El pasado viernes, varias personas defensoras de los animales intentaron rescatar a los cerdos víctimas del accidente del camión de la empresa de transportes Cunino S.L que los transportaba al matadero de Mercazaragoza, pero no se les permitió acercarse ni hacer nada por ellos.

Luz Navarro, presidenta del proyecto “Vegan Hope”, fue una de las que se acercó al lugar del siniestro y vio “varios cerdos heridos y muertos”. “Nadie dejó que pudiéramos hacer nada por ellos”, denuncia. “No han permitido que ninguna asociación pueda ayudar”, asegura también Laura Luengo, del santuario madrileño Wings of Heart. “Este es el mundo que estamos construyendo”.

Según el veterinario de la Diputación General de Aragón, 75 cerdos murieron en el accidente, pero todos los que sobrevivieron fueron calificados como “aptos para el consumo” y devueltos al matadero sin que nadie en Mercazaragoza precisara la empresa a la que iban destinados los animales.

Varios santuarios se habían movilizado para intentar rescatar a los animales accidentados. Los Santuarios son asociaciones sin ánimo de lucro que rescatan y dan refugio a animales víctimas de la violencia especista, ya sean por violencia física, abandono o simplemente desechados por la industria de explotación animal.

Actualmente el estado español cuenta con diez de estos centros que se financian únicamente con la solidaridad de la ciudadanía y reivindican, como dice Alberto Terrer, de Feeling Free, “el derecho a ayudar a todos los animales”.

Estas asociaciones promueven un estilo de vida 100% vegetariano y respetuoso con los animales. “Son millones los animales que mueren diariamente por hábitos de consumo que no son necesarios”, explica Esperanza, directora de El Valle Encantado.

Desde el santuario Leon Vegano Animal Sanctuary, Evelyn Gutiérrez, coordinadora, lamenta que no se haya podido salvar a ninguno de los animales accidentados en Zaragoza pese a la movilización y “aún en una situación dramática”. Ismael López del santuario catalán Gaia, nos recuerda que los animales “ sienten, sufren y quieren vivir al igual que nosotros.”

Celebran que el conductor haya podido ser rescatado y socorrido pero todos coinciden en que se debería haber hecho lo mismo con las otras víctimas del accidente.

Estos diez centros cobijan a centenares de animales y demandan una protección legal específica para su actividad, además de recordar que una alimentación a base de vegetales evitaría el sufrimiento de los animales y estas dramáticas situaciones.

Foto: Josep Lluis Sellart – PACMA