Casi un centenar de activistas de AnimaNaturalis se convirtieron este domingo en Valencia en los toros que serán asesinados en la Feria de Fallas 2012. Vestidos de luto y portando caretas de toro, los voluntarios sostenían un cartel que rezaba: “A mí me han matado estas Fallas”.

Durante el evento, los activistas han proclamado consignas como ‘Por unas Fallas sin tortura’, ‘Por unas Fallas sin crueldad’, ‘Tauromaquia abolición’ en el ayuntamiento de Valencia, momentos antes de la tradicional ‘mascletà’, ante miles de personas.

 

 

‘En una sociedad moderna y civilizada no han de tener cabida este tipo de exhibiciones de violencia, en las que el dolor y el padecimiento de un animal son festejados como un divertimento para regocijo de un público que, por cierto, cada vez es menos numeroso’, indicó Natalia Rizzo, subdirectora de AnimaNaturalis España. ‘Los ciudadanos tenemos ante nosotros la gran oportunidad histórica de rechazar este tipo de espectáculos y dar un paso hacia adelante para conseguir unas fiestas libres de crueldad con los animales’.

Conviene recordar que, según estudios sobre la afición a los toros en el estado español, como el realizado en agosto de 2008 por la empresa IG-Investiga, más del 67% de la población manifiesta tener un interés nulo en las corridas de toros. ‘No es sólo que no cuenta con el apoyo de la inmensa mayoría de la población, sino que resulta vergonzoso que la Comunidad Valenciana se gaste ingentes cantidades de dinero público en este cruel y atroz espectáculo, mientras es la comunidad más endeudada de España’, asegura Rizzo.

Desde AnimaNaturalis se considera que carece de sentido que, mientras en España se están recortando miles de millones de euros en educación y en sanidad pública, gobiernos como el valenciano inviertan tanto dinero público en el mantenimiento de la plaza de toros y en esta feria.
A pesar de las constantes réplicas de los viandantes, la performance se desarrolló con total tranquilidad durante más de media hora, tiempo en el que se corearon lemas antitaurinos, se leyó un manifiesto y se produjo un minuto de silencio, en memoria de todas las víctimas de la tauromaquia.

Imágenes: Animanaturalis