Al poco de la aprobación de la ILP Prou!, con las elecciones autonómicas a la vista, Esperanza Aguirre desde Madrid y Francisco Camps en Valencia, iniciaron los trámites para declarar la tauromaquia como bien de interés cultural inmaterial. Esta maniobra marcada por la demagogia electoralista está a punto de culminar su proceso legislativo, con el expediente de declaración a punto de cerrar los últimos trámites.

La Plataforma Carles Pinazo, que aglutina gran parte de las organizaciones valencianas para la defensa de los animales, han organizado una campaña contra la declaración BIC de la tauromaquia, para dejar constancia de su rechazo con acciones que marcan el futuro de la lucha.

Primero, presentarán un escrito pidiendo hacer alegaciones al expediente, antes de que se cierro el plazo. Es a título individual, y lo deben hacer todas las personas que quieran. El jueves 17, a las 12.00, harán un acto de presentación de instancias a la Consejería de Cultura y Deporte de la Generalitat Valenciana, en el barrio del Campanar de Valencia.

Además, han elaborado un informe como los que pide la Ley de Patrimonio Valenciano para la declaración de un BIC, dónde explican los motivos del rechazo mayoritario a la tauromaquia, que no representa el pueblo valenciano y que, por lo tanto, no puede ser declarada BIC. Aprovecharán el acto del jueves para presentar a registro este informe que, en pocos días, presentarán en rueda de prensa.