El veterano activista por los derechos de los animales Martin Balluch acaba de hacer pública su demanda contra la República Austriaca por los daños y perjuicios sufridos durante el famoso proceso de represión contra el movimiento de los derechos animales. Cada céntimo de la demanda, que asciende a 1.137,282,40 € ha sido calculado cuidadosamente por los abogados de Balluch.

“Es cierto que la jueza me concedió la mayor indemnización permitida por ley, pero esta asciende a 1250 €. Y ni siquiera eso me han ingresado. La justificación: el acta está de momento en el Juzgado de Viena.”

El proceso comenzó en 2008 y terminó, al menos desde el punto de vista judicial, y para la mayor parte de los implicados, con su absolución en 2011. Y decimos para la mayor parte porque en el caso de 5 de ellos la fiscalía ha recurrido la sentencia. Muchos de ellos, además, se han tenido que enfrentar prácticamente a la ruina económica.

Balluch, que pasó un total de 105 días en prisión preventiva, explica en su blog que aunque el Ministerio de Justicia aceptó una petición popular impulsada por él mismo para modificar la ley y que las personas que salen absueltas tras un proceso penal tengan derecho a la compensación total de los gastos, para ello faltaría la “cobertura presupuestaria”:

“Por el contrario, los 10 millones de euros que se emplearon en agotar todas las vías de investigación no fueron ningún problema. Un miembro de los comandos especiales llegó a declarar a la prensa que había estado muy sorprendido de que a menudo no había suficiente dinero para la policía en la lucha contra la mafia rusa, pero “contra la VGT (Verein Gegen Tierfabriken, asociación animalista a la que pertenecen los activistas procesados) siempre había suficiente dinero”.

Este es el desglose de la indemnización que Balluch demanda a la República:

● 987.777,02 € sólo de gastos de abogado
● 10.500 € compensación por la prisión preventiva injustificada (€ 100 al día)
● 8.800 € indemnización por el tiempo empleado en el juicio
● 4.065,60 € compensación gastos de transporte al juicio
● 90.150 € indemnización por los perjuicios psíquicos causados
● 4.000 € en concepto de pérdida de ingresos
● 30.000 € indemnización por las medidas coercitivas (emisor radio goniométrico, videos trampa, escuchas, observación, espionaje, etc.)
● 2.000 € indemnización por los gastos de reparación del coche, parado durante los 105 días de prisión y se oxidó completamente.

Los detalles e irregularidades del proceso, el más caro de la historia de Austria, son digno de una película de acción e intriga. De hecho, el documental que se filmó basado en hechos reales ha sido galardonado con varios premios y se emitió en los principales cines del país. En el enlace hay más información sobre “Der Prozess”, que puede verse ya en DVD. La demanda de Balluch abre un nuevo capítulo decisivo en esta causa histórica y con algunos paralelismos evidentes con la situación que actualmente se vive en nuestro país.

Fuente: http://www.martinballuch.com/