Barcelona

La Fundació Mona y Faada han iniciado una campaña, con el apoyo de numerosas entidades animalistas, para solicitar a Antena3 que no lleve a cabo un concurso en el que se prevé la participación de un chimpancé.

Con este motivo, han informado a la cadena televisiva, y las productoras implicadas en el programa, de toda la problemática relativa al uso de animales salvajes en espectáculos, debido a los trastornos que sufren los animales y los mensaje antieducativo que supone usar un animal para transmitir a ayudarle o ayudar a los de su especie.

Además, el entrenador del chimpancé tiene un largo historial de denuncias por las condiciones de trato, alimentación y alojamiento de los animales que utiliza, así como por maltrato y desatención veterinaria.
Las entidades informaron también a la cadena ya las productoras que, cuando los animales ya no sirven para llevar a cabo los espectáculos por los que han sido adiestrados, el entrenador los vende a lugares que también han sido denunciados por no cumplir las mínimas condiciones para el mantenimiento de los animales, como es el caso de uno de los chimpancés que fue recuperado de un centro donde se le mantenía en una oscuridad absoluta, rodeado de basura y alimentado con pienso de perro en estado de putrefacción.

La Fundación Mona y Faada recuerdan que, aunque durante el rodaje o en el anuncio final no se observen indicios de maltrato o sufrimiento, detrás de todo adiestramiento hay violencia para domesticarlos, entrenarlos y mantenerlos fuera de su hábitat natural y sin poder desarrollar las conductas propias de los individuos de su especie.

El programa de Antena3 está pensado para dar a conocer la vida de los chimpancés, lo que hace más evidente el contrasentido de usar un animal cautivo, adiestrado y con todos sus comportamientos naturales anulados, para defenderlo, y las entidades animalistas pretenden que el programa rectifique y muestre la desgraciada vida de los animales usados ​​en platós y espectáculos y defienda, realmente, la vida de los animales que deberían vivirla, a su hábitat y en libertad.