Igualdad Animal hace pública hoy martes 24 de julio otra investigación encubierta en Francia que forma parte de su investigación de la industria del foie gras. Para ello documentaron lo que pasa en el interior de cuatro granjas “tradicionales” en diciembre de 2011, situadas en el sur oeste de Francia en las localidades de Creysse y Lanzac.

Supuestamente, las granjas tradicionales garantizan “mejores condiciones” de bienestar. Sin embargo, en cada una de las granjas visitadas documentaron escenas de violencia física y sufrimiento psicológico de los animales confinados.

 

 

Los patos y gansos explotados para la producción de foie gras son sometidos a la agonía de una alimentación forzosa para que los granjeros puedan obtener una vez muertos, su hígado graso y enfermo por lipidosis hepática. En estado salvaje estos animales pueden vivir entre 10 y 15 años, sin embargo en esta industria son sacrificados con sólo cuatro meses.

Igualdad Animal ha obtenido docenas de horas de vídeo y audio y más de 150 fotografías que documentan la espantosa realidad de la vida de los patos y gansos confinados y alimentados por la fuerza para la producción de foie gras en Francia, en estos vídeos se pueden ver a los animales confinados en diminutas jaulas en las que ni siquiera pueden darse la vuelta, con señales de estrés y depresión, claras evidencias de traumatismo e inflamación de esófago (reconocible por las manchas de sangre en los tubos de alimentación), problemas respiratorios de las aves, síntomas de debilidad y desatención veterinaria, animales conscientes a la hora de ser sacrificados, maltrato por parte de los trabajadores…

Francia es el mayor productor y exportador de foie gras. Produce más de 20.000 toneladas y aproximadamente 700.000 gansos y 37 millones de patos son sacrificados anualmente por la industria francesa del foie gras. Al igual que en España, Igualdad Animal desea que esta investigación ayude a crear el debate social necesario para la prohibición del foie gras en Francia.