El pasado jueves 30 de Abril, el Salón de Decanos del Colegio de Abogados de Barcelona acogió un debate con representantes de diferentes partidos políticos que optan a la alcaldía de Barcelona en los comicios del próximo 24 de mayo. El acto fue organizado por la Comisión para la Protección de los Derechos de los Animales (CPDA), la cual este año celebra los 12 años de su creación.

El debate fue presentado por la magistrada Carmen Valenzuela, diputada de la Junta de Gobierno del Colegio de Abogados de Barcelona y responsable de la CPDA, y moderado por la reconocida abogada Magda Oranich, presidenta de la CPDA.

La representante de la CUP, Eulàlia Reguant, apuntó que hay que concebir las ciudades como ecosistemas urbanizados, defendió una gestión pública y transparente de CAAD y un proceso gradual para el cierre del Zoo de Barcelona.

Janet Sanz, representante de Barcelona en Comú, destacó que Barcelona es una ciudad líder en las políticas de defensa de los Derechos Animales, que hay que continuar en esta dirección y que las cuestiones relativas al zoo son las que hay que trabajar más. Para Sanz, es necesario que en Barcelona todo ser vivo pueda tener sus derechos garantizados.

Por otra parte, según Óscar Ramírez, representante del PP, hay que reforzar la labor educativa del Zoo de Barcelona y mejorar sus instalaciones para garantizar el bienestar de los animales.

Para Jordi Coronas, representante de ERC, habría que dotar de más personal, la oficina de Protección de los Derechos de los Animales del Ayuntamiento, reconvertir el zoo en otra actividad y potenciar las adopciones del CAAD.

Como punto destacado, David Escudé, representante del PSC, planteó la posibilidad de prohibir la venta de animales de compañía en la ciudad y apuntó otros aspectos similares al resto de representantes.

Jordi Martí, en representación de CiU, anunció dos primicias, el acuerdo para la construcción de las nuevas instalaciones del CAAD el término municipal de Montcada i Reixac y la entrada en funcionamiento en dos puntos de la ciudad de dispensadores de pienso esterilizador para desarrollar un programa de control ético de la población de palomas, cosa que supone un cambio de paradigma muy positivo respecto a las palomas, ya que hasta ahora se llevaban a cabo regularmente matanzas utilizando gas CO2.

Finalmente, Pau Guix, en representación de Ciudadanos, propuso trasladar el zoo fuera de la ciudad para abrir el Parque de la Ciutadella a los barrios y abandonar este modelo zoo decimonónico, se mostró de acuerdo con el cambio de paradigma respecto a las palomas anunciado por Martí y destacó la necesidad de buscar una solución ética al problema de los jabalíes de la Sierra de Collserola.

El acto contó con la asistencia de medio centenar de personas a las que se dio la oportunidad de poder hacer llegar sus opiniones y preguntas a las y los representantes. Las principales inquietudes hicieron referencia al futuro que se prevé para los caballos de la Guardia Urbana, los caballos de carros para paseo en La Rambla, a la utilización de perros para los agentes de las empresas de seguridad en el transporte público y a la posibilidad de que los perros puedan acceder también a la flota de autobuses de TMB.

Para cerrar el acto, Magda Oranich celebró la nueva actitud que muchas formaciones políticas han adoptado mostrando preocupación hacia el respeto por los animales y destacó el referente que la ciudad de Barcelona es en materia de respeto a los animales.