El pasado 11 de noviembre, la Fundación FAADA gestionó el traslado de trece animales salvajes, no autóctonos, al centro del la Fundación AAP en Almere, Holanda. Estos animales proceden de cesiones de particulares, abandonos y decomisos, como el macaco Rhesus decomisado por el Seprona en Cabrera de Mar en el momento en que iba a ser vendido.

Los ocho titis y dos de los mapaches provienen de una finca particular de Banyoles, el propietario de la cual manifestó hace meses su voluntad de ceder la mayor parte de todos los animales para mejorar su calidad de vida. Uno de los tres chimpancés que tenía ya fue trasladado a la Fundación Mona el pasado mes de junio.

 

 

El tercer mapache proviene de un particular que ya no se podía encargar y que lo mantenía en unas condiciones poco adecuadas. El ayuntamiento de La Garriga, población de la cual proviene el mapache, hizo la petición a FAADA para que se hicieran cargo del traslado.

Los petauros brevíceps provenían de un particular que los entregó porque le ocasionaban molestias, dado que son animales nocturnos y por la noche se muestran activos.

Estos casos son sólo un ejemplo de la cantidad de animales salvajes que son continuamente vendidos, cedidos, regalados o abandonados en la comunidad catalana por no haber leyes que regulen o prohíban su comercio y tenencia.

Otros no tienen tanta suerte y continúan en lamentables condiciones en manos de particulares o son víctimas del comercio, tanto legal como ilegal. Muchos de estos animales pueden comportarse agresivamente debido a las carencias a las que son sometidos y pueden ser portadores de graves enfermedades.

Por este motivo, FAADA reitera la urgente necesidad de crear centros de acogida para este tipo de animales y piden a las administraciones que empiecen a controlar, censar y recoger adecuadamente este tipo de fauna. Y esperan que, el compromiso del Conseller del Departament d’Agricultura i Medi Natural de poner en marcha finalmente el reglamento de animales exóticos, sea el primer paso para trabajar conjuntamente en este problema.

FAADA agradece la colaboración de:

– Fundación AAP-PRIMADOMUS, Almere, Holanda
– SEPRONA
– Protectora APAN
– Departament de Medi Natural de la Generalitat de Catalunya.
– TVAnimalista
– Departament d’Agricultura i Ramaderia. DAR
– SOIVRE Barcelona.
– FORESTAL CATALANA
– clinica veterinaria “El vell marí”
– A todos los voluntarios y colaboradores de FAADA que, con su tarea diaria, han hecho posible este traslado.