Una decena de activistas han sido banderilleadas frente al Centro Comercial Las Arenas para pedir al gobierno español que los toros no sean declarados un Bien de Interés Cultural.

Con esta acción, la organización AnimaNaturalis y la empresa de cosmética LUSH, denuncian la muerte de 150 toros en las fiestas de San Isidro de Madrid, y la ILP que pretende que las corridas de toros sean declaradas un Bien de Interés Cultural y así recibir más de los 600 millones de euros de dinero público para su financiación.

 

 

Durante la protesta en la calle se han recogido firmas para pedir a la Comisión de Cultura que escuche la petición del 75% de la ciudadanía que se muestra en contra de la tauromaquia, que se sumarán a las más de 120.000 que ya han conseguido.

LUSH se suma a la campaña de recogida de firmas en todas sus tiendas del estado español. También ha iniciado un proyecto de captación de fondos a través de la venta de productos promocionales, para destinar a organizaciones que luchan contra la tauromaquia.

Este acto ha sido apoyado por acciones similares en Madrid, Valencia y Palma.