Supuestamente utilizaban una hormona de crecimiento bovino (BST) prohibida en la UE para aumentar la producción, a pesar del daño que esta hormona causa a las vacas y a quien tome su leche .

Según informa La Voz de Galicia [1], un centenar de personas han sido imputadas por el Juzgado de Instrucción número 2 de Lugo por delitos contra la salud pública y maltrato animal.

Una investigación llevada a cabo por el Seprona de Lugo revela que miles de vacas de Galicia y otras comunidades habrían sido inyectadas con somatotropina bovina (BST) una hormona altamente peligrosa y prohibida en la UE, con la intención de doblar su producción de leche.

Con esta hormona las vacas llegan a producir incluso el doble de leche de lo que sería habitual, al tiempo que su esperanza de vida disminuye drásticamente.

La utilización de BST en las explotaciones ganaderas investigadas era algo habitual y sistemática, dado su bajo precio y los altos beneficios que generaba su uso a los ganaderos.

En palabras de Sharon Núñez, directora internacional de Igualdad Animal “nos encontramos ante un nuevo escándalo alimentario, y no será el último, ya que para estas industrias los animales son máquinas de producción de las que sacar el máximo beneficio económico. Maltratan a los animales de maneras indescriptibles y también ponen en peligro la salud de los y las consumidoras “.

Del centenar de imputados, 60 corresponden a la provincia de Lugo. El resto se reparte entre La Coruña, Santander, Asturias, Lleida y otras provincias españolas con una importante industria ganadera.

[1] La Voz de Galicia

Foto: Igualdad Animal