En el marco de la campaña Antyfutro (Antipiel), organizada por la Coalición para la Prohibición de la Industria Peletera, la asociación animalista polaca Otwarte Klatki (Jaulas Abiertas) ha hecho público el resultado de una investigación realizada por activistas anónimos en 52 de las 800 granjas peleteras que existen en Polonia. En la investigación se muestra material perteneciente a criaderos de visones americanos, zorros y perros mapache.

 

 

Las imágenes, muestran una vez más, las condiciones de vida de los animales está vez en las granjas peleteras polacas que provocan episodios de canibalismo, fratricidio, estrés, enloquecimiento y estereotipias. Asimismo se puede observar a animales sufriendo con enormes heridas en carne viva, infecciones oculares, inflamaciones de encías, apatía, miedo y soledad.

La contaminación de las aguas subterráneas y acidificación de la tierra conllevan también problemas de zoonosis y hedores insoportables (debido a la acidez de los excrementos de los animales producidos para pieles), entre las personas vecinas a los terrenos de las granjas Informa Otwarte Klatki en un comunicado de prensa.

Polonia es el cuarto productor de pieles del mundo. Desde la organización explican que la regulación al respecto de la cría de animales para pieles en Polonia es más deficiente que en otros países europeos y “sumado a la corrupción y la ineficiencia de las autoridades veterinarias, convierten a este país en un filón para los mercaderes polacos y las subastas internacionales escandinavas, donde van a parar casi la totalidad de las pieles” Xavier Bayle membre de Kozee (Comite de Defensa Animal i Educació Ecológica).

En estas fechas comienza la matanza anual de cuatro millones de visones americanos producidos en el país y de 300.000 zorros grises, nivales y rojos por lo que se ha convocado para el día 24 de noviembre una gran manifestación en Varsovia coincidiendo con la víspera del Día sin Pieles, el cual contará con acciones, manifestaciones locales y actos informativos descentralizados en todo el país.