En el municipio de Serós (Lleida) se están realizando batidas por parte de cazadores y Agentes Rurales para exterminar a los perros abandonados mediante un método de señuelo. Éste consiste en mantener al perro líder de la manada encarcelado para que atraiga a los demás miembros, momento en el que son abatidos por agentes rurales escondidos en la zona. De este modo, se vulnera lo establecido en la Ley de Protección Animal de Cataluña, que en su artículo 16.1 establece: “Corresponde a los ayuntamientos la captura en vivo de perros […] asilvestrados por métodos de inmovilización a distancia”.

Asimismo, en casos de sacrificio, la ley vigente establece que “se debe efectuar […] de manera instantánea, indolora y previo aturdimiento del animal” y “el sacrificio […] de los animales de compañía deben ser efectuados siempre bajo control veterinario”. Ambas obligaciones legales han sido ignoradas por el Ayuntamiento y la Generalitat, quienes han pedido autorización y autorizado respectivamente a matar a tiros a los perros abandonados de la zona.

PACMA denunció la caza indiscriminada de perros en este municipio el 15 de noviembre y solicitó que se denegaran y revocaran las autorizaciones concedidas para la caza de perros. Al ver que dichas prácticas se mantienen, el Partido Animalista ha vuelto a denunciar y solicitar que se revoquen de manera inmediata las autorizaciones para la caza o, al menos, que queden suspendidas hasta que la primera denuncia termine su curso.

Los perros ‘asilvestrados’ son resultado de la nula gestión de los animales abandonados que tradicionalmente ha realizado el municipio de Serós. El Partido Animalista lleva años reclamando la importancia de una adecuada gestión de los animales abandonados, recordando a los consistorios su obligación de hacerse cargo de los mismos, y proponiendo que efectúen campañas de promoción de la adopción y la tenencia responsable.

Resulta totalmente inaceptable que un Ayuntamiento ignore su obligación legal de la gestión de los animales abandonados y pretenda solucionar un problema social a través del exterminio por parte de cazadores.

Nota de premsa de PACMA