenes de animales torturados que todos hemos visto, hay motivos suficientes para rechazar la carne, también es cierto que ese es solo un modelo posible de ganadería” está reconociendo que hay algo éticamente horrible en la ganadería, pero luego viene a decir que “existe una manera ética de matar a quien quiere seguir viviendo mediante otro modelo de ganadería”. Esta idea de la señora Keith es errónea porque es un hecho que cuando se mata a quien quiere seguir viviendo se le hace un mal, así como se le hace un mal si se le fuerza sexualmente. Por lo tanto no ha existido, no existe y nunca existirá una manera ética de matar a quien quiere seguir viviendo. Los mataderos no son éticos, todos los mataderos son lugares donde se cometen actos horribles. Además, los mataderos no son necesarios para una correcta alimentación, pues existe una alimentación alternativa basada en Ética: la alimentación vegana, sobre la que hablamos en el siguiente punto y en el anexo final.

2) CIENCIA Y SALUD

“Para que unos vivan, otros deben morir”.

Le sugeriría a la señora Lierre Keith que volviese al siglo XXI desde la Edad Media. Este tipo de justificaciones se pueden aplicar a contextos que dudo mucho que busque normalizar. Menos aún en el campo de la biología, donde la gran mayoría de los organismos vivos de la Tierra, tanto en cuanto a biomasa activa total como en cuanto a número de individuos se refiere, no practican la heterotrofia. Pero no solo está algo perdida de planeta, sino de época. Volviendo a nuestra era actual, e incluso suponiendo vagamente que nuestros sistemas y mecanismos se adecuen a una dinámica trófica basada en el heterotrofismo prehistórico, contamos con las herramientas tecnológicas y de producción-distribución que no implican la masacre sistemática de otros. Incluso sabiendo que estas dinámicas, en sistemas naturales, son causa y efecto de equilibrios biogeoquímicos clave, nuestro estilo de vida en el sentido que la señora Keith defiende no lleva a otra cosa más que al colapso de modelos de producción completos, altas tasas de contaminación y agotamiento de recursos, pérdida de biodiversidad y de ecosistemas enteros, priorización vergonzosa de logística e investigación en pro de alimentar y tratar a animales de ganado y no a seres humanos, favorecimiento de patologías crónicas graves y un modelo de pensamiento antropocentrista que solo nos puede llevar a una selección negativa en el ambiente debido a la no comprensión de nuestra existencia como parte de la bioesfera.

“Los veganos te ofrecen un modelo perfecto”.

Esto es categóricamente falso. Cualquier antiespecista con un mínimo de formación biológica, ambiental, política y económica ofrecerá el veganismo como una alternativa más sostenible con un menor impacto en la integridad dinámica y estructural de nuestra sociedad, nuestro ecosistema y nuestro organismo. En absoluto es un modelo perfecto y en absoluto habrá semejante cosa: se busca reducir el impacto en el medio y en sus habitantes en la medida de lo posible.

“Periodista: ¿En qué consiste esa ignorancia en la que se mueven estas formas de entender la alimentación?”

De primeras el periodista no goza de demasiada praxis, protocolo y compostura crítica y objetiva que su oficio debería exaltar. Flaco favor hace dirigiendo la opinión pública antes de que la respuesta sea formulada. Los intereses son evidentes.

“Puedes seguir el régimen durante algunos años sin notar los efectos, pero si insistes, las lesiones acabarán surgiendo.”

¿De qué tipo de lesiones está hablando en concreto? ¿renales? ¿craneoencefálicas? ¿cardiovasculares? El concepto “lesión” aplicado al campo de la nutrición y la bioquímica metabólica no tiene demasiado sentido, como gran parte, sino todo, de lo que dice esta señora. Aún así, de conocer el mecanismo y la dinámica de la patología molecular concreta, y no explicarlo para concienciar y prevenir al público, parece algo egoísta e incluso cruel. Asumo que no es mala persona: asumo que simplemente lo ignora.

“Tu realidad física, en la que tu cuerpo se va destruyendo, no se corresponde con tu manera de pensar. La realidad es que la mayoría de personas que ha probado a ser vegano ha dejado el régimen. Pocos aguantan más de tres meses, pero nadie habla de eso. Las grandes figuras del veganismo mienten. He visto a gente que se estaba desvaneciendo por su dieta y que acababan yendo a la misma tienda de mariscos donde yo hago la compra”.

Para empezar desconozco cuántas realidades contempla esta señora, pero asumiré que simplemente es ambigua y disfuncional en terminología y concepto. Insisto en que describa el mecanismo, desde el molecular hasta el tisular y sistémico pasando por el celular (cascadas metabólicas y hormonales, secuencias de eventos subcelulares, ejes estímulo-respuesta conservados evolutivamente, etc), para afirmar que una alimentación baja en moléculas pro-inflamatorias, hormonas de estrés, productos de desecho metabólico, antibióticos y señalizadores de muerte celular tienden a “destruir” apocalípticamente el organismo al mismo tiempo que reducen la predisposición a sufrir enfermedades crónicas como cardiovasculares, neurodegenerativas, obesidad, diabetes o cáncer, así como alergias, intolerancias y procesos pro-inflamatorios en general. En cuanto al resto, supongo que tendrá evidencia registrada de lo que dice. Sobre todo la evidencia de que la mayoría de las figuras veganas del momento acuden a comprar marisco al supermercado de su barrio.

“Nuestra evolución como humanos se dio sobre todo cuando empezamos a comer animales que se alimentan de hierba. De este modo, mientras nuestro cerebro se hizo más grande, nuestro sistema digestivo se redujo.”

Podemos comprobar cómo en pleno siglo XXI la evolución sigue sin terminar de ser comprendida. Sin referencias antropológicas de especie de homínido, no podemos saber en qué momento la especialista en biología considera o no humano a un mamífero bípedo. Podemos imaginarnos cualquier cosa. De un modo u otro podemos decirle a la prolífica señora Keith que el lamarkismo se desestimó por el darwinismo y actualmente por el neodarwinismo hace siglos recién se propuso: comer animales que se alimentan de hierba no tiene ningún tipo de impacto en el individuo, haciéndolo crecer o atrofiar un órgano u otro de forma que, para colmo, sea transmisible generacionalmente. En todo caso, el cocinado de la carne pudo haber hecho innecesaria una dinámica y estructura craneal desarrollada y robusta de músculos risorio, depresor del ángulo de la boca, cigomáticos mayor y menor o temporal. Esto para nada atrofiaría los músculos de individuos concretos: sería un elemento de selección natural donde aquellos individuos con menor desarrollo, pero con el suficiente como para llevar a cabo una masticación funcional, se vieron favorecidos en cuanto a rendimiento y eficiencia energética se refiere. Lo mismo aplicaría al intestino o cualquier otro órgano, que no se vería alterado como órgano de especie porque individuos concretos ejecuten uno u otro comportamiento, sino porque individuos con unas características fenotípicas dadas se vieron selectivamente favorecidos para transferir su genotipo generacionalmente dado un estímulo ambiental o un comportamiento que actúa como agente de selección. La falacia del cerebro más grande por comer carne es algo desestimado no solo desde primaria, sino desde párvulos: la selección positiva tendría lugar en aquellos individuos que mejor supieron integrar el lenguaje articulado más complejo posible, así como la memoria técnica-espacial y la sofisticación neuromotora, la capacidad de seguir rutas migratorias, de establecer referencias de orientación espacial y temporal, de orquestar estrategias de caza y mutilación, elaborar trampas, optimizar y llevar a cabo la especificación de útiles, expandir el arsenal de técnicas y protocolos de actuación para mil y una situaciones en el grupo y, obviamente, la capacidad de transmitir estos conocimientos y enriquecerlos sistemáticamente. Sin caer en el lamarkismo, pues estas dinámicas no hicieron crecer ningún cerebro, un estilo de vida semejante que estimulaba el cerebro de esta manera sólo podía ser llevado a cabo con éxito por los individuos que contaban con la mejor predisposición genética y conductual para integrar las adaptaciones fisiológicas pertinentes, de entre los hijos de los cuales solo los mejor adaptados transferirían dicha predisposición con mayor éxito y frecuencia y así sucesivamente. De esta forma, no sería el consumo de carroña lo que estimuló ni el cerebro ni la selección de cerebros más complejos y de pensamiento cada vez más técnico y abstracto: lo fue el compendio de estrategias teóricas y prácticas en continua optimización, memoria y transmisión para conseguir y hacer más eficiente el consumo de carne.

“El 25% de nuestra energía va a parar a nuestro cerebro y para que este órgano trabaje como debe necesita grasas y proteínas.”

Esto es categóricamente falso: todo órgano está formado por tejidos que a su vez están formados por células que requieren de fuentes de energía química y fuentes de carbono, pero no necesitan proteínas ni lípidos ni carbohidratos ni ácidos nucleicos. Nuestro cerebro requiere, como el resto de nuestro organismo, de acetil-CoA que incorporar al ciclo de los ácidos tricarboxílicos. En este ciclo metabólico se obtiene poder reductor en forma de NADH y FADH2 con el que llevar electrones a la cadena de transporte electrónico mitocondrial. Finalmente, se logra así producir la energía química mencionada, en forma de ATP, por medio de una ATPasa incorporada a la membrana interna mitocondrial que acopla el paso de protones a favor de gradiente químico hacia la matriz a la fosforilación de una molécula de ADP. El ciclo de los ácidos tricarboxílicos también permite obtener aminoácidos como el alfa ceto glutarato y ácidos como el citrato o el oxalacetato, sirviendo de punto de confluencia multidireccional con metabolismo de carbohidratos, de proteína y de lípidos. Esta fuente de acetil-CoA puede proceder de la b-oxidación de ácidos grasos a acil-CoA y de nuevo a acetil-CoA, de la oxidación de piruvato procedente de la glucólisis o de la descondensación de cuerpos cetónicos como el beta hidroxibutirado en estado de cetosis. Ni siquiera el oxígeno es tan intuitivamente fundamental como lo parece ser a nivel macroscópico: el O2 sólo es un aceptor de los electrones, que se reduce a agua, transportados por el NADH y el FADH2 producidos en el ciclo de los ácidos tricarboxílicos. Tras ser incorporados a la cadena de transporte electrónico donde permiten actuar a los complejos I, III y IV como bomba de protones para generar un contragradiente que la ATPasa también mencionada alivia para producir ATP, los electrones son recibidos por moléculas de O2. Pero ni el cerebro ni nadie necesitan ninguna entidad macromolecular, y menos aún polímeros como la proteína. Como fuente de carbono necesitaría en todo caso cadenas de carbono que pueden proceder de aminoácidos, ácidos grasos o monosacáridos, pero también de moléculas no monoméricas reales como alcoholes como el glicerol y ácidos de cadena corta como el acetato.

“Con una dieta basada en alimentos de origen vegetal no estás consiguiendo ni grasas ni proteínas. Lo único que tienes es un montón de azúcar. Llámalo carbohidratos complejos, si eso te hace sentir mejor, pera cada molécula de esos carbohidratos acabará convirtiéndose al final en azúcares simples. Así que lo que comes es azúcar, azúcar y más azúcar.”

Esto es categórica e intuitivamente falso. Para empezar, una alimentación vegetariana estricta no se basa en productos de origen vegetal: se basa en productos de origen no animal, por lo que no solo incluye toda la variedad de productos vegetales, sino fúngicos como setas y levadura nutricional, algas como nori o wakame y cianobacterias como espirulina. Quizás empiece a tener sentido que esta señora estuviese enferma por cuestiones nutricionales si solo se alimentaba a base de manzanas y apios. Desconoce, supongo, que las grasas son el formato molecular más frecuente de lípidos en animales, con ácidos grasos fundamentalmente saturados y de consistencia sólida a temperatura ambiente, mientras que los aceites lo son en las especies no animales, con ácidos grasos fundamentalmente insaturados y consistencia líquida a temperatura ambiente. Ignora, obviamente, que el porcentaje de ácidos grasos, ya sea poliinsaturados o saturados, es de hasta 60% en frutos secos y semillas, por no hablar de un 98% en aceites de diversas fuentes vegetales. También están presentes de manera significativa en gran variedad de frutas, legumbres y cereales, revisable con una búsqueda mínima que a Keith parece no serle prioritario a la hora de influir en el hábito de consumo de la población, asumiendo supongo las responsabilidades que eso conlleva. Con las proteínas la señora Keith se deja aún más en evidencia: cereales, frutos secos, semillas y legumbres son las principales fuentes de proteína vegetal en un rango comprendido desde los 8-10g hasta los 23-30g por cada cien gramos. Esto sin contar alimentos no vegetales, donde mencionados como la levadura llega a los 50g e incluso la espirulina a los 67g de proteína por cada cien gramos de alimento. La falta de conocimiento mínimo y la poca importancia que le da a pronunciarse en público sin revisar una base establecida ya como cultura general nos permite entender que esta persona estuviera tan sumamente enferma como consecuencia de su propia falta de atención y responsabilidad con su propia salud. En los alimentos mencionados como fuente de lípidos y proteína, obviamente los carbohidratos no constituyen ni la mitad del porcentaje en masa. De modo que la alimentación vegana no se basa en carbohidratos a menos que se busque de manera intencionada bajo un fin que ignoro. Lo que también ignora la señora es que se puede ser vegan y llevar una dieta Atkins rica en proteína, una cetogénica rica en lípidos, una high carb rica en carbohidratos o un protocolo de ingesta basado en ayunos. Visto lo visto, parece cada vez más incomprensible que le hayan publicado un solo libro. Cosa que resulta dramática a nivel de criterio y profesionalidad editorial, pudiéndose efectuar una reflexión sobre el grado de ignorancia ya no científica, sino culinaria mínima en el mundo occidental. Lo que explica que diferentes páginas diesen difusión a sus palabras.

“El ser humano ha evolucionado para no comer azúcar. Nuestro cuerpo no lo maneja bien, no tenemos una manera de metabolizarlo que sea saludable.”

Hasta aquí nada relativamente pecaminoso comparado con lo anterior.

“Si sigues, sin embargo, una dieta con una presencia destacada de grasas y proteínas, el azúcar en sangre se vuelve más estable y el cerebro trabaja mejor.”

Poco ha durado. El azúcar, aparte de ser un término ambiguo, no es un isótopo radiactivo. La estabilidad del azúcar es la misma sin importar la presencia de lípidos y proteínas en la ingesta. No sé si la señora en cuestión quería referirse a los niveles de glucosa en sangre o la tendencia a ciclar de determinados monosacáridos. Su incompetencia terminológica da para mucho sin llegar a ningún lado. La presencia de más o menos ácidos grasos solubles y de aminoácidos en sangre no altera la estructura y dinámica de carbohidratos ni su metabolismo. A la inversa sí: a mayor glucosa en sangre mayor insulina secretada y menor tendencia a metabolizar lípidos como fuente de energía. Del mismo modo al contrario, pudiéndose llegar al estado metabólico y hormonal de cetosis tras un mínimo de 15-18h sin comer, estado en el que se usan los ácidos grasos como fuente de acetil-CoA en el hígado para producir cuerpos cetónicos. El cerebro “trabaja” mejor, efectivamente señora Keith, con menores niveles de “azúcar”, aunque esto es especialmente representativo bajo estados metabólicos absolutos de privación de alimento y cetosis, no por tener una dieta baja en carbohidratos. A menor glucosa menor producción de glutamato, un aminoácido no esencial neurotransmisor responsable de la excitotoxicidad que no solo produce oxidación de membranas y cambios de conformación en proteínas transportadoras y receptores, sino que sus niveles son determinantes a nivel patológico en alteraciones neurológicas importantes desde déficit de atención y hasta epilepsia por ser neurotransmisor de neuronas excitatorias. Casi, pero lamentablemente insuficiente como siempre, tiene razón en un punto. Solo sería relevante esta ingesta de lípidos y proteína con una cetogénica estricta que una dieta convencional, basada en productos de origen animal o no, no puede permitir.

“Tus neurotransmisores necesitan las proteínas. Por ejemplo, el cuerpo no produce triptófano por sí mismo. El triptófano es el precursor natural de la serotonina y no hay buenas fuentes vegetales que lo contengan. Solo puedes obtenerlo a través de esas proteínas, por lo que si las eliminas, también eliminas la serotonina.”

Volvemos a lo mismo pero aún más rocambolesco. Mis neurotransmisores no necesitan nada porque son aminoácidos y no tienen necesidades. Ni sienten ni padecen. Las proteínas, como flagrantemente ignora, son secuencias concretas de aminoácidos dispuestos en una conformación tridimensional dada a través de enlaces covalentes como los puentes disulfuro y no covalentes como las interacciones electrostáticas e iónicas, adquiriendo una solubilidad dada en medio acuoso en su conformación nativa, aquella en la que dichas proteínas son activas bien estructuralmente, mecánicamente o químicamente. De manera anecdótica, el origen de los aminoácidos en la Tierra es tanto extraterrestre abiótico a través de su diseminación desde meteoritos como terrestre biótico a través de los primeros organismos fijadores de nitrógeno: bacterias y, mucho más adelante, relaciones planta-bacteria (rizobios) en las leguminosas. Lo único que hacemos los animales es, por tanto reciclar aminoácidos ajenos para producir nuestras propias proteínas. Dicho de otra manera: las proteínas terrestres, como entidad macromolecular cuya síntesis tal y como la conocemos requiere de otras proteínas, son todas de origen no animal. Apunte anecdótico a parte, todo organismo necesita aminoácidos para sintetizar sus propias proteínas. De éstos, un cierto número son sintetizados de manera endógena, los no esenciales, y otros son requeridos de obtener por ingesta o aportación exógena, los esenciales. Con estos aminoácidos, cada organismo sintetiza sus propias proteínas en los ribosomas tanto solubles en el citoplasma como en las paredes del retículo citoplasmático de la célula. Pero ningún organismo que consuma materia biológica ajena necesita proteínas, puesto que: 1) las proteínas de especies ajenas no son útiles interespecie 2) de serlo sería irrelevante porque no pueden mantener su conformación activa tras la actuación de cambios bruscos de pH y de enzimas proteolíticas y 3) porque tampoco podrían, en animales, atravesar las vellosidades intestinales e ingresar al torrente sanguíneo debido a que 4) no hay transportadores de proteínas, sino de aminoácidos y 5) inducirían una hiperproteinemia en sangre que, aparte de desencadenar una respuesta alérgica letal al tratarse de proteínas no solo no propias de la sangre sino exógenas, podrían llegar a producir cuerpos precipitados, puesto que no todas las proteínas serían solubles en las condiciones químicas de la sangre, induciendo obstrucciones del flujo sanguíneo y con ello isquemias e infartos. Parece que la forma de incorporar aminoácidos a las células desde las proteínas de la ingesta, en cuanto a secuencia de eventos, es la que es y no otra por varios motivos claros. Volviendo al drama existencial de la vida de los neurotransmisores que necesitan proteínas, éstos son aminoácidos como el glutamato, la glicina o el GABBA, ésteres como la acetilcolina o moléculas inorgánicas como el óxido nítrico NO. La serotonina, un neurotransmisor del grupo de adrenérgicos y en concreto de las indolaminas como la metionina, se sintetiza en neuronas serotoninérgicas a partir del 5-hidroxitriptófano, que a su vez es una modificación del triptófano, aminoácido ciertamente esencial, a través de la actuación enzimática secuencial de una hidrolasa y una descarboxilasa. Hasta aquí Keith no está equivocada. Pero de nuevo vuelve a fuego para continuar en su línea de incompetencia a fin de no decepcionar al espectador. Si bien el triptófano es un aminoácido esencial, decir que las fuentes vegetales no son suficientes o inaccesibles es no solo tosco y bruto, sino falso. De entre las fuentes no animales de triptófano caben destacar frutas como el plátano, la piña, el aguacate o la ciruela; frutos secos como las almendras, las nueces, los dátiles, los pistachos o los anacardos; cereales integrales como el arroz y la avena; verduras y raíces como los berros, las espinacas, la remolacha, el brócoli o la zanahoria; semillas como de sésamo, de girasol o de calabaza, legumbres como los garbanzos, las habas y las lentejas; y microorganismos como la levadura de cerveza y la cianobacteria spirulina. O una de dos, o la señora Keith ignoraba todos estos alimentos y por ello estaba enferma y moribunda, o simplemente no ha hecho un mínimo de revisión en cualquier fuente de nutrición y metabolismo. De necesitar 1000-1500mg de triptófano al día, 100g de soja, de pistachos, de alubias, de almendras y de lentejas aportan hasta 1600mg. Sobran los comentarios.

“La soja no es realmente un alimento. Los humanos no la digerimos bien, a no ser que se utilice como condimento fermentado, que es como se toma en Japón. ¿Emplearla como fuente de proteínas? Nadie en la historia de la humanidad lo ha hecho nunca.”

La carroña no es realmente un alimento, al igual que los huevos. Le leche de vaca tampoco es un alimento para humanos y menos aún tras el periodo de lactancia, pues para colmo produce intolerancias y alergias en el 75% de la población del planeta. Su criterio no parece ser esgrimido, para sorpresa de nadie, con demasiada estrategia. De un modo u otro, la población caucásica tolera el trigo sin problemas digestivos representativos exceptuando celíacos, mientras la oriental lo hace de igual manera con la soja. Señalar que la civilización china lleva más de 5.000 años alimentándose de soja. Pero según Keith a nadie se le ha ocurrido nunca usarla como alimento. Decir que los humanos no la digerimos bien es nuevamente, aparte de etnocéntrico occidentalista, falso. Aunque puede estar tranquila: la soja no es la base nutricional de ningún vegano y ni siquiera todos los veganos la consumen. Huele a la legua que esta señora no sabe mucho de veganismo ni se ha movido demasiado en círculos veganos. Sobre los antinutrientes también dice medias verdades y mentiras enteras. Son mecanismos moleculares desarrollados por especies fundamentalmente vegetales que inhiben la actuación de enzimas o dificultan la absorción de minerales por parte de sus ingestantes. Ahora bien y como bien dice Keith, llevamos 10.000 años de actividad agrícola y, de un modo u otro, de domesticación y selección artificial de especies de consumo. No sólo hemos seleccionado aquellos organismos de cada especie que menos problemas puedan ocasionarnos y más beneficios puedan aportarnos, sino que gozamos de una técnica primitiva pero relativamente eficiente denominada cocción. Por no hablar del uso de microorganismos para efectuar procesos fermentativos. No obstante, no todos los antinutrientes son “armas químicas” como fantasea la señora, pues moléculas como los isoflavonoides y los polifenoles tienen efectos antioxidantes y antiinflamatorios en nuestro organismo. Por esa regla de tres, habría que erradicar el consumo de vino y aceitunas y dudo mucho que esto tenga gran acogida en un país como desde el que le escribimos. Los antinutrientes de cereales, frutos secos y legumbres son retirados, como veo que ignora, al contacto con el agua: la actividad de agua del medio es un indicador de germinación. De esta forma, no solo se dejan de producir antinutrientes, sino que se limpia el alimento de éstos al eliminar el agua en los que han sido hidratados. Le comunicamos que puede estar tranquila desde hace miles de años. Sospechosamente, le vemos poco activa y preocupada a la hora de comunicar los problemas de salud que los productos de origen animal pueden ocasionar a la salud o cómo de adaptados estamos los seres humanos como especie para depredar animales y procesar sus tejidos. Espero leerlo algún día. Aunque con un poco más de base, rigor y decencia.

“Algunos de los problemas de salud que arrastraba mejoraron, otros se solucionaron por completo, como mi depresión, o los que afectaban a mis órganos reproductivos. Tenía una piel tan seca que dolía. En cuanto incorporé la grasa animal a mi dieta pude, por fin, doblar mis hombros y mis rodillas sin que aquello fuera un calvario.”

Es intrigante que Keith hable de aminoácidos esenciales, pero no de ácidos grasos esenciales. Lo importante en todo esto es la relación entre ácidos grasos de la ingesta, pues unos u otros tienen un impacto claro en el perfil pro o antiinflamatorio del organismo y el balance final del efecto neto de la actuación de prostaglandinas, tromboxanos y leucotrienos vendrá dado por este balance de ingesta. Alimentos ricos en omega6 se asocian con un aumento en la incidencia de las enfermedades inflamatorias como las cardiovasculares, el cáncer, la diabetes, la obesidad, enfermedades autoinmunes, así como asma y depresión. Nuestros ancestros consumían aproximadamente unas proporciones de omega3:omega6 de 1:1 o 1:2 respectivamente. La dieta estándar actual, en promedio, tiende a una proporción 1:15 o incluso 1:30, bastante común en Estados Unidos y Argentina, países ampliamente conocidos por su elevado consumo de productos de origen animal y de carne en concreto. En cambio, las recomendaciones oficiales apuntan a que la relación correcta entre debería ser de 1:5 o inferior. Esto podría ser preocupante para las personas que consumen grandes cantidades de productos animales como carne, embutidos y lácteos de producción intensiva, así como de altos niveles de aceite de girasol y procesados de soja. Keith se recuperó milagrosamente de afecciones inflamatorias retirando el consumo de ácidos grasos poliinsaturados antiinflamatorios (frutos secos, semillas, aceites, frutas y verduras) y sustituyéndolo por el de ácidos grasos saturados proinflamatorios (sebo de animales muertos). Sin comentarios de nuevo.

“Al final de mi etapa como vegana, mi columna vertebral estaba destrozada -ya tenía espondiolosis con dieciocho años, un instante de la vida en que debería haber estado con el máximo de energía-, así me que me pasaba la vida tirada en el sofá. Ahora puedo caminar durante al menos media hora.”

Esta historia, si bien es fantástica en todos los sentidos de la palabra, resulta un tanto sospechosa: una dieta vegetariana estricta no produce espondilosis (no espondiolosis), sino que lo produce el envejecimiento, las posiciones sostenida durante largos periodos de tiempo y los malos hábitos posturales, los ejercicios de alto impacto en la columna que dudo que haya realizado nunca y ciertas anomalías genéticas que afectan al metabolismo y estructura ósea de la columna. Y como no es necesario un máster para saber que un hábito de vida sedentario obviamente trae problemas graves de movilidad y fuerza física, su estado de salud y funcionalidad se veían recíprocamente afectados por cuestiones que difieren ámpliamente de la alimentación. Invitamos a la señora Keith a que utilice el tren inferior de su cuerpo para algo más que para calentar el sofá si tan mejor se encuentra después de comer bacon y tortilla con un vaso de leche. No obstante, efectuar una búsqueda mínima bibliográfica tanto de consulta como de revisión no requiere de una dinámica locomotora atlética y es algo que podría haber hecho sin moverse del sofá evitando así tal ingente ridículo. Si ha podido escribir un libro, también pudo haberse informado sobre lo que implica y requiere de hacerlo con criterio. También le invitamos a activar su detección de mentiras no sólo para los veganos que van a comprar marisco al supermercado de su barrio, sino con ella misma, y efectuar una mínima autocrítica sobre el grado y dedicación de formación y preparación en su discurso, así como la responsabilidad que ha tenido como agente en su disfuncional estructura y dinámica como ser humano.

3) MEDIO AMBIENTE

La señora Keith afirma que “la agricultura es la práctica humana más destructiva”. Sin embargo, cualquier persona mínimamente formada en el tema sabe que la agricultura es una de las formas más demandantes de recursos tanto hídricos como de área de cultivo. Y la demanda reciente y actual lleva a una deforestación masiva de terreno boscoso, como es el caso de la selva del Amazonas. En cualquier caso y como bien dice esta señora, ha sido un grave problema desde hace miles de años: miles de años en los que el motivo no ha sido una demanda de biomasa vegetal para consumo humano vegano, sino de biomasa vegetal para cebado de animales para consumo humano no vegano, incluyendo terreno de pastoreo para ganadería extensiva. De modo que empezamos pronto y mal: el impacto de la agricultura hasta el día de hoy no se debe ni histórica ni económicamente a la población vegana, sino a la población no vegana. Para más inri, desconozco el grado de intuición de la señora en cuestión, cuando considero evidente que animales de más de 400kg consumen mayor biomasa vegetal que animales de 60-80kg. Efectivamente, usar 16kg de cereal y 10.000L de agua para producir 1kg de carne de vacuno resulta bochornosamente ineficiente. Considere esas cantidades para abastecer a la población general. No basta con saber que la agricultura daña el ecosistema: hay que aplicar cuál es la principal demanda y cuál el principal consumo de dicha producción. Países como Guatemala y Etiopía tienen altas tasas de malnutrición infantil, pero son de los principales exportadores de cereal de su región: los recursos agrícolas van destinados a cebar animales en occidente para consumo occidental americano y europeo.

En efecto, la agricultura es una actividad que fuerza el suelo y puede llegar a agotar la capacidad de un terreno para dar alimentos. Además, para crear campos de cultivos es necesario arrasar espacios salvajes. Sin embargo, esta práctica es necesaria para la subsistencia humana, puesto que de los alimentos vegetales obtenemos todos los nutrientes que nuestro organismo necesita. Debemos cultivar para sobrevivir. También es cierto que el actual modelo de agricultura industrial está devastando amplias zonas vitales para la supervivencia del ecosistema mundial, como por ejemplo la Amazonia. Pero la señora Keith está obviando, por ignorancia o por mala fe (o ambas cosas), y queremos reiterarlo, que la mayor parte de la agricultura mundial, actualmente, no se destina a consumo humano, sino a la fabricación de piensos para alimentar a los animales explotados en ganaderías. Es la llamada “agricultura animal”, cuya devastación medioambiental es extremadamente agresiva. Por ese motivo, muchas entidades ecologistas señalan que, para poder preservar el medio ambiente, es necesario que la población mundial consuma menos alimentos de origen animal y base su dieta en productos de origen vegetal. Por supuesto, ofrecemos nuestras fuentes de información (algo que la señora Keith no hace en ningún momento). Cabe recordar que los piensos ganaderos se fabrican, fundamentalmente, con soja centroamericana y con cereales africanos, y que debido a esto, la producción de carne está íntimamente ligada a las hambrunas que se dan en países pobres (cuestión que la señora Keith parece desconocer, o bien que obvia deliberadamente, y que desarrollaremos más adelante).

Actualmente, la ganadería (tanto por el gasto en recursos del mantenimiento del ganado como por la ya mencionada agricultura animal) está provocando la saturación de las tierras y el agotamiento de los recursos hídricos del planeta (http://www.worldwatch.org/peak-meat-production-strains-land-and-water-resources-1), y https://academic.oup.com/bioscience/article/54/10/909/230205, puesto que el gasto en agua sólo para producir vegetales para consumo humano es menor que el gasto en agua para producir vegetales que alimenten el ganado, además del agua que debe consumir ese ganado. También está afectando seriamente a la biodiversidad: la ganadería es la principal responsable de la extinción de especies silvestres (http://www.sciencemag.org/news/2015/08/meat-eaters-may-speed-worldwide-species-extinction-study-warns).

¿Seguimos? La ganadería también emite más cantidad de gases de efecto invernadero que los transportes (http://www.fao.org/newsroom/en/news/2006/1000448/index.html), puesto que además de todo lo emitido por la agricultura animal, hay que sumarle el metano que produce el ganado.

La práctica ganadera es, además, la principal causa de la destrucción de la Amazonia (http://archivo-es.greenpeace.org/espana/es/reports/impacto-de-la-ganader-a-en-la-2/), no sólo porque requiere enormes hectáreas para pasturaje, sino porque la mayoría de piensos ganaderos se fabrican, entre otras cosas, con soja cultivada en esa zona del planeta. La señora Keith llegó a afirmar que la soja se cultiva para las personas veganas. No entendemos cómo tantas personas pueden tomarse en serio a alguien que afirma tales barbaridades. No hay tanta gente vegana como para tener que cultivar soja arrasando la Amazonia. De verdad la señora Keith no ve que eso no cuadra por ningún lado? Suponiendo que la soja se produjese específicamente para el colectivo vegano….¿abastecer de soja a menos de un 1% de la población mundial requeriría deforestar la Amazonia? Señora Keith: ¿tan ignorante cree que es su público?

Por todo ello, adoptar una dieta pobre en alimentos animales (y, por lo tanto, en mayor medida una totalmente libre de ellos) es beneficioso para el medio ambiente, ya que ahorramos agua, liberamos tierra cultivable, reducimos la emisión de gases de efecto invernadero (metano, CO2, óxido nitroso, amoniaco, etc.), y la generación de residuos (como los purines, que contaminan las reservas de agua potable), etc: https://link.springer.com/article/10.1007/s10584-008-9534-6, https://www.nature.com/articles/ncomms11382, https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24898222.

En conclusión, seguir una alimentación vegetariana estricta es perfectamente sostenible y, además, es más beneficiosa para el medio ambiente que las actuales dietas ricas en productos animales, puesto que requiere de menos agua, menos tierra cultivada, emite menos gases de efecto invernadero y genera menos residuos (está exenta de purines). Según un reciente estudio (https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5522483/) , abandonando la carne, los lácteos y loa huevos, disminuimos nuestras emisiones de CO2 diarios de 4 kg a 2,25 kg, el agua consumida diariamente de 3,1 kl a 2,1 kl, y reducimos la tierra cultivable explotada diariamente de 25 m2 a 15 m2. Repetimos: esto diariamente. Imaginémonos anualmente.

Incluso la ganadería extensiva, al estar dedicada a abastecer el mercado, es una de las causas principales de degradación ambiental, puesto que necesita una enorme extensión de tierra para mantener una productividad adecuada (https://es.mongabay.com/2017/01/la-ganaderia-extensiva-esta-acabando-los-bosques-colombia/). De todos modos, aunque existiese algún modelo de ganadería hipotéticamente sostenible medioambientalmente, seguiría siendo éticamente inaceptable, porque la ganadería nunca es ética, lo hemos explicado antes. Una alimentación vegetariana estricta es ética y sostenible, y ésa debe ser la opción alimenticia que una persona debe elegir si quiere ser congruente con la Ética.

4) JUSTICIA SOCIAL Y HAMBRE

En el punto anterior ya demostramos que el impacto ecológico de una alimentación vegetariana estricta es muchísimo menor que el impacto ecológico de una alimentación no vegetariana. Asimismo, la alimentación vegetariana es muchísimo más eficiente. Ya en 1965, se publicó el libro ”Proteins: Their Chemistry and Politics”, en el que el Dr. Aaron M. Altschul señaló que, en unidades calóricas por hectárea, una alimentación a base de cereales, verduras y legumbres puede alimentar a un número de humanos veinte veces mayor que una alimentación a base de carne. Por lo tanto, adoptar una alimentación vegetariana estricta es necesaria para reducir los daños y el agotamiento del medio ambiente, del cual dependen para subsistir los humanos más pobres, y ciertamente todos nosotros.

La señora Keith dice en su entrevista que “Los veganos te ofrecen un modelo perfecto: basta cambiar un factor tan elemental como la dieta y solucionaremos los problemas de aquellos que mueren de inanición”… Si alguien está muriendo de inanición ¿la señora Keith no ve que ese es el problema de esa persona? ¿a qué otros problemas se refiere?… Existen humanos que mueren de inanición porque no tienen dinero para comprar suficiente comida, ni propiedades para intercambiarlas por ésta. Por lo tanto el origen del hambre es económico y, consecuentemente, es un problema político; tanto de la política de esos países empobrecidos, como de las políticas de la comunidad internacional. La Política son normas sociales que deben estar basadas en la Ética, sí, esa Ética que rechaza la señora Keith y la mayoría de la sociedad. Por esta razón no se hacen políticas efectivas contra el hambre, sino efectivas para el beneficio económico de unos pocos, por eso se permite que “mueran” (realmente son asesinados) humanos por inanición, cuyas vidas a muchos les importan tanto como les importan las vidas de los animales no humanos que son víctimas del consumo: nada.

Las sociedades humanas actuales dan prioridad a la alimentación de los animales explotados en las granjas, sobre la alimentación de los humanos pobres que mueren de hambre. Esto ocurre por una pura cuestión de beneficio económico, pues ese es el que rige las sociedades liberales y a su sistema económico capitalista.

Pero es muy importante darse cuenta de que el problema del hambre no es sólo económico, sino también de disponibilidad de recursos. De nada sirve tener dinero si no hay suficiente para todos… Vivimos en un mundo con unos recursos finitos y que dependen del clima. Cuando la oferta de una materia prima escasea, los precios de ésta se disparan y sólo los más pudientes pueden comprarla. Esto mismo es lo que ocurre con los precios de los cereales y de la soja.

En el punto anterior ya demostramos que la razón del elevado consumo de cereales y de soja es de la producción de piensos para alimentar a los miles de millones de animales que son explotados para producir carne, leche y huevos. El problema de la elevada demanda de cereales y de soja se complica con la especulación de los precios de estas materias primas y se convierte en catástrofe humanitaria cuando llega una sequía, pues se reduce la oferta y entonces los precios de los alimentos suben aún mucho más. La consecuencia de esto es que los humanos más pobres no tienen suficiente dinero para comprar la cantidad de cereal que necesitan para sobrevivir y por lo tanto “mueren” de hambre. Entonces en la televisión nos “informan” de las “hambrunas” que hay en África, como si el consumo de carne en los países ricos no tuviera nada que ver con eso. Como es lógico, este problema se reduciría enormemente si se adoptara masivamente una alimentación vegetariana estricta, pues habría mucha menos demanda de cereales, por lo que los precios bajarían mucho y ya no sería tan fácil especular con ellos. Nada de esto cuenta la señora Keith en su entrevista.

En el año 2002, el economista Jeremy Rifkin en un artículo titulado “Ante una auténtica crisis alimentaria global” (https://elpais.com/diario/2002/06/10/opinion/1023660008_850215.html) nos advertía de que los hábitos alimenticios de Occidente (basados en alimentos de origen animal) eran una de las causas de las terribles hambrunas africanas. La tierra de África es trabajada por africanos, pero es propiedad de empresas multinacionales occidentales, que son las que venden todas esas toneladas de grano etíope, mozambiqueño, etc. a otras empresas para que fabriquen el pienso destinado a engordar los animales que se explotan y matan en los países ricos para producir carne (destinada a esos países ricos; no a los pobres). Nos decía el propio Rifkin: “Es terrible que un 80% de los niños hambrientos en el mundo vivan en países con excedentes alimentarios, la mayoría en forma de piensos para animales que, a su vez, sólo serán consumidos por los más ricos”. Por esta misma razón, Phillip Wollen afirmó en uno de sus mejores discursos (https://youtu.be/nhnWB4heVHs) que “comer carne es dar una bofetada en la cara de un niño africano hambriento”.

Al final de la entrevista, la señora Keith reconoce que “El problema real es que, quizás, somos demasiados seres humanos” y que eso llevará a la civilización humana al colapso. Estamos de acuerdo en que la población humana debería ser muchísimo menor que los 7623 millones de humanos (y creciendo) que existen en la fecha en la que se publica el presente artículo, pero ese es otro problema que podemos abordar en otra ocasión. Lo cierto es que existen demasiados humanos y por lo tanto, mientras buscamos una solución para eso, estos deben producir el menor impacto posible en el medio ambiente para así perjudicar lo menos posible a los demás. Ya vimos que, en lo referente a la alimentación, el menor impacto medioambiental se consigue mediante una alimentación vegetariana estricta, que es la única propuesta realista y ética.

No hace tantos años, en junio de 2010, el periódico «The Guardian» publicó un artículo titulado ”UN urges global move to meat and dairy-free diet” en que el que se advertía de que «un cambio global hacia una dieta vegana es vital para salvar al mundo del hambre, la escasez de combustible y los peores impactos del cambio climático». El artículo hace referencia a un informe de la ONU titulado ”Assessing the environmental impacts of consumption And production. Priority Products and Materials”, publicado ese mismo año. Dicho informe de la ONU nos advierte de que “Se espera que los impactos de la agricultura aumentarán sustancialmente debido al crecimiento de la población y al creciente consumo de productos de origen animal. A diferencia de los combustibles fósiles, es difícil buscar alternativas: la gente tiene que comer. Una reducción sustancial de los impactos sólo sería posible mediante un cambio sustancial en la alimentación en todo el mundo, lejos de los productos de origen animal”. La conclusión es clara: el consumo de productos de origen animal aumenta el impacto negativo de la agricultura. La solución también es clara: debemos dejar de consumir productos de origen animal para reducir dicho impacto. Tome nota, señora Keith, y deje de ser una irresponsable.

Quien esté interesado en la relación carne-hambre puede encontrar más datos en el artículo “El veganismo no ayuda a reducir la pobreza”, ( https://www.respuestasveganas.org/2006/11/argumento-veganismo-no-ayuda-erradicar_6474.html ) que es actualizado periódicamente.

5) ANEXO BIBLIOGRÁFICO: https://www.facebook.com/serassuvoz/posts/1790053177699259

Artículo también disponible en https://www.respuestasveganas.org/2018/07/respuesta-lierre-keith-entrevista-veganos-trampas-mito-vegetariano.html?m=1

2935

Angry Bird ya está en su nuevo hogar. Allí estará rodeado de los suyos, verá todas las madrugadas y respirará el aire puro de la montaña con la seguridad y confianza de su palomar, una maravilla con una bonita puerta de madera siempre abierta, que cada día le dirá que es libre de salir y de volver a entrar a reencontrarse con su comida y su rinconcito. Allí será quien debe ser y nunca pudo ser dentro de la jaula más grande que pudimos encontrar, siempre encerrado y siempre a solas.

Es una paloma enorme. La primera vez que lo ví estaba lejos de mí. Cuando la perra Olaia lo encontró y él extendió las alas para intentar huir, pensé que era un pato de los que se refugian en el pequeño humedal cercano. La enorme herida abierta que tenía en la espalda y sus plumas cortadas, además del dolor, el hambre y el cansancio, no lo dejaban volar. Suerte que Olaia no lleva sus nervios y su curiosidad más allá de oler y mirar.

Las plumas remeras de las alas son, junto con las timoneras de la cola, las plumas de vuelo de las aves. Son largas y resistentes, y las de Angry tienen una caña muy fuerte y, a la vez, muy ligera, llena de aire. Son muy distintas a las plumas pequeñas y ligeras que le cubren el cuerpo. Las de las alas del Angry estaban cortadas casi por la mitad, con una forma recta para que no volara. Por suerte, las acabará cambiando por unas nuevas y, entonces, podrá volar de nuevo.

No sabemos quien la atacó, si una rapaz, una gaviota, un gato… Tampoco sabemos cómo es que una paloma que no puede volar, porque alguien no quería que volara, acabó allí y así. No sabemos cómo es que consiguió sobrevivir. La tuvimos que alimentar con bolitas de pienso molido y mojado, y darle el agua con una jeringuilla. Sólo tardó tres días en comer y beber a solas, y en unas pocas semanas no quedaba nada de aquella herida tan fea. Y empezó a bailar cada vez que entrábamos a su habitación, con el buche completamente hinchado y las plumas del cuello levantadas como si fuera un jefe guerrero.

Al parecer, pertenece a una de las muchísimas razas de lo que llaman palomas de raza, “ornamentales” o, incluso, “de fantasía”[1]. Por supuesto, no existen en la naturaleza, son cruces creados por los seres humanos a partir de unas pocas razas primigenias, también creadas por los humanos para explotarlas con determinados usos, principalmente como mensajeras, para engordarlas y comérselas o para la caza. En este caso, eran utilizadas para alimentar y entrenar rapaces, como cebo o, directamente, como arma de caza. Siempre se han adiestrado palomas de cualquier sexo para aprovechar sus cortejos, ya que podían atraer palomas salvajes al palomar que, así, se capturaban con facilidad.

Ahora, como ocurre con las razas de perros y sus pedigrís, son mayoritariamente caprichos, hobbies y negocios. Existen campeonatos y exhibiciones, donde los criadores y aficionados (como siempre, es difícil encontrar mujeres haciendo todo esto) muestran sus candidatos y hablan de sus técnicas de cría en busca de la “paloma perfecta”, dentro de los estándares de raza. Así, multiplican los cruces de individuos con “tipos fiables” y, llegado el caso, recurren a la consanguinidad para mantener y reforzar determinadas características y “tipos”, aprovechando lo que consideran como individuos fuertes.

Sólo en Europa, están reconocidas más de 400 razas distintas, múltiples variantes a partir de una gran diversidad de características y formas, que nuestra veterinaria llamó “mutaciones”. Varían las alturas, los tamaños y los pesos de los animales. Varía la forma, el tamaño, la anchura o la longitud de la cabeza, del pico, de las carúnculas nasales, los buches, los cuellos o de las patas. Varían enormemente los plumajes y, aún más, sus coloraciones. Pueden haber animales con viseras y dobles viseras de plumas sobre los ojos; también pueden haber “melenas” de plumas alrededor del cuello, haciendo efectos como de bufanda o de abrigo de pieles; hay de palomas que pueden tener las patas completamente emplumadas, hasta tapar los dedos y las garras.

Todas estas razas, han sido subdivididas en 10 grupos. Entre las que incluyen más diversidad, están las que se caracterizan por su gran buche, siempre hinchado y redondeado. Entre las de “tipo gallina” está la raza más criada en el mundo: la Modena. Suelen ser muy grandes, desarrolladas a partir de razas criadas para la producción cárnica. Su “parada” (postura natural) con su cuerpo corto y su cuello largo, hace que parecen gallinas pequeñas.

Las palomas de color, que también agrupan más de 80 razas, combinan una gran diversidad de éstos y, con la combinación de los de las diferentes plumas, pueden hacer dibujos uniformes o geométricos (sobre todo, en las alas). En los de estructura lo que se busca es su parada, pero también se desarrollan elementos característicos como colas de pavo real o enormes viseras y cofias. Pasa lo mismo con las palomas de forma, donde la parada se combina con características formas de la cabeza, del pico o de las patas.

De los grupos con menos diversidad de razas, destacan el de las palomas carunculadas que, obviamente, busca el desarrollo deforme de las carúnculas nasales, a menudo en crecimiento permanente durante toda la vida del animal. Otra horrible deformidad es el de las palomas encorbatadas, con picos que se prolongan desde los frente hacia abajo, sin ningún ángulo, y que a menudo son prácticamente inexistentes.

Finalmente están las razas caracterizadas por cuestiones no relacionadas con su aspecto, a pesar de que ya no se crían para otra cosa que para la exhibición. Las palomas tambores reciben su nombre de un arrullo muy característico: el canto de estas palomas recuerda el sonido de un tambor. Por su parte, las palomas de vuelo alto pueden llegar a ser un diminuto punto en el cielo, si es que alguna vez las dejan volar. Destacan las palomas volteadoras que, mientras vuelan, se dejan caer a peso muerto y dando vueltas, como si un cazador las hubiera abatido, antes de recuperar el vuelo normal (que también puede incorporar más vueltas). Incluso hay una raza, de origen estadounidense, que pierde la capacidad de volar a los 6 meses y que hace todo esto por tierra, mientras corre y camina.

Como siempre, lo más terrible es lo que esconden las apariencias, los espectáculos o las buenas palabras de los criadores. Las deformidades generadas por algunas de estas razas impiden a los individuos alimentar a sus crías y obliga a utilizar palomas nodriza. Esto ocurre especialmente entre las razas de pico casi inexistente y entre las de buche grande, que también se pueden distendir y deformar aún más, haciendo que los animales se lo pisen. Las que tienen largas plumas en las patas pueden romper sus huevos o tirarlos los nidos, y por eso se las cortan antes de la puesta. Las viseras de plumas pueden llegar a tapar completamente los ojos de los individuos.

Los criadores, para mostrar sus gran conocimientos y técnica, las manipulan y las enseñan sin ningún problema para inmovilizarlas las entre sus manos, que mueven de forma nerviosa arriba y abajo. Inmovilizan sus patas cogiéndolas entre los dedos, los ponen la mano sobre la cabeza, mueven los dedos delante de sus ojos o las giran bruscamente y, boca abajo, para estirar de su pico y mostrar los buches o los colores de los plumajes. También los podemos ver utilizar punteros de madera y otros objetos para señalar características de animales enjaulados, siempre tensos y tristemente habituados a todas estas manipulaciones.

Las preparan para concursos y exhibiciones con toda clase de instrumentos, con las que manipulan picos, uñas y plumajes. Con tijeras cortan plumas y generan efectos estéticos artificiales como, por ejemplo, el de eliminar las de determinados colores que están intercaladas entre las del dominante en el buche o en el resto del cuerpo. También utilizan limas y cortaúñas con las que manipulan las formas de los picos, llegando a buscar simetrías perfectas. Durante estas manipulaciones, también utilizan instrumentos inmovilizadores fabricados específicamente o cosas como un calcetín con la punta cortada, que ponen a los animales como si fuera un jersey para inmovilizar sus alas.

La mayoría de palomas de raza se pasan la vida encerradas en su palomar y, en el caso de los de razas que tienen el vuelo, la suelta y el cortejo como razón de ser, no dejan de sufrir una libertad limitada y permanentemente vigilada, sometida a trabajos forzados. Como ocurre siempre con todas estas prácticas, la cría es generadora de negocio, de transacciones y compra-ventas que a menudo son caprichosas, compulsivas. Y, alrededor de todo esto, están los negocios de los utensilios como palomares, jaulas y otros instrumentos, además de la farmacéutica, la veterinaria o la alimentación específica, que también generan investigación con animales infectados con enfermedades para probar la eficacia de complementos alimenticios o de medicamentos.

Y como también ocurre siempre con todos los animales utilizados y explotados, aún más en el caso de los que deben presentar unas características muy concretas, son víctimas permanentes de la selección y el descarte. Los criadores, dentro de inmaculados palomares que han preparado para las visitas, pueden llegar a hablar con frialdad de la eliminación “cualitativa y severa” de individuos para mantener los estándares de las razas. En casos como el de las palomas de escudo, esas que deben presentar dibujos muy uniformes por la combinación de los colores de las plumas en las alas, este descarte puede llegar hasta el 80 y 90% de los animales.

Esta pudo ser la vida del Angry Bird. Puede que fuera uno de estos descartes, en algún lugar donde los abandonan a su suerte en lugar de matarlos. Y puede ser que escapara accidentalmente, librándose de todo el proceso que lo tenía que convertir en un aspecto, una parada, un tamaño y un gran buche que enseñar cada vez que estabas con él. Ahora está donde todo esto no tiene ninguna importancia, porque él no es ni una imagen, ni una foto, ni un hito más en el palmarés de ningún criador.

Angry no es una fantasía ni un ornamento, y es mucho más que una paloma de raza. Él es un individuo único, diferente a todos los demás, sean de la raza o de la especie que sean, nunca mejor que nadie y siempre tan bueno como cualquiera. Tiene muchas ganas de vivir, y es lo que hará hasta su último día. Volará, sin condiciones ni vigilancias, sin aprovechamientos ni usos, y siempre tendrá esa hermosa puerta de madera abierta para volver a casa.

——-

[1] La mayor parte de la información se ha obtenido del documental Palomas ornamentales y de raza (2004). Es una película promocional de los piensos para palomas de Versele-Laga, empresa con sede en Deize (Flandes Oriental, Bélgica). Está disponible en Youtube, dividida en 9 partes:

—————————————

 

La parte de mi biografía de la que estoy más orgulloso es que soy vegano, que hace de la justicia un ejercicio cotidiano. También me gusta mucho haber aprendido Historia en la Universidad de Valencia. Soy militante antiespecista, feminista, LGTBI , ecologista, socialista e independentista. En definitiva, no quiero privilegios y, aún menos, los que se supone que me han de privilegiar mí.
Soy militante de Iniciativa Animalista

2572
Laura Fernández:
Laura Fernández

Charla de Laura Fernández sobre el impacto de las imágenes como catalizador de un cambio en nuestra consideración hacia los otros animales. Laura participó en las jornadas “Nuevos retos y estrategia en defensa de los animales” organizadas por El Hogar Animal Sanctuary durante el pasado 17 de diciembre de 2017. TVAnimalista estuvo presente y grabó algunas ponencias.

24296547_1679694598761757_2593936392350542072_n

Cerca de Hawai, cada año cientos de ballenas Humpjack, se reencuentran. Son cetáceos polígamos y la congregación de machos espera ansiosa la señal de una hembra que con aletazos sobre la superficie del mar, indique su disposición al apareo. Como una exhalación, masas de carne y grasa bucean a 32 km/h para enfrentarse y epatar a la hembra, que escogerá al de su agrado. La carrera es violenta y en alguna ocasión mortal. Se empujan, se colean, se avasallan con virulencia, persiguiendo durante horas a la hembra, la cual mide también así en ellos su resistencia. Finalmente la hembra se aleja con un elegido, dejando un grupo de machos desbravados. Entonces ellos comienzan a acariciarse entre sí con dulzura, con una ternura amorosa que contrasta con la violencia con que se maltrataban anteriormente. Parecen pedirse perdón mutuamente por todo ese maltrato.

El veganismo es un modo de pedir perdón, la reacción lógica de la individua sana ante el espanto de la muerte prematura. No hay más extremismo que aceptar que degollar, esclavizar, orfanar, violar, torturar y asesinar a alguienes, sea justificado de algún modo. El veganismo no es mirar al animal matado, sino ser él, y morirse un poco en cada inocente, ver la propia muerte en un espejo sangrientamente injusto. Lo anormal, lo enfermo, es ver a las demás como comida, sexo o diversión. El veganismo es una postura de mínimos. El veganismo -es decir la consideración ética de las demás especies animales como beneficiarias de derechos fundamentales de vida, libertad e integridad física y psíquica-, conlleva lógicamente su dieta (como aspectos diferentes pero sinérgicos de una misma actitud), que hay que normalizar y trasladar a todos los aspectos de la sociedad, con argumentos progresistas, ecologistas, de salud…, siempre bajo el paraguas de la ética como motor. El veganismo propone una sociedad basada en la cultura del respeto y la igualdad, un paréntesis en la inercia brutal histórica, basada en pirámides, socialización de pérdidas o utilitarismo, dentro del cual el valor de la vida se alza, partiendo de una vertiente sensocentrista, pero con principios de precaución para otras formas de sensibilidad que desconocemos (animales no humanos sin sistema nervioso central).

La definición más exhaustiva de veganismo sería “abrir las manos”, dejar decidir acerca de sus vidas a las esclavas que apresamos, y sucede igual con el feminismo. Desde la corrupción que supone su “domesticación” (una megalomanía que sostiene la idea de que nuestra especie ha logrado someter los millones de años de genética de las evoluciones y culturas animales), hasta el desquiciado dogma de que el resto de faunas dependen de nosotras. La idea de la veganocracia, de un mundo vegano en el sentido mas amplio, pretende desbagatelizar el concepto del veganismo como simple dieta, aunque sea importante hablar de dieta porque es responsable de la casi totalidad de los asesinatos de no humanas, el veganismo es respeto inter y extraespecifico, la dieta es la consecuencia de ese respeto.

Una cita o una poesía no cambian el mundo, la literatura no amuralla el paso de lo burdo y el insolente avance de la estupidez; pero una cita o una poesía, como una chispa, una transgresión, pueden abrir una puerta y comenzar una corriente de aire el cual -en el marco de un pensamiento crítico-, detone una revolución. No hay que temer a las palabras, son meros fonemas invertebrados, las palabras no son nada, sino los gestos que de ellas emanan. En estos tiempos que corren, donde alcanzamos la cumbre de la crueldad contra las demás personas animales, el gesto del “no quiero”, -desanudando con ello las manos entorno al animal apresado-, ya es revolucionario y humanista. Hace falta compromiso, grito, protesta… pero ante todo abrir las manos, asomarse al acantilado de la lucidez, para contemplar la espectacular vista de un paisaje ancho, curioso y hermoso. Nada más excitante y temible que alguien pensando críticamente. No basta con provocar, ni con saber, sino gestionar la información con astucia y honradez, con objetividad y bondad, sin defender los propios privilegios, como acostumbramos. Eso es lo mejor de un ser humano.

La bondad, el altruísmo y la justicia son las formas más elevadas de inteligencia. Quien entiende la esclavitud y la muerte prematura como malas, entiende el veganismo. Si el veganismo es demasiado radical, entonces ¿qué es degollar a una vaca y verla desangrarse asfixiándose colgando de una pata?. No requiere más dinero, no requiere activa y drásticamente cambiar la propia vida, ni pasar horas siquiera haciendo proselitismo, simplemente renunciar a los asesinatos y las agonías para un capricho. El carnismo es un capricho de personas crueles y perezosas, adictas a no renunciar, a quererlo todo y a cualquier costa.

Aún no he salvado tantas personas como me he comido, pero dejar de comerlas sólo detiene la matanza simbólicamente. Quedan las deudas por saldar. Para eso está el activismo. Neutralidad, jamás, la neutralidad es otro de los nombres del fascismo. El precio del pensamiento crítico es la soledad, pero al mismo tiempo las mejores selectas compañías. La madurez de la activista consiste en lograr utilizar el dolor como herramienta y no como arma. Vivímos en el medioevo en nuestro trato a los animales así que la alternativa a explotar animales es dejar de hacerlo, como la alternativa a violar niñas es dejar de hacerlo. Todos los símiles cárnicos actuales -como las muñecas sexuales con formas de niña- sólo dirigen la sociedad a recanalizar las disfunciones y las adicciones con el objetivo de no renunciar a satisfacerlas, aunque ayuden. Es el triunfo incontestable del patriarcapitalismo, lograr una prostitución alegre, unos caprichos tóxicos diagnosticados como saludables y modernos y la absurda idea de que el poder de voluntad del ser humano no puede simplemente dejar de causar víctimas. El veganismo y el patriarcapitalismo son incompatibles entre sí porque el patriarcapitalismo es el sistema responsable del asesinato de millones de personas humanas y de miles de millones de personas no humanas. Pensar que el patriarcapitalismo “vegano” va a salvarnos es tan absurdo como rezar a dios para que te toque la lotería. El avance imparable de la dieta vegana puede parecer que debiera tener una repercusión cada vez mas importante en la sociedad, sin embargo el número de victimas crece exponencialmente en sentido contrario, es decir, que si se duplica el numero de personas que llevan una dieta vegana, se triplica el numero de no humanas asesinadas. La culpa de esa antítesis matemática la tiene el capitalismo, claro, por eso no podemos basar la dieta vegana en una mera cuestión consumista. La aceptación masiva del veganismo ha derivado en un veganismo de moda estructurado en QUÉ se come y CÓMO hacerlo, no centrado en destacar a QUIÉN no se come y en POR QUÉ no hacerlo. Los llamados “sacrificio eutanásico” y “por aturdimiento” son eufemismos dictados por el deseo de exculparse de las asesinas, para no reconocer a toda instancia las consecuencias de su labor. Modificando los términos, se crea un imaginario escenario benévolo que les otorga distancia con sus crímenes y responsabilidad ante ellos. Dicha exculpación abarca no sólo a quien planea y ejecuta los crimenes, sino tambien a quien se beneficia de ellos, la consumidora.

En la luna precisa, en la corriente adecuada de la noche perfecta, millones de corales liberan trillones de huevos y toneladas de esperma en el gran arrecife de coral australiano. Es la locura de la vida como una tormenta. Durante las guerras y los episodios de matanzas masivas la gente sigue pariéndole hijas al horror, condenándolas a una muerte casi segura ¿por qué?. En los campos nazis, en las guerras, en las dictaduras sangrientas… hay muchos ejemplos. Parir es la respuesta intestinal más animal existente, el desgarrador deseo de la vida, cruda, desesperada, ubícua, que desafía a la muerte del único modo que sabe. Los animales respondemos con vida cuando todo lo que nos rodea es muerte ¿qué otra respuesta más bella y lógica podemos esperar de la dinámica evolutiva?. La intuición es el material de construcción de los absurdos, pero también de las genialidades y un mundo nuevo no puede construirse con las viejas estructuras, sino sobre sus cenizas.

——————————-

 

Xavier Bayle, artista plástico autodidacta en las disciplinas de poesía y prosa, dibujo y pintura, fotografía, escultura, instalación, video y performance. Artivista por la liberación animal y alérgica a cualquier tipo de discriminación social. Aburrida del sistema pedagógico decido ir por mi cuenta como lectora convulsa. Ahora vivo en Polonia, practico permacultura por respeto a la tierra y a la Tierra, ofreco productos veganos orgánicos y pinto bolsas en esa linea de acción. Hago cualquier cosa que pueda ayudar a los animales. Entiendo la lucha animalista como autodefensa, una extensión lógica de los derechos humanos, donde todas las individuas precisamos derechos fundamentales a vida, libertad e integridad, incluyendo en ellas prioritariamente el medio ambiente donde ejercerlas. ¿El sentido de mi vida?: contemplar la migración de las aves, contar todas las hojas de hierba y las olas del mar, vigilar que llueva hacia abajo y recoger nueces y setas.

LA PLUMA

2768
En la charla de las II Jornades veganes de Benissa, tuve que pasar demasiado rápidamente por encima de esa patética masculinidad que se esconde...

NUTRICION

5911
Cuarto programa de recetas veganas la TVAnimalista ya cargo de la cocinera Zaraida Fernández. A través de sus consejos aprenderemos de forma fácil a...