AnimaNaturalis advierte que iniciará protestas para impedir que los circos con animales vuelvan a Barcelona

Ante el anuncio realizado por parte del Circo Mundial de llevar a los tribunales la normativa que desde 2003 prohíbe la presencia de circos con animales salvajes en Barcelona, la asociación internacional de defensa de los derechos de los animales AnimaNaturalis asegura que, en caso de prosperar esta iniciativa, se movilizará con todos sus medios disponibles para evitar que la ciudad de Barcelona dé un paso atrás en cuanto a civismo, modernidad y respeto hacia los animales.

Mientras cada vez son más las ciudades españolas que engrosan el listado de municipios en los que se han prohibido los circos con animales (más de 50 municipios), Barcelona corre el riesgo de dar un paso atrás de prosperar la iniciativa del Circo Mundial de llevar a los tribunales la prohibición que desde 2003 impide que en la ciudad actúen circos con animales salvajes. “No nos vamos a quedar de brazos cruzados”, defiende Aïda Gascón, directora en España de la organización internacional AnimaNaturalis. “Vamos a estar muy pendientes de este asunto y estaremos preparados para llevar a cabo todo tipo de acciones con el objeto de impedir que Barcelona vuelva a permitir la tortura que supone el uso de animales en los números de circo. La fuerza de las organizaciones animalistas en Barcelona es muy grande”.

En Barcelona, la Ordenaza municipal sobre Protección, Tenencia y Venta de animales, prohíbe expresamente desde diciembre de 2003 el uso de animales salvajes en los circos, o su exhibición de forma ambulante como reclamo. También prohíbe mantenerlos atados durante la mayor parte del tiempo o limitarles de forma duradera el movimiento que les es necesario. (Artículo 10)

Los animales de circo suelen vivir en pequeñas jaulas dónde apenas se pueden mover, o permanecen la mayor parte del día atados al suelo con cuerdas o cadenas. Esto les impide desarrollar sus comportamientos naturales y, en consecuencia, les provoca frustración. Los caballos y ponis pasan hasta el 96% del tiempo atados a cuerdas de poca longitud. Los tigres y leones pasan entre el 75 y el 99% de sus vidas en jaulas de 3 metros cuadrados ubicadas en los camiones.

El confinamiento extremo lleva a los animales a padecer zoocosis, una enfermedad psicológica que se refiere al comportamiento anormal de los animales confinadas en jaulas o espacios reducidos de forma permanente, llevándolos a tener comportamientos obsesivos, anormales y repetitivos.

Los animales de los circos sufren todo tipo de padecimientos, desde el aislamiento, el castigo, el miedo y el cautiverio, hasta el desarrollo de conductas agresivas debido a las paupérrimas condiciones de vida a que son sometidos, encerrados de por vida en pequeñísimas jaulas. Además, conviene recordar que los métodos de aprendizaje con los que los animales son enseñados para realizar sus trucos circenses no son más que una brutal combinación de castigos, que en la mayor parte de los casos suponen descargas eléctricas, golpes o cualquier otro tipo de atroz correctivo físico.

Ante la posibilidad de que los circos con animales puedan volver a actuar en Barcelona, AnimaNaturalis prevé efectuar diversas campañas en diferentes ámbitos: “Llenaremos las calles de activistas manifestándonos frente al Ayuntamiento e incluso frente a las sedes de los partidos políticos que con sus votos amparen el maltrato animal que suponen los circos con animales. Si es necesario lo haremos a diario”, explica Gascón.

Conviene recalcar que cada vez son más los países que están creando leyes para rechazar los espectáculos de circo en donde se utilicen animales. Recientemente, los miembros del parlamento británico aprobaron una moción dirigida al Gobierno del Reino Unido para introducir “una regulación que prohíba el uso de todos los animales salvajes en los circos a partir de julio de 2012”. Pero no sólo Gran Bretaña apuesta por acabar con el sufrimiento animal en los circos. Alemania, India, Suecia, Finlandia, Dinamarca o Suiza son algunos de los países en cuyas legislaciones ya se incluyen leyes que impiden a los circos con animales actuar en sus territorios.

Fuente y fotografía: AnimaNaturalis