ZAMORA. La asociación Defensa Animal Zamora (DAZ) pondrá en marcha una campaña para “terminar con la venta de animales entre particulares” y promover las adopciones.“Hacer de la vida de un ser que siente una mercancía es algo, como mínimo, reprobable”, consideran los representantes de DAZ, quienes subrayaron en una nota de prensa que “las asociaciones de defensa y protección animal y, cada vez más las propias administraciones públicas, están difundiendo la necesidad de adoptar en lugar de comprar” un animal.

“Si, además, atendemos a la problemática que supone la abundancia de criadores particulares, motivados por el ansia de enriquecimiento a costa de seres inocentes, llegamos a un tipo de comercio que, siendo tan reprochable como el que llevan a cabo las tiendas autorizadas, no cumple con las exigencias de la Ley 5/1997 de 24 de abril, de Protección Animal de Castilla y León, que en su artículo 28.3 dice: ‘son infracciones graves la cría y venta de animales en forma no autorizada’, sancionándose con multas de entre 150 y 15.000 euros”, resaltaron desde DAZ.

Entrevistas con las clínicas veterinarias y un dossier informativo para las administraciones públicas centran la estrategia de la asociación, que persigue varios objetivos en el desarrollo de esta campaña: Por un lado, “lograr que la mayoría de la población conozca la situación de ilegalidad que supone la compraventa” de animales y por otro, que los veterinarios “entiendan que son parte fundamental en esta labor de sensibilización y concienciación, pues trabajan a diario con potenciales adoptantes o compradores”. Asimismo, pretenden que las autoridades “se impliquen en hacer cumplir la legislación, de modo que, toda persona que críe perros o gatos, cuente con los permisos correspondientes”.

De lograrse esos objetivos, sentencian los representantes de DAZ, que “la gran mayoría de los particulares dejen de criar para que, de ese modo, cientos de miles de perros y gatos no nazcan para, en muchos casos, morir o ser abandonados y maltratados”. Todo lo anterior supondrá, además, un “aumento de las oportunidades de adopción para los que ya han nacido y que actualmente viven en perreras o albergues”, según agregaron.

La campaña se llevará a cabo en tres fases: una inicial, informativa; otra de concienciación y sensibilización y, finalmente, se denunciarán “aquellos casos que persistan a pesar de los pasos anteriores”.

Fuente: laopiniondezamora.es