Por noveno año consecutivo la organización Animanaturalis ha organizado el acto “Sin piel”. El domingo pasado, medio centenar de activistas protestaron desnudos y manchados de sangre en una performance en el centro de Barcelona para poner de manifiesto la crueldad que se esconde detrás del negocio de la industria peletera y para conscenciar a la población que actualmente hay alternativas al uso de la piel, el cuero, la lana y la seda.

 

 

Para hacer un solo abrigo de piel se necesitan 60 visones, 20 zorros o 250 chinchillas. Anualmente 60 millones de animales son asesinados en todo el mundo para comerciar con sus pieles.