DefensAnimal.org organizó la 6ª edición del acto “Respeto para todas las madres, humanas o no”, el domingo por la mañana, en la Plaza de la Virgen de Valencia.

Una veintena de activistas informaron al público que paseaba por esa céntrica plaza, mediantes carteles y dípticos informativos de cuatro ideas básicas; que los humanos también somos animales, que objetivamente es tan injusto discriminar a alguien en función de su raza o sexo como discriminarlo en función de la especie a la que pertenezca, que todas las madres merecen el mismo respeto y consideración, sin importar si son humanas, cerdas, vacas, abejas, ovejas…, concluyendo que debemos dejar de ser especistas, y por coherencia y justicia debemos ser veganos y veganas.

 

 

El portavoz, Luis Pérez explicó cómo reaccionaban las madres que paseaban con sus hijos e hijas, a las que les pedían que hicieran un ejercicio de empatía, de tal modo que imaginaran que fueran, por ejemplo, una vaca y que les hubieran forzado el embarazo inseminándolas contra su voluntad, que cuando hubiera nacido su hijo se lo hubieran robado para engordarlo y asesinarlo a los 4 meses, vendiéndolo troceado como carne de ternera y que, mientras sucedía todo esto, le hubieran succionado los pechos para robarle la leche que era para su hijo… Las madres que oían la explicación entendían la injusticia que supone la petición de un producto lácteo, o del cadáver troceado de otro individuo para comérselo.

DefensAnimal.org trabaja la empatía porque considera que el mejor modo de entender una injusticia es imaginar que eres la víctima. De ese modo las personas también entienden que no se pida una regulación o reforma de las leyes para que se les explote de otro modo, ni que se pida el consumo de explotación ecológica, porque las víctimas nunca pedirían un menor perjuicio, sino ningún perjuicio.

Fuente: defensanimal.org