Hoy en día apenas existen lugares en los que los animales puedan vivir como animales. Moverse en libertad, ver la luz del sol, jugar o revolcarse en la tierra. El Santuario Gaia es uno de esos lugares y sus fundadores nos cuentan su experiencia.