Libera! y 9 afectados, entre denunciantes y testimonios, realizan una denuncia colectiva contra Centro Profesional Animal S.L. (de nombre comercial Míster Guau) por supuestas infracciones muy graves de la ley de protección de los animales.

Tras ser contactada por numerosas familias que habían adquirido un animal en Míster Guau y el animal estar enfermo según informes veterinarios, la asociación animalista Libera! inició una investigación de las circunstancias analizando toda la documentación aportada por los afectados.

Los resultados de la misma han sido demoledores: animales vendidos con displasia de cadera, enfermedades víricas graves con resultado de muerte o tratamientos veterinarios de por vida, falta o malformación de órganos internos, minusvalías físicas como sordera y ceguera, hongos, problemas oculares, afecciones cardíacas, trastornos emocionales y de comportamiento.

De estos 9 casos, 4 animales han fallecido y el resto se encuentra en tratamiento o en proceso de recuperación.

Estos animales fueron comprados en 3 establecimientos diferentes de los 11 que Centro Profesional Animal dispone en toda Catalunya.

En la denuncia se incluyen pruebas que, según los denunciantes, demuestran irregularidades e ineficientes revisiones veterinarias de los animales vendidos, así como informes de otros veterinarios que contradicen las valoraciones de los veterinarios de Míster Guau.

Asi mismo en la denuncia se explicita por qué algunas familias se ven forzadas a firmar acuerdos que eximen a Míster Guau de cualquier responsabilidad con respecto al animal vendido, a cambio de una remuneración económica ya que estas familias necesitan el dinero que el acuerdo les proporciona para poder sacar adelante a sus animales, aunque en absoluto cubrirá todos los costes veterinarios a los que deberán hacer frente, asegura Libera!

Serveis Territorials de Barcelona ha dictaminado una resolución en la que considera a Míster Guau culpable de la comisión de infracciones graves en 8 de los 9 casos presentados y le impone una multa de 3.208 euros.

La asociación animalista sostiene que si se tiene en cuenta la gravedad de los hechos y la reincidencia en la venta de animales enfermos por parte de Mister Guau, que ya fue condenado en 2012 a una multa de 2.116 euros como indemnización para cubrir los costes de la operación de un animal vendido con una enfermedad congénita/hereditaria, la multa de 3.208 euros es “irrisoria y que no servirá para proteger a los animales comercializados por esta empresa”.

La cosificación a la que se someten a los cachorros al ser tratados como mercancías no es una cuestión que afecta solo a Mister Guau, la cadena de venta de animales más importante de Catalunya. “Hemos constatado como numerosas tiendas de ventas de animales de Barcelona vulneran de forma sistemática la ordenanza sobre la protección, la tenencia y la venta de animales de esta ciudad.” Afirma Libera!

Cada año miles de animales entran en un circuito comercial que, en la mayoría de los casos, incluye: criadero, mayorista, tienda venta al público, comprador. Todo esto sucede en el momento más vulnerable e importante en el desarrollo de cualquier animal, sufriendo separación anticipada de la madre, hacinamiento, aislamiento y desatención antes de llegar al destino final que no está garantizado puesto que el o la compradora no tiene que demostrar su capacidad para cubrir las necesidades vitales del animal adquirido.

Ante la gravedad de esta situación Libera! pide a políticos y legisladores que articulen los mecanismos necesarios para la prohibición inmediata y preventiva de la compra-venta de animales y proponen entre otras medidas la prohibición de la importación de animales de otros países y la esterilización obligatoria de perros y gatos.

Y a la ciudadanía le solicita colaboración para seguir denunciando casos de venta de animales enfermos (estudi.catalunya@liberaong.org) y que recurran a la adopción de perros y gatos en lugar de la compra para evitar el sufrimiento que comporta la compra-venta de animales.

Foto: Marley fue comprado el 28/01/12 y murió el 5/02/12 por una enfermedad vírica contagiosa llamada parvovirus.