La Comisión Interlocutora de Protectoras de Animales de Cataluña (CIPAC), que aglutina unas setenta entidades protectoras de Cataluña, consigue detener una redada de perros, supuestamente asalvajados el municipio de Arbúcies. La redada autorizaba al Ayuntamiento de Arbúcies a emplear armas de fuego para matar a los perros.

Hace más de 2 años, la Generalitat estableció un acuerdo con la CIPAC para cumplir la legislación en materia de protección de los animales y para pedir ayuda a las protectoras en los casos de animales difíciles de capturar, a raíz de la intervención llevada a cabo con un perro que fue confundido con una leona en el municipio de la Sènia y que terminó con la muerte a tiros del animal por parte de los agentes rurales.

Desde la CIPAC, entidad colaboradora de la Generalitat de Cataluña, no entienden cómo, “una vez más, Servicios Territoriales del Departamento de Agricultura, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Natural de la provincia de Girona no se puso en contacto con nuestra entidad para poder colaborar en la resolución de la situación de una manera ética y legal. ”

Ante la falta de eficacia de la Generalitat con el caso, la CIPAC ha conseguido el compromiso por escrito del Ayuntamiento de Arbúcies de detener las redadas mientras no se encuentren soluciones para resolver el conflicto, siempre teniendo en cuenta los intereses del perros. Así mismo, el consistorio ha instado a la CIPAC, a presentar la propuesta de solución a la mayor brevedad posible dada la gravedad de la situación.