Hacía ya unos años que se oían rumores de métodos violentos en los adiestramientos de los delfines del centro Marineland de Mallorca, pero no ha sido hasta este pasado mes de noviembre que las imágenes se han hecho públicas por varios testigos que presenciaron los duros adiestramientos que los delfines sufren durante la temporada de invierno.

 

 

Agresiones orales como insultos, y físicas como golpes y patadas fueron grabadas, y después denunciadas por entidades de protección animal.
SOS Delfines, que ahora mismo está llevando a cabo la denuncia a las correspondientes administraciones encargadas de hacer cumplir la legislación CITES, quiere dar a conocer los problemas que viven los cetáceos en cautividad