El pasado domingo, 500 palomas fueron abatidas como objeto de ocio de un grupo de personas en Aranjuez, Madrid.

Esta modalidad de ocio cruel, conocida como “tiro de pichón”, se realiza en clubes de tiro como en el de Aranjuez. Se trata de lanzar las palomas al aire y dispararles mientras las aves intentan escapar volando para salvar su vida.

Sabiendo la crueldad de tal evento, la asociación “Mis amigas las palomas” y diversas personas particulares acudieron a rescatar aquellas supervivientes que cayeran fuera del vallado. “No nos dejaban entrar dentro del recinto. Si caían vivas al suelo, las remataban” afirma Antonio Mañas. 18 víctimas fueron liberadas, pero seis de ellas han fallecido y otras tantas están en estado crítico. “Una tenía el buche y los sacos aéreos rotos. Le faltaba una ala entera y se le veía el hueso. La tuvieron que dormir para que no sufriera” denuncia Antonio.

El grupo de activistas ha vuelto al club de tiro hasta tres veces para rescatar el mayor número posible de víctimas antes de que sean desechadas o depredadas. Una vez tras la abatida, otra por la noche con linternas y nuevamente el lunes por la mañana buscaron aquellas víctimas que aún permanecieran con vida: “Creemos que hay particulares llevándoselas. Cuando hemos llegado esta mañana no quedaba ninguna en todo el territorio, sólo hemos podido ver 5 muertas. Dos de ellas depredadas durante la noche”. No excluyen la idea de volver para rescatar más supervivientes.

Además de los rescates, las y los activistas realizaran denuncias individuales. Pese a tener la licencia “al día”, afirman que denunciarán la presencia de menores de 14 años, el abandono de animales heridos y la no trazabilidad del grupo de palomas.

El precio del asesinato fue de 5 euros por individua, a 12 palomas por tirador. El tiro del pichón es un tipo de entretenimiento que se realiza en algunas comunidades del Estado Español y que, desde diferentes organizaciones, se pide su prohibición. En el caso del club de tiro de Aranjuez, sólo con palomas, se realizan 3 tiradas al año. Varias más con codornices. Frente a ello, una recogida de firmas coge fuerza en la plataforma de Change.org: “Prohibición sin excepción del tiro de pichón y prácticas similares”. Mas de 2.300 personas ya han firmado para prohibir estos asesinatos como ocio.

Imagen: Mis amigas las palomas