La investigación realizada por agentes rurales apunta a una grave vulneración de la ley de Protección Animal.

Más de 600 perros desaparecidos misteriosamente de la perrera Servicio y Mascota Domingo López situada en Vilallonga del Camp, en la provincia de Tarragona es sólo el comienzo de una investigación inicada por la Asociación Animalista Libera! y que ha derivado en una informe realizado por los agentes rurales donde se documentan infracciones graves que vulneran la Ley de Protección Animal. Esta investigación está actualmente en manos de los Servicios Territoriales del Departamento de Agricultura, Ganadería y Pesca (DARP) de la Generalitat y la Fiscalía de Tarragona.

La asociación Animalista Libera!Tarragona presentó a Serveis Territorials de Tarragona del Departamento de Agricultura Ganadería y Pesca (DARP) de la Generalitat y a la Fiscalía de Tarragona una denuncia por presunto maltrato y sacrificio de animales del centro Servicio y Mascota Domingo López situada en Vilallonga del Camp. En base a una investigación realizada, apuntan que hay una grave desatención veterinaria, dado que no disponen de ningún tipo de servicio veterinario profesional que permita atender a los animales ante agresiones o enfermedades y apuntan la hipótesis de que esta empresa “incinera perros para ahorrar el mantenimiento” por los que reciben un determinado importe por parte de las administraciones que tienen contratado sus servicios.

En el informe inicial presentado por Libera! se sostiene, entre otras cosas, “que los perros no son atendidos adecuadamente ni de forma regular por veterinarios o personal laboral. Pasan hambre extrema y frío, siendo expuestos a unas condiciones lamentables que objetivamente suponen una situación grave de maltrato“. Uno de los aspectos que recoge el informe es que los animales no tienen ningún lugar donde poder refugiarse del frío. Están a la intemperie. Los perros como cualquier animal necesitan instintivamente un lugar donde poder refugiarse de los cambios climáticos. En el informe se constata que “cachorros de pocos días también son dejados en las instalaciones sin ningún tipo de miramiento, cuidado, acondicionamiento ni protección especial. Estas condiciones pueden provocar la muerte de los cachorros por enfermedades derivadas del frío , calor o falta de atención“. Uno de los testimonios recogidos en este informe inicial asegura que “en el interior de las jaulas no había ninguna caseta, manta ni nada que los protegiera. Sólo algunos comederos y un depósito de agua. El propietario, Sr. Domingo, se burlaba explicándonos que todos los perros se peleaban para dormir encima de los depósitos“.

Otro de los testigos, que constan en el informe de Libera!, apunta que “los perros no tienen ni una sola caseta. Duermen en el suelo que está mojado por las irregularidades del asfalto. Pelean para coger sitio sobre el único cubo que hay en cada jaula“.

Según la investigación de la asociación Animalista Libera! -que posteriormente ha sido comprobada por agentes rurales del DARP- la empresa ha cometido un sinfín de irregularidades, algunas tan graves como la presunta desaparición de 600 perros y maltrato animal reiterado por falta de asistencia veterinaria.

Este último dato, la desaparición de 600 perros entre los años 2011 y 2013, ha sido, según apunta la asociación, la pista clave que ha desencadenado en una búsqueda oficial pendiente de resolución. En ese periodo, Servicio Mascota Domingo López amplió su área de cobertura ganando el concurso público del Consejo Comarcal del Baix Camp para la recogida de animales abandonados. Dos años antes, en 2009, había comenzado con el servicio en el Alt Camp .

Esta empresa tiene también la concesión de recogida de animales en las carreteras de la Diputación y los municipios del Alt Camp, Baix Camp y algunos de la Conca de Barberà por lo que recibe dinero público para cada animal recogido y el mantenimiento de este en sus intalaciones.

La coordinadora de Libera! en Tarragona, Anna Carbonell, ha explicado que “teníamos razón en nuestras sospechas porque la investigación presentada ha terminado con un informe este pasado octubre con unas conclusiones muy ajustadas a las que nosotros llegamos». Carbonell apunta que “no sabemos cómo desaparecieron los 600 perros que no salen en el registro, nos tememos lo peor, ya que el incremento de cenizas caninas que ha generado esta empresa durante dos años no está justificada“. Por la falta de atención veterinaria y el elevado índice de mortalidad en el centro, la asociación apunta que la principal hipótesis es que todos los animales hayan muerto y hayan sido quemados.

 

Residuos especiales

Según indica la asociación, las cenizas de una incineradora de una perrera, como por ejemplo la que tiene Servicio Mascota Domingo López, proceden de residuos especiales y deben ser tratados en empresas especializadas. Libera ha tenido acceso al número de kilos de ceniza declarados desde 2010 por la firma y ha calculado cuántos perros habrían incinerado desde esa fecha. Se está hablando de 4,5 toneladas de cenizas.

El residuo que produce la incineración de un cuerpo está entre el 2 y el 5% de su masa corporal, y tomando la parte más alta y con ejemplares de unos 30 kilos, el resultado final es de unos 2.700 perros incinerados durante estos tres años, pero en los registros hay unos 2.100; hay 600 que no se pueden demostrar que estén vivos.

Desde Libera! piden públicamente que el Departamento de Agricultura y Ganadería actúe y tome las medidas oportunas para hacer cumplir la Ley de Protección Animal dado que -según recuerdan, otras denuncias en la zona han sido archivadas.

Informa: Cristina García TVAnimalista-Tarragona