En este curso académico nace la primera Asociación Universitaria Contra el Especismo (AUCE). Su objetivo: afianzar sus raíces en la enseñanza superior para informar y sensibilizar sobre el sufrimiento animal. Pionera frente a otras que sólo contemplan la tauromaquia, AUCE se germina en la Complutense de Madrid, busca el diálogo y el debate para despertar conciencias. Si lo que no se nombra no existe, esta asociación visibiliza conceptos como veganismo y especismo que aún no aparecen en la RAE.

“En el ámbito universitario las ideas deben fluir más y se supone que hay una mente más abierta: son jóvenes, la mayoría, y es la edad propicia para cambiar de mentalidad” argumenta Elisabeth Menor Natal. Es bien sabido que el ámbito universitario es lugar de intercambio de ideas y conocimientos, por ello, las personas que conforman AUCE decidieron organizarse como asociación: han sacado dinero de sus bolsillos, organizado ya una manifestación en Ciudad Universitaria y maquinan planes a largo plazo. “Mucha gente no sabe todo el sufrimiento que hay detrás de las industrias. Vamos a exponerlo, tenemos una asociación y tenemos la posibilidad de ampliar este mensaje y llevarlo al público: vamos a hacerlo. Si 1 de cada 10 personas se hace vegana o simplemente crea empatía, salva animales. Y eso es lo que nos mueve: salvar animales” son las palabras de Elisabeth, una de las fundadoras.

La idea surgió a través de Víctor, compañero que reparó en la inexistencia del movimiento animalista en el ámbito universitario. Se dirigen a todas las personas que frecuenten la universidad, aunque afirman que aún no hay profesorado entre sus componentes. De las 5 que comenzaron en septiembre, hoy se han expandido hasta las 25. Todas ellas veganas salvo alguna excepción, están abiertas a todo tipo de audiencia: no sólo quieren atraer a las conscientes, sino a quienes aún no se han quitado la venda. “No queremos obligar a nadie, con ello conseguimos lo contrario” argumenta Rocío García Escribano, otra de las fundadoras.

Sólo hace un mes que han comenzado a andar, pero ya idean las próximas actividades: buscan facilitar al alumnado la objeción de conciencia durante la experimentación con animales, opciones veganas en cafeterías de la Complutense, mesas informativas y coloquios, cine-fórums e incluso dejar propaganda antiespecista dentro de los libros de la biblioteca, también ser lugar dónde acudir en busca de información y apoyo durante el veganismo.

La forma del mensaje es importante, así que AUCE apuesta por la positividad. Las redes sociales son un buen lugar donde publicitarse y compartir informaciones, mostrando lo malo y lo bueno de la realidad. Para quienes no quieran ver vídeos de muertes animales, argumentan, también hay de las vidas que los Santuarios salvan. La asociación apuesta por la visibilidad, mañana se presentan en la Universidad Complutense de Madrid y el viernes se trasladan a la Dragona Vegana para recaudar fondos, pues dicen tener muchos proyectos y pocos recursos para llevarlos a cabo.

TVAnimalista Madrid