Hoy, martes 30 de octubre, a las 12:50 h en el juzgado de lo contencioso- administrativo de Madrid, se ha celebrado el último juicio a uno de los 6 activistas de la Fundación Equanimal que el 4 de mayo de 2008 saltaron al centro del ruedo de la plaza de toros de Las Ventas para reivindicar la abolición de la tauromaquia. Esta protesta, inédita en ese momento, supuso un salto cualitativo en la lucha contra las corridas de toros, y alcanzó un gran eco mediático.

Este juicio se ha celebrado con el precedente de la absolución al activista David Herrero, producida en el juicio celebrado el pasado martes 9 de octubre, lo que convierte esta multa en jurídicamente improcedente, debido a que el reglamento taurino no sanciona el salto al ruedo entre lidia y lidia, momento en el que se realizó la acción.

A pesar de ello, a 4 activistas ya juzgados por participar en la misma acción se les ha sancionado con una multa de 3000€ para cada uno de ellos.

En este último de los 6 juicios Miguel Salas se ha sentado en el banquillo para recurrir esta “injusta sanción que pretende frenar el trabajo de concienciación hacia el respeto por los animales y cerrar los ojos a las demandas de la gran mayoría de la sociedad que desea que la tauromaquia pase a ser un desagradable capítulo de la historia”. Informa Fundación Equanimal.

Durante el juicio se han dado contradicciones en las declaraciones de dos personas citadas por el abogado de los activistas; el presidente de la plaza de toros de las Ventas (denunciante) y el delegado gubernativo de la misma que fue destituido de sus funciones tras el salto al ruedo de los activistas. Ambos se contradijeron mutuamente quedando de manifiesto que la acusación de desobediencia a la autoridad es improcedente, ya que durante la acción los activistas no recibieron la orden de desalojo de la plaza de las autoridades competentes sino de simples operarios de la plaza. Explica la fundación en un comunicado.

Según dice Equanimal, a pesar de las evidencias, el abogado de la Comunidad de Madrid ha insistido en que había que mantener las sanción porque “de lo contrario los activistas antitaurinos podrían saltar al ruedo entre lidia y lidia en cualquier corrida”.

A la espera de sentencia del juicio de Miguel Salas, la organización espera “que se haga justicia como se ha hecho con David Herrero”.

Activistas de la Fundación Equanimal y de organizaciones como Igualdad Animal y PACMA, han estado al imputado Miguel Salas a las puertas del juzgado pidiendo la abolición de la tauromaquia y la absolución de todos los activistas.